Emprendedores

"Hacer negocios en la Argentina es más fácil que en Brasil"

Más de 2000 personas se reunieron para la sexta edición del evento en Buenos Aires. Por Cecilia Filas 03 de Junio 2015





Más de 2000 personas fueron ayer a la Usina del Arte para participar de Experiencia Endeavor 2015, el lugar en donde se encuentran emprendedores y empresarios con el objetivo de relacionarse, aprender y, en el mejor de los casos, conseguir financiamiento. El evento funciona como un espacio de inspiración, según lo describió Guibet Englebienne, cofundador de Globant y presidente de Endeavor. “Todo lo que hoy hacemos acá es contar historias a corazón abierto, ojalá que les pueda servir muchísimo para poder inspirarse y llevar sus emprendimientos adelante. Espero que todos ustedes puedan estar acá en algún momento, contándonos sus historias de éxito pero también de fracaso” sostuvo.


El brasilero Marcio Kumruian, CEO de Netshoes, inauguró la serie de charlas. “El e-commerce está pasando por una revolución, en el futuro va a hacer más simple nuestras vidas”, dijo Kunruian quien hace 15 años decidió transformar su empresa de calzado femenino en una tienda digital que hoy factura cerca de US$ 500 millones.  Kumruian habló sobre la historia de la compañía y relató los primeros desafíos de hacer lo que nadie estaba haciendo. “Los proveedores y las marcas, al principio, no creían mucho que fuera posible vender zapatillas por Internet y cuando trajimos la tecnología, todos quedaron satisfechos: consumidores y proveedores”. 

El segundo orador fue Estanislao Bachrach, que introdujo el concepto de “neurolíder”  y se extendió sobre la importancia de los pensamientos en la vida cotidiana. “Somos aquello que pensamos todos los días. La calidad y el contenido de las cosas que uno piensa todos los días –son más o menos 65.000 pensamientos por día- van reconstruyendo el cerebro.  El problema es que la mayoría no sabe lo que está pensando todo el tiempo. Y es súper importante porque uno va a ser dentro de 10 años eso que está pensando hoy”, explicó.

 

Además, se explayó sobre el comenzó de cualquier emprendimiento: una buena idea. “Es muy difícil tener una gran idea, así que tengamos muchas, tengamos muchísimas. Y hagamos foco en la novedad de la idea, no en la calidad. Cuantas más ideas tenemos, y si esas son novedosas, más chances de que alguna sirva, de que alguna tenga calidad”.

También aprovechó Experiencia Endeavor para presentar su nuevo emprendimiento, Brainvard, una plataforma que trata de estimular a la gente para que desarrolle actividades cognitivas.

Después llegó el turno de Alain Coumont, creador de Le Paín Quotidien. Según el belga, paradójicamente,  una de las peores cosas que le puede pasar a una empresa es que le vaya muy bien desde el principio. También habló sobre los grandes de instalar su panadería en la Argentina. ”El principal reto fueron mis prejuicios. Yo no sabía mucho del país, entonces empecé a leer un montón de artículos que hablaban sobre la economía y la imagen que mostraban era terrible. Pero después llegué acá y me sorprendió. Puedo decir que hacer negocios en la Argentina es más fácil que en Brasil”, aseguró.

El cuarto speaker fue Fernando Storchi, fundador de la cadena de gimnasios Megatlon. Destacó la importancia de la perseverancia en el emprededurismo y relativizó uno de los peores fantasmas de las personas que empiezan un negocio: “A los emprendedores les digo que no le tengan miedo al fracaso, el fracaso es parte del emprendedor, hay que asumirlo y convivir con el fracaso. Cuando nos caemos, nos tenemos que volver a levantar y no hay que tener miedo”.  También habló de la historia de su empresa y el que papel que tuvieron los vínculos personales en su desarrollo: “Los buenos vínculos nos potencian, sacan lo mejor que tenemos de nosotros y potencian los equipos” y agregó: “La rentabilidad es algo fundamental, pero no vivimos solo para eso. Las empresas se hacen con gente y para la gente y  tienen que explicar para qué están en la sociedad. Difícilmente si nos enamoramos del dinero podamos tener un gran vínculo con nuestra empresa”.

Terminando la mañana,  apareció un “excitado” –como se refirió a sí mismo, en chiste - Tomás Bermúdez, fundador de CookApp.  El emprendedor se basa en tres claves para tomar decisiones: "abrazos, sonrisas y aprendizaje". Los abrazos (o falta de ellos) fueron  clave para el origen de la app.  “Cuando vivía en Brasil  trabajaba desde las 10  hasta las 22 o 21 y me divertía, tenía muchas sonrisas, pero lo que me faltaban eran los abrazos. Lo que quería era tener la posibilidad de ir y conocer las casas de los brasileros, de ahí nace un poco CookApp”, afirmó.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas