Empezó bordando la ropa de sus amigos y hoy fabrica 2 millones de prendas al año
Emprendedores

Empezó bordando la ropa de sus amigos y hoy fabrica 2 millones de prendas al año

Por Carolina Potocar 13 de Julio 2016

Era parte de las reuniones familiares. Cada uno tenía que desarrollar algo artístico, desde cantar o dibujar, hasta tocar el bandoneón, como lo hacía su tío político Astor Piazzola. “Y esa escuela a mí me desarrolló la veta del diseño”, cuenta Pablo Sönne, creador de Rever Pass. El empresario, que pese a su afición por el arte eligió formarse como contador público, hoy maneja una compañía que fabrica alrededor de 2 millones de prendas al año y factura, desde sus 120 puntos de venta en todo el país, más de $ 200 millones.

En una charla con Apertura.com, Sönne habla sobre cómo innovar en un rubro sobreexplotado y hacia dónde va el mercado de la indumentaria argentina.

¿Cómo se inició la marca? ¿Siempre te gustó la indumentaria?

Empezó como un espíritu de sui generis; para mí era divertido diseñar mi propia indumentaria para salir, ya sea con amigos o con quien sea. Empecé bordando mis pantalones y pintando mis remeras. Fui customizando cada vez más de mis prendas y obteniendo la aceptación de mi grupo de amigos. Me insistieron bastante para que les diseñe algo a ellos y así terminé haciendo mi primera partida. Entonces lo que empezó como un divertimento entre amigos paulatinamente pasó a ser una actividad rentable que tuvo su origen en el garage de la casa familiar. De alguna manera eso fue tomando cuerpo hasta que abrí un primer local, con un perfil inicialmente familiar, porque me apoyé mucho en mis hermanos.

¿Cómo lográs que en un rubro tan peleado como el de la indumentaria tu marca permanezca por más de tres décadas?

Cuando lográs posicionarte en el mercado con una característica que se llama innovación, ahí conseguís un diferencial. Cuando una marca se caracteriza por estar agregando valor, eso tiene sus frutos. El fanático de Apple está a la espera de qué nuevo producto va a sacar Apple. A los que les gusta Nike les pasa lo mismo. Nosotros innovamos constantemente, y en los últimos dos o tres años hemos revolucionado el mercado. Hemos logrado una cosa excepcional con Disney y Marvel, que nos permitieron hacer prendas con personajes de Star Wars, por ejemplo. También hicimos un co branding con General Motors y sacamos una línea exclusiva con autos Camaro estampados en nuestras remeras. Cuando te das cuenta que todo esto es producto de la generación de ideas, te das cuenta que tu trabajo tiene que arrancar desde la humildad, y no desde la arrogancia de creer saberlo todo.

La nueva planta modelo de Rever Pass, en Tigre.

¿Cómo promovés la innovación?

Uno puede tener una gran capacidad productiva, pero una de las cosas más importantes que tenés que ver también es cómo desarrollar todo una cultura del trabajo. Una de las características de la compañía es que estamos constantemente analizando la posibilidad de superarnos; trabajamos idea tras idea para pensar cómo materializar lo que se necesita, y para hacer eso el desarrollo del know how es clave. Si teniendo eso, lográs conectarlo con aquellos que todavía no se dieron cuenta de su potencial, la posibilidad de innovar se multiplica.

¿Qué beneficios tangibles trae un acuerdo con Disney o Marvel?

El beneficio pasa por todas las aristas, porque le estás ofreciendo algo diferente al mercado. Nosotros constantemente tenemos que generar alternativas y tendencias distintas, demostrar que estamos a la van guarida. Y los co branding cuando salen bien tienen un efecto de vista multiplicador, se enriquecen mutuamente ambas marcas porque uno tracciona en función del otro. Rever Pass logró tener éxito en posicionamiento y descubrir que tenía un campo de acción nuevo para sumar valor. Desde el punto de vista comercial se te abre un nuevo mercado, que en nuestro caso fue el de los fanáticos de Star Wars que no consumían Rever Pass.

¿Renovar las instalaciones alcanza para generar un clima de innovación?

Lo más sorprendente en nuestro caso fue que el desafío más grande a la hora de generar un crecimiento en la compañía recayó en la arista de los recursos humanos. Uno cree que el edificio por sí mismo puede resolver todas las vicisitudes, y lo hace de alguna manera, pero la capacitación y formación de equipos, la concientización de todo el staff ante una situación de economía adversa y de una sociedad que esta bastante desanimada, son aspectos importantísimos. Los últimos años las políticas laborales fueron en contra. Las políticas de los subsidios eran incompatibles con una convocatoria a un férreo compromiso laboral, serio y a mediano o largo plazo, siguiendo un cumplimiento de horarios y a evaluaciones por rendimiento. Va a tardar mucho tiempo en cambiar eso. A nosotros nos ha llevado mucho tiempo formar a nuestros actuales

¿Qué tiene de innovadora la nueva planta de Rever Pass?

Nosotros armamos una compañía con un perfil internacional. La planta está montada sobre una laguna y vos caminás sobre peces de colores. Todas las áreas se observan unas a otras, lo qu suma a la transparencia que rige en la compañía. Todos puedan ver desde la recepción cómo funcionamos.

¿Cómo ves el mercado de la indumentaria argentina hoy en día?

El mercado está en una etapa de transición, después de un ciclo largo y prolongado en el que hubo posibilidades para algunos y no tanto para otros, y en el que algunos pudieron acceder a mejores créditos o traer mercaderías mientras que otros no. El mercado textil es un espejo de la capacidad de compra del consumidor. Y el alto nivel de inflación y una situación de mercado compleja con fuertes subas de tarifas han generado un alto impacto. Pero si bien se socavó un poco la capacidad de compra, en los próximos meses toda esta situación debería estar empezando a equilibrarse. Todo va a depender un poco de cuáles son las innovaciones y propuestas de cada compañía.

¿Ves como una posibilidad empezar a exportar Rever Pass?

La planta se estableció como una planta productiva de perfil internacional, pero con el desdoblamiento de la moneda resultó imposible exportar, porque se tenía que duplicar el valor de venta. Se perdieron los mercados incipientes internacionales. Ahora hay que refundar todo eso que se perdió. Pero creo que en la medida en la que haya libertad para operar y que se mantengan las condiciones que se están dando ahora, en un futuro se va a poder



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

Nico Vivas Reportar Responder

creo que la nota está interesante, pero estaría bueno trabajar el borrador antes de publicarlo en la web...

mabel freixes Reportar Responder

MEJOREN LA REDACCIÓN POR FAVOR. NO SE ENTIENDE NADA

Videos

Notas Relacionadas