El invento argentino que salva vidas y hasta fue reconocido por el Vaticano

Se trata de CMax System, un refugio móvil para emergencias diseñado por el bahiense Nicolás García Mayor. Por María Gabriela Ensinck 21 de Mayo 2015

 

Nicolás García Mayor describe al CMax System (más allá de lo sofisticado que pueda parecer su nombre, en realidad es la abreviación de Carlos Maximiliano, su hermano menor) como: “Una cajita que se abre fácilmente, que no necesita herramientas, que está elevado del piso, fácil de transportar y de armar. La idea es que la pueda armar cualquier persona”.

En realidad es algo más que una simple “cajita”: es un prototipo de refugio móvil que se puede levantar en menos de 15 minutos, diseñado para proveer un refugio rápido para víctimas de catástrofes. Así que para 51 millones de refugiados alrededor del mundo, esta “cajita” es el primer paso hacia lo más cercano a un hogar. 

CMax también fue la tesis final con la que se recibió de diseñador industrial, en el convulsionado 2001. Y además es lo que lo llevó disertar en la ONU ante cientos de líderes mundiales y la razón que le permitió conocer al Papa Francisco en Septiembre de 2013. Mientras trabajaba en Madrid le llegó un mail con una invitación, el Papa lo esperaba al otro día en el Portone di Bronzo del Vaticano. "Me dijo que mi proyecto ya estaba bendecido, que no baje los brazos hasta verlo en marcha, y que siga trabajando para los que más lo necesitan. Fue inolvidable", confesó emocionado el emprendedor.

CMax también fue la tesis final con la que se recibió de diseñador industrial, en el convulsionado 2001. 

La vida de García Mayor dio un gran salto desde el hospital abandonado de La Plata en el que vivió mientras estudiaba, a la casa en Barcelona con vista al Mar Mediterráneo, sin embargo, más allá de sus éxitos y fracasos siempre se movió bajo una misma meta.  “Ayudar al otro es algo que aprendí desde chico en mi casa. Me lo enseñaron mis padres, que no tenían una buena educación formal: mi viejo era colectivero y mi mamá hizo el secundario de noche cuando mis hermanos y yo éramos más grandes",  recordó.

"En Bahía Blanca –su ciudad natal- se tiran al año 88 toneladas de basura. El 10 %, 8 toneladas, son papel y cartón, cuyo valor es de $ 2 por kg. Se están tirando $ 16.000 millones al año a la basura, que se podrían recuperar para construir 125.000 viviendas de 80 mts2 o 20.000 escuelas de 500 mts2 –con el CMax System-, creando empleo digno para los recuperadores.”

En esa ciudad, García Mayor creó su propia empresa, Ar Estudio, que realiza diseños para importantes marcas y organizaciones del país y del exterior. "Diseñamos desde una camioneta para el rally Dakar hasta un destapador de botellas o un stand para una exposición. Pero lo que más nos apasiona es el tema humanitario: diseñar soluciones para las personas que lo necesitan".

Actualmente, García Mayor también está trabajando en otros proyectos, aparte de CMax, como  una tricicleta eléctrica para que los recicladores urbanos puedan transportar cartones y papel sin recurrir a la "tracción a sangre".

El original de esta nota fue publicado en el suplemento Socialmente Responsables de El Cronista Comercial.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas