El gin y la tónica argentinos nacidos detrás de la barra
Emprendedores

El gin y la tónica argentinos nacidos detrás de la barra

Príncipe de los Apóstoles y Pulpo Blanco son las creaciones de Tato Giovanonni, reconocido bartender que peleará por los paladares negros. 

04 de Junio 2013




Joanne viajaba desde Manchester a Londres cuando tuvo una idea para una novela. Hizo un boceto e incluyó un tren, una escuela, amigos y el paisaje nublado y montañoso de Gran Bretaña.

Un tiempo después, terminaba de escribir el sexto libro de mágica saga: Harry Potter. El título se desprendía, a su vez, de un libro nombrado en el noveno capítulo: El misterio del príncipe.

Hace tres años, Tato Giovanonni viajaba desde Manchester a Londres cuando tuvo una idea para una bebida. Hizo una receta e incluyó su experiencia y el gusto de la yerba mate.

Un tiempo después, en la destilería Sol de los Andes, terminaban de llenarse las primeras botellas de Príncipe de los Apóstoles, el gin argentino con notas de la infusión más querida por los argentinos, yerba mate, y con un guiño al tereré.

“Traemos las hojas de yerba mate de Misiones, de una planta cultivada por aborígenes, totalmente orgánica; aparte le sumamos enebro, pomelo rosado y peperina”, contó a Apertura.com Tato Giovanonni, creador de la bebida y reconocido bartender argentino.

Principe de los apostoles BOTELLAS
Sólo en los bares y en las vinotecas. Si bien sólo se encuentra en esos lugares, la intención es llegar a los supermercados en los próximos meses.

La idea era hacer un gin local del que no se exporte la totalidad de sus botellas. “Hay algo de lo que renegaba sobre nuestro país: cuántas cosas se hacen bien acá y se exportan. Entonces, desde el día uno en Londres quise un producto argentino, que esté en la Argentina, pero que también se exporte. Tengo pedidos de Colombia, Ecuador e Inglaterra”, detalló el bartender.

Su primera tirada de producción fue de 4000 botellas (que hoy en día se pueden encontrar en vinotecas con un valor de $ 130) y requirió de una inversión de U$S 30 mil que incluyó todo el desarrollo del producto. Para el proceso, Giovanonni se asoció con Adrián Glickman, director de Marketing de las aguas tónicas 1724 –y ex hombre de Coca-Cola- y apuntaron con el producto a un segmento que está en auge. “Se sabe que hay un boom del gin. El gin tonic está creciendo a nivel mundial, y el público al que se apunta está entre los 28 y 80 años”, aseguró el bartender, quien detalló que “es más fácil llegar al publico más grande de edad, porque en la coctelería el gin siempre estuvo de moda”.

Giovanonni tuvo la suerte que muchas veces acompañó al personaje creado por Joanne en su viaje de Manchester a Londres. El cierre de las importaciones de gines rivales le despejaron las góndolas. “Hay una realidad que me favorece y es que no entran gines rivales”, deslizó entre risas y anticipó: “No lo tenía planeado”. Incluso, el emprendedor suele ser requerido por empresas del mismo segmento, ya que también trabaja brindando asesoramiento.

¿Cómo recibieron esas mismas empresas a las que asesorás la llegada de Príncipe de los Apóstoles?
La verdad, es raro, porque llevo 20 años en el rubro y tengo la felicidad de que me llevo bien con la mayoría, así que no hubo ni enojo, ni celos. La gente de Diageo me felicitó porque no lo ven como una competencia, sino como algo que está hecho en el país. Yo había hablado con la gente de Bols, del grupo Campari, para ver si destilábamos juntos. Y después dije: “Me van a comer la receta”. Y ahí decidí hacerlo en una destilería más chica.

Si bien hay que recurrir a los bares y vinotecas para contar con el gin de Giovanonni, la idea es expandirse a las góndolas de los supermercados. “De acá a varios meses vamos a estar en supermercados. Al principio queremos que la marca se desarrolle en los bares, donde el barman es el interlocutor. La mayoría de nosotros probamos cosas nuevas en los bares por recomendación y no por agarrar una botella que no conozco en las tiendas”.

Burbujas. No todo es gin en la dupla Giovanonni – Glickman. Bajo los tentáculos, ambos ya planean el lanzamiento de Pulpo Blanco, una línea de bebidas que incluirá un agua tónica y una ginger ale. La tirada inicial de cada bebida será de 7000 botellas y por el momento estarán “sólo en bares y algunos puntos estratégicos de venta directa en distintas zonas de Buenos Aires. Actualmente no tenemos pensado ir a los supermercados”.

En cuanto al objetivo de la tónica y la ginger ale, Giovanonni explicó que “la idea es hacer productos a un precio inferior a los de Schweppes”. Según el bartender, “en la tónica nos vamos a focalizar en la burbuja, con un dejo más de mandarina y sin quinina natural, su componente clave”. Para mitad de junio, las bebidas producidas en Venado Tuerto estarán en el mercado.

En ese momento, cuando el gin inspirado en el tereré y las burbujas de la tónica toquen los paladares negros de los comensales, se podrá sentir la magia de la hoja de yerba mate y el poder de la quinina. ¡Avada Kedavra!, como diría Harry Potter, la creación de Joanne.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas