El emprendimiento que se aprovecha en el verano
Emprendedores

El emprendimiento que se aprovecha en el verano

Una empleada administrativa decidió comenzar su propio negocio de bikinis en Pinamar, su tierra natal. Cómo fue el inicio.  

Por Joaquín Garau 30 de Septiembre 2013




Todo comenzó hace siete años, cuando la rutina se hizo notar. Guillermina De Rocco trabajaba como empleada administrativa en Pinamar, su ciudad natal, y se dio cuenta que su trabajo no la llenaba. No se imaginaba haciendo eso mismo durante mucho más tiempo. Así que decidió darle curso a su instinto emprendedor, aunque jamás había emprendido.

Así, viajó a Buenos Aires y tomó el curso de trajes de baño que brindaba el estudio de Roberto Piazza. “Comencé a dibujar y dibujar y hacer prueba y error”, contó en diálogo con Apertura.com De Rocco, quien, de a poco, dio vida a Habla de Mí, un emprendimiento dedicado al diseño, confección y venta de bikinis.

Mallas - IMGLos 2500 conjuntos que produce por temporada nacen de 100 kilos de lycra lisa que guarda en su taller. “Hago los diseños, los llevo a la estampería, que los estampan en la tela y vemos cómo quedan. Luego, todo pasa al taller, que lo marca, corta y manda el producto terminado”, describió De Rocco, quien en el interín del proceso ya trabaja su networking. “En el medio contactás gente, puntos de venta y ya estás viendo nuevos diseños para la próxima temporada, ya que en agosto y diciembre el trabajo es a full porque los locales se empiezan a stockear”.

Dedicada a full time al emprendimiento, tras haber dejado este año el trabajo administrativo, rememora que todo comenzó con una inversión inicial de $ 5000 y que, en esta temporada, facturará alrededor de $ 300 mil, aunque aclara que son 4 los meses fuerte de trabajo, cuando calienta el sol.

Entre números y telas cortadas, la emprendedora enfrenta día a día su nuevo negocio como un desafío. “La bikini no es una prenda simple, porque estás casi desnudo frente a cientos de personas, así que tenés que estar súper convencido sobre cómo te queda. No se tiene que estirar, tiene que tener buen calce, no se debe decolorar y, además, tiene que aguantar más de una temporada”, retrata De Rocco, quien como dice el refrán, no es profeta en su tierra. “Emprendí pensando en vender acá en Pinamar, pero donde menos vendo es en mi ciudad, por suerte, con Internet, se te abre otro mundo”, cuenta. De esta forma, los modelos llegan a Buenos Aires, Misiones, Neuquén, Córdoba, Tucumán, Entre Ríos, Bahía Blanca, La Rioja, y Salta.

Todo termina con la pregunta del millón: ¿Qué se viene este verano? “Quise hacer una colección alegre, con colores vibrantes, que esté a la altura de lo que representa el verano”, anuncia. Solo resta probársela.


Foto: Gentileza Habla de Mí.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas