El emprendimiento que combina el coaching de equipos con los caballos
Emprendedores

El emprendimiento que combina el coaching de equipos con los caballos

Inteligencia Emocional con Caballos (IEC), creado por Nia Ayanz y Alejandro Amadeo y Videla, propone actividades con animales como un enfoque alternativo para trabajar la comunicación y el liderazgo en las empresas. Por Cecilia Filas 06 de Julio 2015

 


Aunque la conexión entre liderazgo y caballos, a primera vista, puede ser difícil de encontrar, Nia Ayanz, fundadora junto a Alejandro Amadeo y Videla de la compañía Inteligencia Emocional con Caballos (IEC), despejó las dudas rápidamente: “Para domar un caballo, sin violencia, la persona necesita tener un total manejo de las habilidades emocionales, todas esas habilidades son las que requieren los líderes de las empresas de hoy”.

A diferencia de otro tipo de herramientas como coachings, evaluaciones 360 o de desempeño, Ayanz hizo énfasis en el componente vivencial de la actividad. “No es algo que te dicen, acá lo experimenta uno mismo y se entiende perfecto por qué la persona genera determinado efecto en los otros”, dijo y agregó: “Es ahí donde se genera la conciencia y el cambio efectivo que se busca”.

¿Pero por qué caballos? “Se manejan por percepción emocional: huyen, se quedan o reaccionan en base a lo que perciben de la otra persona, entonces funcionan como un espejo de uno mismo y da un feedback inmediato”, contó Ayanz. En este sentido, y aunque suele subestimarse, hay una ventaja del animal respecto a las personas y es que “no miente, no tiene ego, no manipula, su reacción es súper directa y sincera”. Ayanz aseguró que los rasgos controladores de un líder, por ejemplo, se traducen en la manera en que se acerca al animal o cómo sostiene la rienda.

La experiencia se basa en una jornada de un día, donde se proponen diferentes tareas con los animales, dependiendo del objetivo que busca alcanzar el cliente (liderazgo, integración, cambio cultural, entre otros). 

En uno de los ejercicios, por ejemplo, se les pide a cinco participantes que entren en grupo (ya sea abrazados o, por lo menos, muy cerca uno del otro) al corral redondo, donde hay unos siete u ocho caballos. La idea es que logren que los animales los sigan. El objetivo es que cada uno entienda la importancia de la seguridad y de la confianza para trabajar en equipo, y que cada uno sepa el rol que ocupa para que no se generen roces. “Los equipos donde hay roces o el clima no está bien, son equipos que entran al corral y los caballo se separan por completo, o se ponen hasta de espaldas a las personas, por ejemplo”, relató Ayanz. 

Pero la experiencia no termina ahí. Una vez concluida esta jornada  –que funciona como un síntoma de las interacciones humanas- la empresa se dedica a profundizar con los participantes los aspectos más relevantes de la experiencia  y se termina con una devolución al cliente.

Actualmente, IEC está trabajando con dos empresas de retail y un laboratorio y este año también se sumaron una firma de agro y otra de medios (ambas, por motivos de confidencialidad, se reservaron los nombres). Mientras tanto, uno de sus clientes más asiduos es la cadena de supermercados Carrefour.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas