El emprendimiento de moda cordobesa que llega a todo el país
Emprendedores

El emprendimiento de moda cordobesa que llega a todo el país

La marca de indumentaria Cuesta Azul fue creada hace 20 años por Pablo y Andrea Godoy, en la localidad cordobesa de La Carlota. Tras abrir locales en ciudades del interior, lanzaron una segunda marca en Buenos Aires.

10 de Enero 2013




Generalmente, son las marcas de Buenos Aires las que llegan a las ciudades del interior del país. Pero también ocurre lo inverso, como en el caso de Cuesta Azul, una firma de indumentaria femenina, creada en 2001, por Pablo Godoy y su esposa Andrea Cavainac, en La Carlota, una localidad de 15.000 habitantes a 300 km de Córdoba Capital.

Hoy, la marca se comercializa a través de viajantes y distribuidores en locales de toda Córdoba, Santa Fe, La Pampa, San Luis, Mendoza, San Juan, Río Negro, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma, donde cuentan con una tienda para venta mayorista y minorista. ¿Cómo se llega desde una ciudad pequeña a casi todo el país? Godoy resume la receta en dos ingredientes principales: “Hay que hacer una enorme inversión, o ir de a poco, dedicándole mucho tiempo, como ocurrió en nuestro caso”.
“Hace 25 años, teníamos con mi familia una distribuidora de ropa en la zona, que se cerró en 2001”, cuenta Godoy. “Fue la oportunidad de volver a empezar”, recuerda.

Pablo Godoy
La década previa había sido muy difícil para la industria textil nacional, que prácticamente desapareció por el aluvión de indumentaria importada, principalmente de origen oriental.

No obstante, la crisis de 2001 /2002, con la posterior devaluación de la moneda, crearon una coyuntura favorable para una incipiente industria nacional. Y así como en Buenos Aires surgió un distrito de diseño, lo propio ocurrió a lo largo del país.

Dos colecciones por año

“La inversión inicial fue de unos $/u$s 10.000, para montar un local propio en La Carlota y algunos insumos. El resto, nos fiaron los proveedores porque nos conocían desde que éramos distribuidores", recuerda el fundador. “"Al principio, nos basábamos mucho en la intuición de Andrea, quien diseñaba las colecciones con el criterio de que sea ropa para salir y de fiesta, cómoda para usar, por eso la hacemos en muchos talles".

Hoy, la firma cuenta con un diseñador profesional que se encarga de preparar dos colecciones al año, siempre dirigidas a un público femenino joven, de 18 a 35 años. Hace tres años, la pareja de emprendedores decidió lanzar una segunda marca, Diamante Negro, que está destinada a un público adolescente y de corte más masivo. “De esta forma, mantenemos la exclusividad de los diseños de Cuesta Azul, y sumamos a otro segmento de público”, comenta el co fundador de Cuesta Azul.

Paso a Paso
Desde la creación de Cuesta Azul, los Godoy tenían claro que querían tener una proyección nacional. “Planificamos la expansión de a poco: primero, en la región y, después, llegamos a Buenos Aires, para desde aquí continuar creciendo, a través de franquicias”, señala. El local del barrio porteño de Flores funciona como venta al público y también como showroom para revendedores de otras zonas del país.

En Buenos Aires, están el diseñador, los talleres de confección (tercerizados) y la mayoría de los proveedores. Pero -fiel a su origen- la base administrativa y el control de calidad se realizan en La Carlota. “A tal punto dividimos el trabajo, que yo vivo en Buenos Aires y mi señora en Córdoba, y nos vemos los fines de semana”, bromea Godoy.

La dispersión familiar es el precio que muchas empresas deben pagar para lograr el crecimiento. “Es difícil conseguir en cada lugar personas de confianza que manejen el negocio como lo hacen sus propios dueños. En Rosario, abrimos un local y no funcionó por este motivo. Por eso, en adelante, pensamos que las franquicias son una buena opción: se reparte el riesgo y el compromiso, ya que, a cambio de un canon mensual, la facturación y el control corren por cuenta del franquiciado”, comenta. La primera franquicia abrió el año pasado en el shopping de San Luis, y los Godoy proyectan sumar al menos una más en 2013.
 

 La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el suplemento Pyme de El Cronista (10.01.2013)



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas