El emprendedor que pasó de atender su propio local a mostrar su marca en los mejores shoppings del país
Emprendedores

El emprendedor que pasó de atender su propio local a mostrar su marca en los mejores shoppings del país

La historia de El Burgués, la marca de indumentaria masculina creada por David Matalon.

10 de Agosto 2016

De antepasados franceses y de oficio textil, David Matalon vivió rodeado de telas desde que tiene memoria. “Salía del colegio e iba a la casa de señoras que abrió mi abuela no bien desembarcó”, recuerda. Después de terminar el secundario e introducirse en el mundo de la indumentaria masculina fabricando camisas para distintas marcas, el emprendedor no esperó para lanzarse de forma independiente.

Hoy, a seis años de la apertura del primer local de su etiqueta El Burgués –que atendió en persona– gestiona la apertura de su décimo local y planea su internacionalización.

“El Burgués fue un poco el resultado de un deseo mío de llevar a la realidad mi visión personal de lo que es la moda y el estilo”, cuenta el Matalon a Apertura.com. Fue en 2010, después de desligarse de un proyecto previo también ligado a la indumentaria masculino, que el emprendedor decidió abrir el primer local de la marca en la calle Gurruchaga, con nada más que la ayuda de una diseñadora y otros dos empleados que se encargaban de todo lo administrativo –además de su madre, quien se encargaba de las ventas junto a él.

“Fue bastante vertiginoso el crecimiento, una cosa trajo a la otra”, dice el dueño de la marca que triplicó su venta mayorista en unidades con respecto al año anterior, período en el que también duplicó su facturación. Luego de innovar con una tienda de zapatos de la marca, Matalon reconoce que el punto de quiebre fue la apertura la sucursal de El Burgués en el Paseo Alcorta: “Representó un antes y después para la marca, a partir de ese momento logramos delinear una imagen bastante sólida”.

David Matalon, creador de El Burgues.

Sobre el conocimiento adquirido a lo largo del camino, comenta: “Aprendés desde que telas y cortes usar y cuáles no a cuándo tenés que colgar la nueva colección y cómo atender a la gente”. Además, añade: “Cuando empezamos no había trajes ni jeans; fuimos haciendo prueba y error a través de las temporadas también con el tipo de prendas que lanzábamos”. Con la intención de mantenerse alejado de la imagen de empresario, Matalon dice que “más allá de la constante profesionalización, el alma de El Burgués siga siendo la de una empresa familiar”.

Aunque el diseño de sus prendas es exclusivo –desde el aplicado en el corte de sus prendas hasta la estampa de sus telas–, Matalon realiza la fabricación de los productos de su marca enteramente a través de proveedores y trabaja de manera interna con un grupo de no más de 20 personas.

Mientras que todavía está preparando el lanzamiento de nuevas sucursales en los shoppings Alto Rosario y Unicenter y ya gestiona la apertura de locales en Nordelta y La Plata, Matalon se propuso un desafío a largo plazo aún más ambicioso: llevar la marca, para fines de 2017, a otros puntos de la región.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas