Dejó la ingeniería para dar cursos sobre el té y hoy es reconocida a nivel mundial
Emprendedores

Dejó la ingeniería para dar cursos sobre el té y hoy es reconocida a nivel mundial

La historia de la argentina que trabajó para multinacionales toda su vida, hasta que decidió que era hora de convertir su hobbie en su principal actividad.
 

Por Carolina Potocar 01 de Febrero 2016

No importa si el destino de su vuelo de negocios era Estados Unidos, algún país de Europa o del continente africano, en la valija de Victoria Bisogno siempre había un ítem que nunca falta: una tetera para preparar té. Su pasión por esa infusión la llevo a transformar su cable a tierra entre reuniones en su principal ocupación. Hoy, su emprendimiento El Club del Té brinda cursos en la Argentina, España y los Estados Unidos, y vende la marca de té que fundó junto a su marido, Charming Blends, en países del Viejo Continente y América latina. En diálogo con Apertura.com, la tea blender cuenta su historia.

¿Cómo fue el momento en que decidiste darle un giro a tu vida profesional?

Mi marido Martín y yo fuimos ingenieros toda la vida. Él se había especializado en la rama industrial y yo en la informática, y ambos trabajábamos para corporaciones internacionales. Yo siempre amé el té, lo tomaba en mi casa desde chiquita, y en mis viajes de trabajo por América latina, África y Europa siempre me tomaba una semana extra en la que hacía algún curso relacionado a la infusión o recorría librerías para comprar nuevos libros sobre el té. Eso fue principalmente entre el año 2000 y el 2005; en esa época el té era mi pasión, y lo tomaba como un ritual para escaparme de la locura. Un día, en diciembre de 2008, Martín estaba cocinando y mientras yo le preparaba un té dije en voz alta “cómo me gustaría dedicarme a esto”, a lo que él respondió “¿y por qué no lo hacés?”. Fue todo el empujón que necesité.

¿En ese momento surgieron los cursos de El Club del Té?

No. Primero arrancamos con nuestra marca de tés, Charming Blends. Pero como le poníamos tanta dedicación a cada nuevo blend, decidimos que esos tés necesitaban una explicación. Eso me llevó a capacitarme todavía más y comprar más libros. Así nació El Club del Té, que ideamos como un lugar para reunir a los amantes del té y difundir su cultura a través de cursos, catas profesionales, reuniones sociales y eventos. El año pasado inauguramos nuestra sede en Recoleta, donde tienen lugar todas las actividades recreativas y educativas, que antes organizábamos en salones alquilados. Hoy, gracias a distintas asociaciones internacionales, dictamos cursos presenciales en Madrid, Barcelona y Miami, para los que viajo en distintos momentos del año. Pero los más de 700 graduados los logramos gracias a nuestros cursos online, disponibles para todo el mundo en español e inglés.

¿Cómo se inicia una nueva carrera sin descuidar los ingresos para cubrir los gastos básicos?

Tanto yo como Martín estuvimos varios años trabajando en paralelo, hasta que El Club del Té empezó a dar sus frutos. Pero con esfuerzo y dedicación todo llega. Yo me sigo sintiendo una ingeniera, pero que trabaja con blends de té, por eso digo que nunca dejé de serlo.

El proyecto de Bisogno no sólo le permite vivir de la infusión que ama, sino que es sinónimo de nuevos negocios para muchos de quienes participan de él. Desde que se inició en 2008, 70 ex alumnos de El Club del Té de países como Argentina, España, Brasil, México y Chile crearon su propia marca de té y abrieron locales o iniciaron su venta de forma online.

Además de su presencia en las redes –la página de El Club del Té tiene más de 280 mil seguidores en Facebook–, las alianzas internacionales que mantiene con empresas de té de España, Canadá, Sri Lanka y Japón le suman popularidad al emprendimiento de Bisogno. Uno de sus más importantes partners es Tea Shop, una cadena española de con más de 50 sucursales y presencia en Italia y Brasil.

Nominada en 2015 por la World Tea Expo como Mejor educadora de té, Bisogno expandió su emprendimiento hasta el mundo editorial, en el que se hizo presente con dos títulos: "Manual del Sommelier de Té" y "La Alquimia del Té”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Juan Torti Reportar Responder

soy ingeniero , en etapa de independisarme y me senti muy identificado. veo que el sacrificio de jugarse por lo que nos apasiona termina dando sus fruto, hay que confiar. felicitaciones !

Videos

Notas Relacionadas