De qué se trata el proyecto premiado en la Argentina que buscará financiamiento en Israel
Emprendedores

De qué se trata el proyecto premiado en la Argentina que buscará financiamiento en Israel

Dos emprendedoras comenzaron con la idea en su época de estudiantes. El beneficio que le dará al sector productivo.  Por Joaquín Garau 06 de Abril 2015


 

Un invento argentino en biotecnología se subirá al avión y partirá hacia Israel, con la mira puesta en encontrar inversores y dar a conocer el proyecto en uno de los países con mayor inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) del mundo.

Anabella Fassiano y Camila Petignat son las creadoras de Neogram – Gramax, y quienes viajarán a Israel tras ganar el “Israel Innovation Awards 2015”. Ambas recibidas de la carrera de Ciencias Biológicas de la Universidad de Buenos Aires, desarrollaron una pastura forrajera mejorada a través de mutagénesis inducida y transgénesis. Dicho de otra forma, un poco menos científica, se trata de pasto subtropical para ganado con mayor digestibilidad y más contenido de azúcares que el que se comercializa actualmente.

“Lo que hacemos apunta a una mayor digestibilidad y cantidad de azúcares. Esto hace que durante la digestión el animal aproveche más los nutrientes y engorde más al comer una misma cantidad de pasto, es decir, aumentar la eficiencia de conversión”, explicó, en diálogo con Apertura.com, Fassiano. La otra faceta del proyecto tiene que ver con el medioambiente. “Cuando la vaca come este pasto emite menos metano por kilo de carne producido. Eso hace que el aumento de la productividad de los esquemas ganaderos no afecte la sustentabilidad del sistema”, completó Fassiano.

Ganadoras. Camila Petignat y Anabella Fassiano, durante la premiación de “Israel Innovation Awards 2015”.

La iniciativa fue impulsada por la Embajada de Israel en Argentina, la Cámara de Comercio Argentino Israelí y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. El certamen busca, además, que en su viaje a Israel se logre un encuentro productivo con otros proyectos similares. “Estamos trabajando en la creación de una agenda pensada en función de las características del proyecto ganador y de la búsqueda de contrapartes israelíes que permitan complementarlo, promoverlo y potenciarlo”, aseguró Darío  Javier Sykuler, director secretario de la Cámara de Comercio Argentino Israelí.

Todo comenzó en 2010, cuando ambas emprendedoras estaban terminando sus estudios en la Universidad. “Hicimos una materia que se llama Agrobiotecnología. Y nos planteaba el desafío de, a través de la biotecnología, darle una respuesta a algún problema del sector. Y a eso sumarle el desarrollo del negocio. Comenzamos a buscar qué problemas merecían solución y dimos con eso: mejorar pasto de las nuevas zonas ganaderas para aumentar su calidad nutricional”, contó Fassiano.

“Presentamos este proyecto como trabajo final y cuando terminamos la cursada decidimos seguir adelante con el proyecto. Y queríamos plantearnos como una empresa de tecnología que lo transfiera al sector productivo”, dijo, y así lo hicieron. Buscaron inversión privada y así comenzaron con la empresa en 2011, en la facultad de Agronomía de la UBA.

Con el apoyo de IncuAgro, y tras cuatro años de desarrollo, están por finalizar la etapa de laboratorio para llevar los eventos mejorados a campo.

Su mercado no es menor. En el mundo hay un billón de cabezas de ganado. De ese número, la Argentina representa 5 por ciento; Uruguay y Paraguay 1,5 por ciento; y Brasil, 20 por ciento, según datos de las emprendedoras. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas