tecnologia_-_IMG_crop_1381499577920.png
Emprendedores

Cuando la necesidad de un proveedor dispara un negocio

La empresa de e-mail marketing surgió a partir de los pedidos de otro emprendimiento. Ahora aprovecha la demanda por campañas personalizadas que genera del crecimiento del e-commerce en el país y el mundo. Por Facundo Sonatti 19 de Junio 2014

 


Una década atrás el e-mail marketing no existía como tal en la Argentina. A tal punto, que ninguna empresa se especializaba en ofrecer el servicio. Officenet (hoy Staples Argentina), la librería online creada por Andy Freire, Santiago Bilinkis y Pablo Simón Casarino, era una de las empresas interesadas en concretar esta práctica y salió en busca de ayuda. “En 2003, un amigo, que era CTO de Officenet, me contactó porque necesitaban un software que les permitiera mandar descuentos y novedades a sus clientes de manera masiva”, recuerda Daniel Soldán, CEO de emBlue, que, en ese momento, se desempeñaba como desarrollador freelance de páginas web. “Juntos empezamos a analizar en el mercado y sólo dimos con una empresa en los Estados Unidos, que vendía una licencia de software para instalar un programa para el envío de e-mails”, agrega su socio, Julián Draut, director de la compañía.

El llamado de Officenet y el posterior rastreo de soluciones hizo que los emprendedores noten un nicho de mercado por aprovechar. "Se me ocurrió que todas las empresas necesitaban este servicio y la solución podía ser online", asegura Soldán, que trabajó un año en el desarrollo de la aplicación.

Daniel Soldan CEO de emBlue verticalEl lanzamiento, a fines de 2003, fue la prueba de fuego: armaron una campaña de la mano de Officenet, que, en el e-mail, proponía una entrada para un partido de tenis (Coria versus Gaudio) a los primeros 20 clientes que compraban un cartucho de tinta específico para impresoras. “Estaba segmentado por clientes, que ya habían comprado el cartucho y no lo habían renovado. La muestra tenía 5.000 destinatarios”, señala Soldán. “Cargamos todo en el sistema y disparamos la acción. En el trayecto que separaban las oficinas de Officenet, en Barracas, con las nuestras, en Almagro, se liquidó el stock", recuerda el emprendedor. “Llamé 20 minutos después de enviar los mails y me avisaron que necesitaban más cartuchos porque ya habían agotado la promo”, resume.

El negocio, hoy
Hoy emBlue opera con 400 clientes de manera directa y más de 22.000 usuarios, a través de distribuidores del peso de Movistar, en Colombia. La firma, que surgió del trabajo de cuatro personas durante el año de desarrollo de la aplicación para Officenet y el uso del housing de un amigo, que tenía un portal donde subía videos, facturó $ 6 millones, en 2013.

“Officenet siempre fue una marca bien vista y nos sirvió como referencia para sumar nuevos clientes”, confirma Draut. El negocio consiste en un cobro mensual, que varía según la cantidad de mails enviados. “En un comienzo, cobrábamos una tarifa fija de u$s 99”, dice el emprendedor.

Las pymes representan el 40% de la facturación de emBlue, con servicios desde $ 300 por mes, en el medio de un portfolio de marcas de peso, como Staples, BBVA Colombia, Ticketek, Cablevisión, Pagomiscuentas, Telefónica o Banco Comafi.

“Las empresas entienden que los mensajes tienen que ser más profundos en el contenido y deben administrar mejor el momento de enviarlos. Pero, aún no lo saben hacer porque necesitan personas capacitadas para eso", explica el CEO.

Los creadores de emBlue resaltan que, con las nuevas tecnologías, las necesidades de las firmas cambiaron. “Antes, los clientes querían mandar mails de forma segura. Hoy, buscan individualizar el contacto, personalizar el servicio”, cierra Draut.

Un pie afuera, desde siempre
A poco de andar, en 2004, emBlue ya tenía un cliente en México. Hoy, la firma tiene presencia en Colombia, Ecuador, Francia y Portugal y obtiene cerca de un 10% de sus ingresos por las operaciones en el exterior. la tendencia debería ir en alza. Los creadores de la compañía registran, en estos días, una reinvención del negocio. “Estamos enfocando en capacitar a las empresas ya que a partir del e-commerce revivió el modelo del e-mail marketing”, comenta Daniel Soldán, CEO y socio de la compañía.

La edición original de este artículo se publicó en el suplemento Pymes que acompañó la edición del 12 de junio de El Cronista.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas