Cómo capitalizar la experiencia de visitar Silicon Valley
Emprendedores

Cómo capitalizar la experiencia de visitar Silicon Valley

06 de Junio 2016

El “valle de Silicio” es un imán para los emprendedores. Desde Steve Jobs hasta Mark Zuckerberg, pasando por miles de creadores de pequeñas startups y estudiantes de las áreas de tecnología y comunicación, todos eligieron a Silicon Valley como el lugar para crear, potenciar y catapultar sus proyectos al éxito.

A la hora de los hechos, los emprendedores consultados coinciden todos los emprendedores: comenzar o desarrollar un negocio desde Silicon Valley es más sencillo que en otra parte del mundo. “No hay piquetes, no hay inflación...”, bromea Demian Brener, Analista de Negocios de Quasar Ventures, recién llegado a Buenos Aires luego de una visita a San Francisco que se extendió por un mes. “Sin embargo, hay mucha más competencia entonces tenés que esforzarte el doble para ser el mejor en lo que haces y ser capaz de demostrarlo”.

Ya sea que se esté pensando en hacer un viaje de negocios por un período acotado de tiempo, como que se desee reubicarse allí, la clave para que el paso por Silicon Valley sea exitoso es la planificación.

Matías Recchia fundador y CEO  de IguanaFix,  asegura: “No importa cuánto tiempo vayas, lo importante es que antes de llegar ahí hayas contactado a un par de personas para entrevistarte y puedas asegurarte que vas a tener como mínimo entre tres o cinco reuniones”, y agrega: “Tampoco está bueno llenarse la agenda de citas y compromisos porque lo más interesante del valle es que hasta en el ascensor podés conocer a alguien que puede ayudarte con tu emprendimiento. Entonces, diría que es importante dejar un tiempo libre, para que ¨la cosa fluya¨.”

Puede parecer difícil contactarse con los empresarios o potenciales inversores desde la Argentina, pero las redes sociales sirven para allanar el camino. “Para poder llegar a alguien que te interesa, sólo se necesita el sentido común. La recomendación es tratar de hacer varias conexiones que puedan servirte desde aquí mediante Linkedin, generalmente todas las personas de San Francisco están muy dispuestas para hacer nuevos contactos”, agrega Recchia.

Sin embargo, obtener el correo electrónico de algunos de los inversores o potenciales socios en el valle no resulta suficiente para garantizarse una reunión con ellos. “No se aconseja abordar a alguien en frío. En Silicon Valley son muy importantes las relaciones humanas y los contactos y lo más recomendable es llegar a la persona que se desea entrevistar por medio de una presentación, algún contacto en común que pueda introducirnos”, aclara Sebastián Ortega,  fundador y director ejecutivo de South Ventures, fondo de venture capital y director de startups locales como Nubelo y FormaFina.

Tiempo es dinero

Otro de los puntos a tener en cuenta a la hora de planificar el viaje a San Francisco es la documentación que se tiene que llevar. Según el tiempo que se quiera estar en la ciudad se debe pensar en tramitar una visa de turista; u optar por solicitar un permiso más específico a los Estados Unidos, si lo que se busca es pasar una temporada más prolongada.

“Una solución fácil y rápida es sacar una visa de estudiante, venir a estudiar inglés o lo que sea  a una escuela de 500 dólares por mes. Tenés que ir a cursar como mínimo 20 horas a la semana. Para que te la den por un año debes que demostrar poseer una cuenta bancaria con fondos desde 12.000 dólares hasta  20.000 dólares”, sugiere Khalil Medina, reador de Cloudiers, una plataforma que se dedica a implementar, desarrollar y aplicaciones en la nube

Conseguir la documentación adecuada para trabajar allí, es una de las razones por las que los emprendedores argentinos visitan San Francisco por un período acotado que, en la mayoría de los casos, va desde diez hasta treinta días. 

“Muchas personas viajan regularmente y es lo que yo aconsejo. Quizás es mejor, en vez de internarse un mes completo allí, dividir la estadía en dos o tres y tener la posibilidad de volver a visitar la ciudad, como para continuar con los contactos generados y el aprendizaje de la cultura emprendedora”, señala Ortega.

Si bien en Silicon Valley se gestan cosas  todos los días del año, hay momentos en los que visitar la ciudad no tendrá  tanto atractivo. Son las semanas que van desde Acción de Gracias hasta Navidad, donde baja mucho el nivel de actividad. Lo mismo sucede cuando comienza el sping break, o vacaciones de primavera, que generalmente tiene lugar a mediados de abril.

Si se quiere aprovechar el viaje para visitar una de las ferias más reconocidas del sector, conviene agendar los días en la que se celebrará el Techcrunch Disrup

El presupuesto necesario para emprender un viaje hasta la cuna de las startups ronda los cinco mil dólares. “Para los argentinos, resulta un viaje costoso: los aéreos arrancan en los 1500 dólares, el alojamiento es muy caro y el costo de vida en la ciudad es elevado”, agrega Ortega y explica que éste último trepó luego de que, a partir de la salida a Bolsa de compañías como Facebook y Google, los empleados que recibían acciones como parte de su salario se convirtieron de la noche a la mañana en millonarios.

Sin embargo, una vez conseguida la plata necesaria para cubrir los gastos del viaje, no son imprescindibles grandes sumas para comenzar esta aventura. “Muchos emprendedores chicos, que recién están en los inicios de su proyecto, aplican a los programas de las múltiples aceleradoras de la región y consiguen el capital como para poderlo poner a andar”, comenta Recchia.

“Una de las cosas más difíciles quizás para un emprendedor extranjero es comprender cómo funciona la cultura acá”, dice Hernán Botbol fundador de Taringa “Existe una gran cultura de la cooperación, todos están dispuestos a darte una mano, ayudarte a llegar a un inversor al que queres contactar o darte feedback del proyecto en el que estás trabajando”, agrega.

El lema es: “yo te ayudo para que ganemos todos”: hay que saber pedir ayuda, pero también saber ofrecer la propia, abrir la red de networking y estar dispuestos a dar un feedback sobre algún proyecto.

Los emprendedores consultados prefieren para trabajar alguna oficina de coworking,  espacios colaborativos que son el puntapié inicial para comenzar a sembrar contactos en San Francisco. También sugieren asistir a charlas o meetups, donde los distintos emprendedores se reúnen a discutir proyectos de una temática específica.

“Todos los días  hay eventos de la comunidad de emprendedores. Es recomendable programar algunos desde Buenos Aires y asistir a otros ni bien se llega como para armar agenda lo más rápido posible”, explica Ortega.

La buena predisposición y el respeto por los tiempos del otro resultan fundamentales para crear buenas relaciones en San Francisco. “Una de las cosas que más me sorprendió la primera vez que vine”, cuenta Botbol, “es que, a diferencia de la Argentina, donde cuando uno llega a una reunión tiene una pequeña conversación sobre el clima o el tráfico para romper el hielo;  acá van directo al grano. Si conseguiste una entrevista con un potencial socio o inversor, lo que se espera es que le cuentes sin mayores rodeos el motivo y de qué se trata tu proyecto”.

Puede ser que en una primera visita a Silicon Valley no se consiga aquello que se está buscando, si se viajó para encontrar capital para un emprendimiento. Sin embargo, aquellos que conocieron esta particular región de San Francisco coinciden en que este viaje vale mucho más de lo que cuesta.

“Para evaluar cómo fue la estadía en Silicon Valley, hay que dividirla en dos partes: por un lado, la experiencia y por otro, el levantamiento de capital. Es un viaje que vale mucho más por el aprendizaje que deja que por la consecución o no de inversiones”, finaliza Ortega.

Cinco apps para simplificar el viaje

Para ir de visita al paraíso techie, no hay que olvidar que esa misma tecnología puede hacer las cosas mucho más fáciles.

●     Airbnb, la plataforma de alquiler compartido, puede ser un aliado para solucionar el tema de los altos costos de alojamiento. Sirve para conseguir hospedaje económico y también como oportunidad para conocer a alguien que ya vive en Silicon Valley y crear lazos que maximicen las oportunidades.

●     Sprig es una app que permite ordenar comida orgánica y recibirla en cualquier punto de San Francisco. Los platos cuestan entre 9 y 10 dólares e incluyen el envío a cualquier lugar del valle. Otra aplicación para solucionar el tema de los almuerzos y las cenas es Spoonrocket. Ambas están disponibles para Android y IOS.

●     Dos aplicaciones que pueden simplificar el tema de la movilidad en una ciudad desconocida son Uber y Lyft. La primera permite pedir un taxi desde cualquier smarthphone, la segunda organiza un servicio de carpooling.

●     Por su parte, Caltrainme es una app que resulta muy útil a aquellos que se mueven a lo largo del valle en tren, ya que sirve para chequear los horarios de este transporte. Otro tip para los que prefieran usar el ferrocarril, es comprar la Clipper Card ( el equivalente californiano a la tarjeta SUBE) con viajes de antemano, ya que resulta más económico.

Lugares imperdibles:

●     University Avenue: Se trata de la avenida principal de Palo Alto, que congrega en unas pocas  cuadras de largo gran cantidad de restaurantes, bares y comercios. El dato de color es que estas calles fueron la escenografía del nacimiento de la mayoría de las compañías más destacadas de la región. Nunca se sabe dónde uno puede toparse con alguno de esos emprendedores exitosos

●     Sand Hill Road: Allí es donde debe irse si lo que se está buscando es un inversor para el proyecto. Son un par de cuadras arboladas y de edificios bajos ubicadas en Menlo Park, que aglomeran a casi todos los fondos Venture Capital de San Francisco: pesos pesados como Sequoia, Redpoint, DFJ, Greylock, Andreesen Horowitz, NEA entre  tantos otros.

●     Battery Club: Otro de los lugares indicados si lo que se desa es “atrapar un pez gordo”. Es un club privado al que se accede sólo con invitación, pero que es frecuentemente concurrido por los inversores en capitales de riesgo.

●     Googleplex: Las oficinas de Google ya son un emblema del Valle. Como para todo todo en la zona los contactos son claves, es importante ir a visitarlas con la invitación de alguien que trabaje allí y que pueda servir como guía en el complejo central del buscador más grande del mundo.

 

Nota publicada en edición impresa  251 de la revista Apertura



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas