Abrieron una microcervecería premium de US$ 3 millones en Bariloche
Emprendedores

Abrieron una microcervecería premium de US$ 3 millones en Bariloche

Cómo es el proyecto que está a los pies del lago Nahuel Huapi. El rol de la Argentina en el segmento.  Por Laura Mafud 23 de Julio 2014

 

 

Armin Kunstmann es un hombre de negocios que mantiene intacta la tradición alemana que heredó de sus antepasados. Hace 17 años, fundó, en la cocina de su casa, ubicada en Valdivia, Chile, la marca cervecera que lleva su apellido. Hoy, lidera una firma artesanal que, asociada a CCU (tiene el 50% de participación) factura más de U$S 20 millones y exporta a 11 mercados. Como parte de su plan de expansión, acaba de inaugurar un restaurante y cervecería en Bariloche, en una operación que demandó un desembolso de US$ 3 millones.

El predio, con capacidad para 200 personas está ubicado frente al lago Nahuel Huapi. En esta primera etapa, se producirán cinco especialidades para consumo en el lugar, que se podrán acompañar con una propuesta gastronómica. Además, el espacio cuenta con un museo sobre la historia de la cerveza en el mundo, en la Patagonia y la historia de la marca.

Bariloche. En el sur del país, la microcervecería premium se abrió paso entre el frío. Foto: Kunstmann.

Pocos minutos antes de cortar las cintas del nuevo espacio, Kunstmann conversó con Apertura.com.

Encontró un aliando estratégico en CCU en 2002. ¿Cómo equilibra el hecho de compartir decisiones, sobre la empresa que usted fundó, con otros directivos?
No es nada fácil porque es otra cultura. Pasa mucho por las personas que se involucran. Tengo la suerte de estar con directores desde que nos aliamos y siempre fueron los primeros directores de CCU y nos han dejado ser bastante independientes, pero apoyando todo lo que tenían que apoyar. Una empresa de esa envergadura es bastante formal, es su proceso de mucha norma, de mucho manual. Nosotros no lo teníamos. Era más del estómago, me gustaba y se hacía así. Es un proceso que agrega valor al negocio nuestro.

Usted empezó exportando cervezas a los Estados Unidos y a Japón. ¿Qué rol juega la Argentina hoy como mercado, más allá de la cercanía geográfica?
Cuando nosotros exportábamos antiguamente a Alemania, a Estados Unidos, a Japón, era más fácil eso que exportar a la Argentina. Era bastante complejo. Pero, por otro lado, también en la Argentina tenemos un aliado estratégico que es CCU Argentina, con su sistema de distribución, que no es tan perfecto como el de Chile, pero tiene muy buen sistema de distribución va con nuestro producto también. Esa era una gran ventaja. Y el otro era que hablamos el mismo idioma, estamos al lado y la Argentina tiene una tendencia a consumir productos premium, artesanales y a valorarlos.

¿Los altibajos económicos no lo asustan?
Yo creo que es algo coyuntural que, sin duda, ciertos procesos que son un poco más difíciles, hay que abrir esas DJAI para ingresar importación, pero lo logramos. Pero nosotros confiamos en el largo plazo. Este es un negocio para mirarlo a lo lejos y la Argentina es una gran nación, un gran pueblo y, sin duda, a futuro, si uno lo hace bien, tiene que irle bien.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas