Las tiendas utilizan la inteligencia artificial para impulsar las ventas
Economía Creativa

Las tiendas utilizan la inteligencia artificial para impulsar las ventas

A medida que aumenta la competencia, más marcas están usando la tecnología de IA para atraer clientes.

Por Leslie Hook y Lindsay Whipp 23 de Noviembre 2016

En los últimos años el comercio por Internet ha seguido la misma fórmula: sitios web más bonitos, sistemas de pago más sencillos y fácil acceso a la información de tarjetas de crédito. Pero esta temporada de compras navideñas un número creciente de tiendas están desplegando una nueva táctica para ayudar a impulsar las ventas: la inteligencia artificial. 

A medida que la IA se vuelve más sofisticada, puede ayudar a los compradores en línea de tres maneras principales: a través de recomendaciones personalizadas basadas en sus gustos y en su navegación o historial de compras; chatbots para ayudar a navegar tanto en línea como en tiendas físicas; y sitios web que se basan en el comportamiento del cliente para hacerlos más atractivos. 

Esta tecnología está madurando justo en el momento en que las tiendas tradicionales están luchando para seguir siendo relevantes y muchas empresas de comercio electrónico se esfuerzan por encontrar una fórmula ganadora. Ciertos fracasos de alto perfil este año entre las principales empresas en línea de Silicon Valley -incluyendo Fab y One Kings Lane- han dejado a los vendedores preguntándose cómo atraer clientes a comprar en línea. 

A medida que la competencia de Amazon se vuelve más difícil, más minoristas están depositando sus esperanzas en aplicaciones inteligentes y sitios web como un diferenciador clave. Desde la cadena de descuento Target hasta marcas de ropa como The North Face y Skechers, las empresas esperan que la IA pueda convertirse en un arma eficaz en la batalla por las ventas. 

Un ejemplo de cómo funciona puede verse en Cosabella, una compañía italiana de la ropa interior. Trabajando con Sentient, la empresa utiliza algoritmos evolutivos impulsados por IA para probar rápidamente opciones alternativas para el diseño de su sitio web, un proceso que habría requerido mucho tiempo utilizando tradicionales pruebas A/B. Courtney Connell, directora de marketing de Cosabella, dice que de inmediato se tradujo en un aumento de 35 por ciento en ventas. 

La Sra. Connell sostiene que la compañía ahora planea usar IA en otros aspectos de su sitio web y campañas de marketing. Los algoritmos le ahorran a su equipo un montón de tiempo, añade, lo que les permite centrarse más en el lado creativo de la mercadotecnia. 

Dos de los usos más comunes de la IA giran en torno a la búsqueda visual, ofreciendo a los compradores artículos que son similares a una imagen que les gusta y que han subido a redes sociales, y a través de recomendaciones personalizadas. En última instancia, los minoristas y los desarrolladores de tecnología esperan que los motores de la IA serán capaces de servir a los consumidores al igual que un asistente de compras experimentado: sutilmente deduciendo qué características son importantes para los clientes, y cuáles no. 

En Skechers.com, por ejemplo, los compradores pueden hacer click en un producto que les gusta, y los motores de IA de Sentient analizan el catálogo en tiempo real para identificar estilos similares. 

La búsqueda visual, que permite a los usuarios pegar imágenes en lugar de palabras clave en un cuadro de búsqueda, también se está volviendo más popular a medida que los minoristas tratan de facilitar el proceso de navegación. Mientras que motores de búsqueda como Google han trabajado durante años para mejorar la búsqueda visual, la tecnología sólo recientemente ha comenzado a tener aplicaciones comerciales en el comercio minorista. 

En Nieman Marcus, la tienda departamental, los clientes pueden tomar fotos de lo que quieran -como los zapatos de un amigo- y la aplicación de la tienda les muestra artículos similares del inventario de Neiman Marcus. 

En otras áreas, sin embargo, la IA ha sido bastante lenta para brindar las experiencias que se esperaban. Los chatbots inteligentes, considerados durante mucho tiempo como uno de los próximos grandes usos de la IA, no se han desarrollado tan rápidamente como se esperaba y su utilidad en el comercio minorista sigue siendo limitada. 

Los tecnólogos sostienen que esto cambiará y, finalmente, los chatbots inteligentes se volverán útiles no sólo en los sitios web, sino incluso en las tiendas físicas. 

En el futuro, un comprador podría entrar en Uniqlo y usar su iPhone para preguntar a Siri, por ejemplo, si una cierta chaqueta está disponible en azul claro, en lugar de hablar con un asistente de tienda. Un chatbot inteligente o asistente digital puede hacer que la experiencia en la tienda no sólo sea más eficiente, sino que posiblemente proporcione respuestas más profundas que un ser humano con un entrenamiento limitado. Como resultado, la IA tiene el potencial de reducir la necesidad de los asistentes de compras humanos, reduciendo los costos laborales generales para los minoristas. 

En las compras en línea, las empresas de tecnología esperan que las búsquedas basadas en el diálogo se conviertan en la norma. "Con el tiempo, más y más sitios tendrán el diálogo como la principal vía para que los consumidores encuentren productos, en lugar de búsquedas paramétricas", dice Tom Nawara, estratega digital de IBM, que desarrolló el sistema de preguntas y respuestas Watson y compró la plataforma de servicios Expert Personal Shopper este mes por una suma no revelada. 

También existe la esperanza de que haya otras maneras en que la IA atraiga consumidores de vuelta a las tiendas tradicionales. Por ejemplo, Michael Klein, director de estrategia de la industria de Adobe Marketing Cloud, dice que "la comercialización necesita convertirse en entretenimiento", apuntando a experiencias habilitadas digitalmente, como maquillajes virtuales o demostraciones de decoración para el hogar. 

Los minoristas también están investigando aplicaciones de IA que aún no están completamente desarrolladas. Este año, Adobe Digital mostró un espejo digital que fotografía y registra el tamaño y la forma del cuerpo de un cliente, recomienda ropa para su figura y luego busca entre el inventario existente. 

Cuanto más dispuesto esté un cliente a proporcionar y registrar datos sobre sus experiencias de compra, más específicas serán las recomendaciones a medida que se acumule un historial. El producto aún no está disponible en tiendas, pero sugiere una forma más en la que la inteligencia artificial se está convirtiendo en un asesor de compras personal. 

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

1 Comentario

Nelson Pricing Reportar Responder

No se precisa la fuerza de ventas

Videos

Notas Relacionadas