Cómo evitar dolores de espalda después de una larga jornada en la oficina
Economía Creativa

Cómo evitar dolores de espalda después de una larga jornada en la oficina

Desde consejos sobre cuál es la posición ideal al sentarse hasta cómo dormir luego de un dia tenso, las claves para que el cuerpo no duela.

11 de Septiembre 2015

Si una persona hace su trabajo en una oficina, sentado en un escritorio o frente a una computadora, las probabilidades de que su cuerpo adapte una mala postura durante el horario laboral aumentan. A su vez, el estrés padecido durante un día difícil también ejerce sus consecuencias. 

Ambos factores le rinden cuentas a nuestros músculos. Según Marcelo Barroso Griffiths (Matrícula 9784), quiropráctico de Vertebralle, “el 75 por ciento de la población ha padecido algún tipo de molestia o dolor en la espalda, y si a eso le sumamos los desbalances o debilidades musculares personales, como dormir del mismo lado,llevar la billetera o la cartera siempre del mismo lado, comprenderemos la importancia de adoptar una buena postura durante las horas de trabajo”.

Aunque pasar muchas horas sentado no es recomendable, si la postura es correcta, los dolores pueden aminorar en gran medida. Lo ideal es trabajar con el monitor al frente y a la altura de la vista, pero si esto no es posible -por la altura del escritorio o algún otro factor-, se recomienda trabajar con el antebrazo apoyado en el escritorio. Tener sillones ergonómicos y escritorios que también lo sean ayudará a que el ambiente sea más amigable con la postura. Además, cada hora conviene levantarse de la silla y caminar, ya que esto mejora el retorno venoso y no deja que la tensión se acumule. 

 

Sin embargo, hay otras prácticas que se repiten tanto dentro como fuera de la oficina y que pueden dañar tanto la espalda como otras partes del cuerpo:

  • Levantar objetos del suelo sin flexionar las rodillas, por ejemplo, genera un movimiento de basculación del cinturón lumbar que acerca las vértebras y predispone el pinzamiento de un nervio o una afección del disco. 
  • Dormir de manera inadecuada es otro factor sumamente importante. La postura ideal, según Barroso Griffiths, es de costado y con una ligera flexión de ambas rodillas, lo que se conoce como posición fetal. Por el contrario, descansar boca abajo no es recomendable, ya que la acentuación de las curvas y el girar la cabeza para poder respirar generan una tensión estructural importante, asegura el especialista. A su vez, hay otros factores que inciden en un buen descanso: un colchón no debería ser usado más de ocho años, y una almohada no más de dos.
  • El sedentarismo es otro gran culpable de los dolores de espalda. Y una de sus consecuencias, el sobrepeso, puede también ser destructivo para la columna y las articulaciones en general. La actividad física en personas con esta afección puede hacer aparecer dolores en tobillos, rodillas y otras partes del cuerpo. Para el quiropráctico, la actividad de caminar es buena, pero una estructura ósea con exceso de peso no está preparada para soportarla. 


¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas