Cómo conseguir los resultados que te proponés
Economía Creativa

Cómo conseguir los resultados que te proponés

Por Nico Iglesias* 31 de Agosto 2016

¿Te sentís frenado en algún área de tu vida? ¿Sentís que perdiste el impulso de la motivación o que la realidad es demasiado dura?

Están son las cuatro claves fundamentales para conquistar más en cualquier ámbito de tu vida:

1) Deseo. El primer punto se puede resumir en la siguiente expresión coloquial: “Tenés que tener hambre”. El paso número uno es que tengas un profundo y genuino deseo por aquello que quieres alcanzar: una causa, un sueño, una experiencia, un propósito. Algo en lo que profundamente creas. Algo que te genere pasión.

Y aquí tengo una noticia para aquellos que dicen cosas como “yo no se lo que quiero” o “yo no tengo pasión por nada”. Esto no va a ocurrir por arte de magia ni por casualidad. Salí a buscarlo. No va a aparecer sentado en tu sofá mirando la tele ni navegando en Facebook.

Para tener una visión tenés que salir al mundo. El deseo se construye ante la exposición con experiencias, vivencias. Interactuar con otros seres humanos. Reflexionar sobre que cosas “del afuera” te han impactado o hecho más sentido hacia tus “adentros” para luego ponerte en marcha.

Probá, jugá, intentá cosas distintas. Y si no te gusta lo que hacés, cambiá hasta encontrar aquello que si te gusta. Deseá recorrer el camino, deseá el crecimiento, explorar el mundo, vivir aventuras, trabajar en algo que te genere pasión y sientas que hacés una diferencia en el mundo.

Una aclaración importante en este punto: hay una gran diferencia entre el deseo y la codicia. El deseo del que estoy hablando aquí es el motor que nos da vida. Es el deseo de crecer, de contribuir, de servir a tu propósito para servir a otros.

2) Dirección. “El mejor momento para conseguir un mapa es antes de entrar en la selva”.

El deseo sin dirección genera desconcierto, incertidumbre y finalmente frustración. Tenés que tener un mapa. Algo que te indique a donde quieres llegar pero más importante de todo: ¿cómo vas a llegar?

Hacete preguntas del estilo: ¿cómo han hecho otros para conseguir esto?, ¿qué puedo aprender de nuevo para ser mejor en este área?, ¿qué opciones existen o qué contactos tengo yo o mis amigos?

El mapa genera compromiso para mantenerte en tu rumbo ante las distracciones externas y la sensación de seguridad cuando pienses que te has perdido en el camino.

3) Disciplina. Si hay una cualidad que entre las más importantes tienen todas las personas de éxito que yo he conocido es la disciplina. Debés posponer la gratificación presente por la futura. Hay una frase que dice: “cuando golpeas a la puerta de las oportunidades, es el trabajo duro quien atiende”.

Preguntate qué nuevos hábitos podés integrar con mayor disciplina en tu vida hoy.

La disciplina y la perseverancia son las madres del éxito. Ya lo decía el mayor inventor de todos los tiempos Tomas A. Edison: “El uno por ciento del éxito es suerte o inspiración, el 99 restante es transpiración”.

4) Gerenciar la distracción. Vivimos en un mundo donde los estímulos y las distracciones son cada vez mayores. Por este motivo será una condición fundamental aprender a entrenar este “músculo”. Una de las formas más directas es la que yo llamo “entrenar el músculo a decir que NO”.

Decir que no a una cosa es decir que sí a otra. Si querés alcanzar más en tu vida debés minimizar la distracción.

 

Para cerrar quiero compartir mi punto de vista y decirte que lo que nos da felicidad en la vida no es lo que tenemos sino la sensación de crecimiento. La sensación de ir detrás de algo y ver la evolución que vamos obteniendo.

Cuando sientes gobierno sobre tu vida, cuando sientes que estás creciendo entonces sentirás verdadera felicidad y plenitud. Elegí siempre actuar desde tu mejor versión.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas