Una empresa australiana quiere traer billetes de plástico a la Argentina
Economía

Una empresa australiana quiere traer billetes de plástico a la Argentina

Se trata de Innovia, creadora de Guardian, la tecnología de la que se valen entre 20 y 30 países del mundo para fabricar sus divisas.

Por Carolina Potocar 16 de Diciembre 2016

Hace poco, Innovia fue noticia en el mundo por despertar el malestar de los veganos del Reino Unido luego de que el Banco de Inglaterra lanzara al mercado un nuevo billete de 5 libras esterlinas de polímero cuya fabricación incluye el uso de sebo, una sustancia que contiene grasa animal. Ahora, la empresa pionera en la aparición de este tipo de divisas quiere hacer aterrizar su tecnología en la Argentina.

Jaime Pacreu, ex Director General de Emisión del Banco Central de México y hoy especialista técnico de la empresa de origen australiano –primer país en sumar billetes de plástico a su sistema monetario– estuvo reunido esta semana con funcionarios de la línea técnica de la entidad que dirige Federico Sturzenegger, quienes según el mexicano se mostraron interesados en Guardian, el producto de Innovia.

Desde sus plantas en Australia e Inglaterra, Innovia produce resmas de un polímero que sólo la  compañía tiene la licencia para fabricar. Ese plástico, que en su origen es transparente pero que luego pasa por un proceso de opacado en el que se dejan algunas “ventanas” traslucidas, sirve de sustrato para que cada Casa de Moneda o Banco Central realice sobre él la impresión de sus billetes.

Al polímero se le pueden añadir tantas medidas de seguridad como el país que las utilice lo desee, y según explicó Pacreu a Apertura.com, puede ser impreso en las mismas máquinas que los de papel y utilizado en cajeros automáticos tradicionales –a los que sólo hay que hacerles modificaciones técnicas–.

El ex funcionario mexicano aseguró también que más allá de que una primera emisión de billetes de polímero puede ser más costosa que una de papel, estos duran más, por lo que su reemplazo en el mercado tarda más tiempo y la necesidad de reponer divisas es menos frecuente. Además, sostuvo que este tipo de moneda es a prueba de agua, más difícil de falsificar, más higiénica, puede durar entre tres y cinco veces más que los billetes de papel, y con su destrucción se pueden fabricar desde sillas hasta material para la construcción. 

Sobre el tiempo que tarda este tipo de billetes en estar disponibles al público, Pacreu comentó que, desde que una entidad gubernamental toma la decisión de adoptarlos, el proceso puede tardar entre 6 meses y un año.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

8 Comentarios

Daniel Moro Reportar Responder

Espero que sean flexibles como el papel. Pero antes hablaban de dinero electronico para reemplazar la moneda. En que quedamos.

Daniel Moro Reportar Responder

Espero que sean flexibles como el papel. Pero antes hablaban de dinero electronico para reemplazar la moneda. En que quedamos.

Alonso Quijano Reportar Responder

Seria bueno, los billetes argentinos son sucios, rotos, rasposos, son un asco!

Enrique Castro Reportar Responder

No hace falta. La Argentina ya es de plastico.

Fernando Petroni Reportar Responder

Muy buena tecnología, he visto billetes de estos en varios países

Chris MB Reportar

maxipalacios como si el suyo midieara tanto. :-)))

maxipalacios Reportar

Edwin, realmente eres brillante! ¿Por causalidad has medido tu coeficiente intelectual?

Edwin Cabanillas Chang Reportar

Ósea tú viajas bastante

Videos

Notas Relacionadas