Un gurú de la economía admite en qué se equivocó y en qué acertó
Economía

Un gurú de la economía admite en qué se equivocó y en qué acertó

Paul Krugman hizo una lista con sus aciertos y errores históricos. Desde la inflación hasta los efectos de la burbuja inmobiliaria.  22 de Junio 2015

El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, suele brindar sus pronósticos sobre diferentes temas, aunque según él mismo admitió, a veces no acierta al 100 por ciento.

Así, en una columna escrita en el diario El País, Krugman, hizo una lista con sus aciertos y errores. 

Aciertos

La burbuja inmobiliaria. Krugman asegura que este fenómeno, que llevó a la crisis financiera de 2008, fue negada al principio. “Me acusaban de hablar de esto porque decían que yo odiaba al presidente George Bush”, dijo Krugman. 

Inflación (o falta de ella)

“Fui un firme defensor de la opinión de que las políticas expansionistas de la Reserva Federal no suponían ningún riesgo de inflación”, escribió el economista.

 

 

Tipos de interés

Sobre este tema, Krugman explicó: “En estas condiciones no hay efecto desplazamiento (crowding out)”. Y aseguró: “Lo dije enérgicamente desde el principio, y sobre este tema hubo mucho titubeo entre los demócratas, demasiados de los cuales se tragaron el cuento acerca de los peligros del déficit, incluso en una economía deprimida”.

No a la austeridad

Krugman asegura que la “austeridad es perjudicial”. En ese sentido, se auto felicitió: “Yo dije que en la coyuntura actual los multiplicadores serían altos. La investigación se ha puesto al día con este punto de vista y lo ha corroborado”.

Estímulo insuficiente

“Avisé enseguida y repetidamente de que la Ley de Recuperación y Reinversión de Estados Unidos de 2009 se quedaba muy corta, y de que esa insuficiencia tendría consecuencias duraderas. Por desgracia, tenía razón”, sostuvo el premio Nobel. 

“La devaluación interna es despreciable, tosca y larga”

“Desde el primer momento sostuve que ajustar los precios relativos dentro de la eurozona sería extremadamente difícil, y que nadie tiene la clase de flexibilidad de precios y salarios que permita que la “devaluación interna” se desarrolle sin sobresaltos”, detalló Krugman. 

 

Obamacare, una realidad posible

Krugman detalló que un sistema sanitario de “mandatos, regulación y subsidios al estilo de la Ley de Atención Sanitaria Asequible” era posible en Estados Unidos.

Errores

Desastre

 “Sabía que las consecuencias serían malas, pero no tenía ni idea de lo malas que serían”, sostuvo Krugman sobre la burbuja inmobiliaria. Así, entre su lista de errores coloca en primer lugar su proyección de “desastre” de la crisis. 

 

La deflación

La baja generalizada de precios también se suma a la lista. “Pensé que la deflación al estilo japonés era un riesgo inminente en todas las economías deprimidas”, consideró. Falló.

La caída del euro

“Sobreestimé en mucho el riesgo de ruptura porque entendí mal la economía política: no caí en la cuenta de lo dispuestas que estarían las élites europeas a imponer un sufrimiento generalizado en nombre de la permanencia en la unión monetaria”, afirmó Krugman y sumó más errores: “En relación con lo anterior, tampoco me di cuenta de lo fácil que sería manipular una modesta mejora económica y convertirla en un éxito, incluso después de años de horror”.

Los efectos de la liquidez en la deuda soberana

“Siento decir que pasé totalmente por alto la importancia de la liquidez y de la escasez de efectivo para dirigir los precios de los bonos en la eurozona”, reconoció y dijo: “Hasta que el economista Paul DeGrauwe no intervino, no fui consciente de la enorme diferencia que supondría para Europa que el Banco Central Europeo cumpliese su función de prestamista de último recurso”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas