Roth, Nobel de Economía:
Economía

Roth, Nobel de Economía: "Los bonos de EE.UU. serán menos atractivos con Trump"

Distinguido en 2012, comenta el peso que pueden tener los matching markets para un mercado como el argentino. Además, su visión sobre un posible default estadounidense. Por Santiago Lilo 04 de Enero 2017

Los economistas son conocidos por trabajar sobre lo abstracto, idear modelos que no tienen uso práctico y que, en la gran mayoría de los casos, no marcan cambios en la vida de las personas. Alvin Roth no entra en esta categoría. Se considera un economista experimental, aunque la definición exacta en su idioma de origen es market designer (o diseñador de mercados). Elige una de las cientos de industrias que funcionan en la economía, la observa, la analiza, detecta sus fallas, y crea algoritmos matemáticos y modelos econométricos para solucionarlas. “Mi esposa dice que soy como un plomero: me la paso arreglando tuberías que no funcionan”, ironiza Roth en la charla previa a la entrevista exclusiva con APERTURA, en el marco de una conferencia que dio en la Universidad del CEMA.

El profesor de la Universidad de Stanford ganó el Premio Nobel de Economía 2012 junto al matemático Lloyd Shapley por mejorar el sistema de asignación tanto de las escuelas públicas como de las donaciones de órganos en Estados Unidos. Gracias a sus trabajos, más pacientes encuentran un donante adecuado, más médicos recién egresados conectan con hospitales que los necesitan, y más chicos son admitidos en los colegios estatales.   

Estos sectores tienen un denominador común: son matching markets. En estas plazas, el precio no tiene el poder para ajustar la oferta con la demanda, como ocurre en la de las commodities. “Si un estudiante quiere ingresar a la Universidad de Stanford, por más que tenga el dinero necesario, debe cumplir con otros requisitos que impone la institución: debe ser admitido de acuerdo a calificaciones previas”, ejemplifica Roth, y completa: “O sea, en estos mercados el precio pasa a un segundo plano”.
El experto en microeconomía prefiere hablar de lo “poco” que sabe. 

En el mercado de bonos, los gobiernos pueden atraer a los inversores a través del precio y la tasa de retorno. Sin embargo, el riesgo país juega un rol importante en la decisión de compra. Por esta razón, ¿este podría ser un matching market?
No soy experto en deuda pública, pero los bonos al fin y al cabo son contratos y, por lo tanto, existe la posibilidad de default y riesgo de impago, que forman parte de la decisión del inversor. Por este motivo, se puede considerar al mercado de deuda como un matching market debido a que realmente importa qué país emite el título, más allá del precio y la tasa de interés del papel. Cuando un agente toma una decisión en base a qué persona o institución se encuentra del otro lado del mostrador es cuando uno encuentra este mercado atípico.

Entonces, ¿qué tan importantes son las elecciones presidenciales en EE.UU. en cuanto al respaldo de la emisión de títulos públicos?
Todo el mundo conoce el resultado de las recientes elecciones en los Estados Unidos. Y no creo que nuestro presidente electo haya hecho un comentario premeditado cuando habló sobre defaultear los bonos norteamericanos. Ningún político hizo un comentario similar antes. Sin embargo, es claro que los papeles estadounidenses serán menos atractivos bajo el mandato de Donald Trump, que con el gobierno anterior.

Pero usted no cree que los bonos del Tesoro se vayan a estancar...
Creo que los Estados Unidos no va a defaultear sus bonos para renegociar deuda soberana. Esto es una práctica que puede funcionar en  el mercado de real estate, y no en el de títulos de deuda pública. Y espero que nuestro presidente tome conciencia de esto.

Volviendo a la micro, ¿qué soluciones concretas aportó su trabajo a los mercados de empleo de salud, educación pública y donación de órganos?
Los mercados tienden a agrandarse, se vuelven más congestionados, y más inseguros e ineficientes. En este punto, es donde el trabajo que hacemos con mis colegas economistas cobra cierta relevancia: encontramos las fallas e intentemos solucionarlas.

¿Por ejemplo?
En lo concreto, actualmente, el 15 por ciento de los trasplantes de riñones en los Estados Unidos se hacen a partir del sistema estandarizado de asignación de donaciones que diseñamos con mi equipo. Es un proceso que podría instalarse en la Argentina también. Por otro lado, solucionamos, a través de algoritmos, los problemas que había en la designación de colegios públicos en un gran número de ciudades norteamericanas. Esto ayudó a que muchas familias puedan llevar a sus hijos a la escuela que creen convenientes. Y, por último, hicimos un diseño de mercado para que los doctores recién egresados tengan mayores posibilidades de encontrar su primer trabajo. En algunos casos, el problema era la congestión del sector, pero también existían fallas en la seguridad de estos mercados. 

¿Cómo afecta el mediano y largo plazo a la estabilidad de estas uniones?
Depende del mercado. Los empleos no duran para siempre: una residencia clínica no supera los tres años, mientras que una de cirugía alcanza a lo sumo los cinco años. Son primeros empleos, y uno espera que los médicos, a partir de estas experiencias, encuentren nuevos y mejores puestos de trabajo. Por eso, generar herramientas para facilitar esta búsqueda tiene impacto en la economía en su conjunto. Llevado al matrimonio y los dating sites, los algoritmos se establecen para formar uniones a largo plazo, como casamientos; o relaciones temporales, como es el caso de Tinder. Como te decía, la estabilidad de los matches se relaciona al mercado en cuestión. 

¿Cómo podría repercutir esta teoría en el negocio de los sitios web de citas, como Tinder o Match.com?
La clave está en la eficiencia de la aplicación. Cuando negocios como éstos crecen, las aplicaciones se congestionan con una cantidad inmensa de usuarios y hace que se produzcan problemas para formar parejas. Entonces, con un sistema que te permita lidiar con la densidad el negocio tendrá más matches. Es decir,  formarán más parejas. Por ejemplo, Match.com utiliza al e-mail como mecanismo para poner en contacto a dos personas y, cuando el mercado crece y se congestiona, el resultado termina en que muchos correos terminan en la casilla sin ser respondidos. En cambio, Tinder tiene un sistema que se ajusta con sus fines: generar relaciones temporales a través de una aplicación donde las transacciones se hacen rápido. La eficiencia va de la mano con las ganancias. 

Otro matching market donde usted puso el foco fue en la educación pública. En la Argentina, se está discutiendo si se debe cobrar una cuota a los alumnos no residentes que ingresen a las universidades públicas. ¿Es una medida eficiente?
Tengo una larga trayectoria como profesor y puedo asegurar que los estudiantes cumplen un rol fundamental en el proceso de aprendizaje. La relación entre ellos genera mayores externalidades positivas de las que se puede obtener del profesor inclusive. Por lo cual, tener alumnos buenos enriquece a la misma universidad. En los Estados Unidos, tuvimos problemas similares y se optó por cobrar cuotas más caras a aquellos estudiantes extranjeros, y el resultado fue positivo en cuánto al nivel que obtuvieron algunas facultades estatales.

Esto va en contra de la retórica del presidente electo de los Estados Unidos. ¿Las políticas antiinmigratorias tienen que ver con una falla de mercado?
El diseño de mercado es político al igual que la inmigración. Que los Estados Unidos tengan un postura contra los inmigrantes es gracioso porque todos venimos de otro país. Somos una nación cosmopolita, y nos fue muy bien así. Existe preocupación por el crimen y el terrorismo, que son más visibles en los grupos de inmigrantes. Y, para seguir recibiendo personas del exterior, debemos lidiar con estos problemas.  

El presidente Mauricio Macri puso sobre la mesa la posibilidad de recibir inmigrantes sirios. ¿Qué impacto podría tener en la economía local? 
En los Estados Unidos, los inmigrantes tuvieron un impacto positivo en la economía. Fue la razón que causó la mayor oferta de mano de obra, y sobre todo el cambio de la distribución de la edad en el mercado laboral. Y esto fue importante: es común que en economías prósperas falten trabajadores jóvenes que respalden a la cantidad de jubilados. Y, en este sentido, los Estados Unidos logró adaptar a los inmigrantes y espero que así siga.

 

El artículo original fue publicado en el número 276 de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas