Ricardo Delgado:
Economía

Ricardo Delgado: "Es un ajuste desordenado... pero ortodoxo"

Uno de los referentes económicos del Frente Renovador anticipa un 2014 que, en el mejor de los casos, tendrá crecimiento cero.

Por Carla Quiroga 19 de Marzo 2014

 


Es uno de los hombres que más escucha Sergio Massa. Ricardo Delgado, quien integra el gabinete económico del Frente Renovador, trabaja en rearmar el escenario 2014. Tacha de sus informes el pronóstico pre-enero, cuando vaticinaba un crecimiento del 1,5 por ciento. Ahora, anticipa una desaceleración, con una caída a cero o, incluso, por debajo de ese número, y una profundización de los problemas inflacionarios. “La devaluación se trasladará rápidamente a precios. Además, la suba de tasas le quita dinámica de consumo”, analiza, expectante al cierre de paritarias.

- ¿Hasta cuándo resiste este escenario cambiario?
- En el mejor de los casos, hasta que se termine de liquidar la cosecha gruesa, en junio o julio. Hay que transitar dos meses muy críticos (febrero y marzo), hasta llegar a un segundo trimestre que debería ser más holgado, en materia de reservas, por efecto de la soja. De todas formas, el tema es que no se ataca la causa de los problemas cambiarios: la inflación. El Gobierno no lo asume y plantea congelamientos. Una receta que ya demostró ser fallida en la etapa Moreno. Al no considerar a la inflación, siempre, se corre detrás.

Ricardo Delgado vertical

- ¿Por qué?
- Porque la tasa de interés real positiva más alta y la incertidumbre a futuro frenan proyectos de inversión y compiten con el consumo, uno de los motores de la demanda.

- ¿Cómo se detiene la escalada inflacionaria en este contexto?
- Primero, reconociendo el diagnóstico. El Gobierno cree que, con 194 productos en un acuerdo (uno o dos por empresa), tiene algún poder de fijación de precios en el mercado de alimentos. Y la realidad es que no sólo suben los alimentos. También, los bienes y servicios. Es un fenómeno generalizado. La inflación es un problema macroeconómico en el que hay que trabajar, primero, con un indicador confiable. En este sentido, tienen una bala de plata: el índice nacional que divulgarán este mes. Ojalá, la sepan usar. Necesitan reformular el Indec, reconstituir la credibilidad perdida, para, luego, decirle a la sociedad, muy explícitamente, qué harán en materia monetaria, cambiaria y fiscal, y qué incentivos darán a sectores con problemas para acompañar el crecimiento que hubo en la demanda. Y no retraerla, para evitar tensiones de precios.

- ¿Qué tipo de incentivos?
- Creemos en estímulos puntuales. Presentamos la desgravación del pago de Ganancias en el caso de reinversión de las utilidades en las PyMEs. Hay que generar iniciativas dentro de una lógica única. Hoy, vemos que el Banco Central actúa por un lado; Economía y el Tesoro, por otro; el Indec mide mal; los precios tienen su propia lógica...

- ¿Entonces?
- Hay que tener un plan integral, que permita bajar, gradualmente, la inflación, además de avanzar en forma inteligente en los subsidios a los sectores medios y altos de Buenos Aires. Resolver este tema permitirá aliviar una parte importante del déficit fiscal y darle cierta lógica a la política monetaria.

- ¿Hasta cuándo resisten las reservas del Central?
- Es un problema más de ingreso que de egreso. La Argentina no genera condiciones para que ingresen dólares, ya sea por la vía comercial, financiera o por inversión real externa. Una situación que, al Gobierno, se le hace, cada vez, más difícil de manejar porque, cuando uno devalúa, da señales para que ingresen dólares a un precio, cada vez, mayor. La pérdida de reservas es un tema de fondo, que el Gobierno, todavía, no está resolviendo.

Argentina no genera condiciones para que ingresen dólares, ya sea por la vía comercial, financiera o por inversión real externa

- ¿Apuntó a un ajuste ortodoxo, de manual?
- Es un ajuste monetario de-sordenado pero ortodoxo. Va a una economía muy fría. Esa es la gran paradoja: se jactaban de que no aumentarían la tasa y lo hicieron; de que no iban a devaluar y...

- ¿Es un escenario de estanflación?
- Sí. Es una economía con menos capacidad para generar empleo, que comienza a importar menos y se contrae. Es recesión con inflación. Es el ajuste clásico y malo que se da por contracción de la actividad. Se importa menos y se generan más dólares en el saldo comercial. El punto es cómo se resuelve la oferta de esa moneda en el mediano plazo, un tema que el Gobierno, con esta política, no logrará solucionar. La brecha seguirá existiendo. Si disminuye o aumenta, estará atado a las señales. Pero, claramente, no se va hacia un mercado unificado con esta lógica. Una economía que no da señales hacia adelante no tracciona inversión. Estaremos en el peor de los escenarios: contracción de la actividad económica, por el lado del ingreso, del consumo y de la inversión.

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el número 242 de la revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas