Rattazzi_crop_1354213280405.jpg
Economía

Rattazzi: "El récord de ventas de 2013 fue el resultado de anabólicos que inflaron la demanda"

El número uno de Fiat Argentina habló de la crisis de la industria automotriz y la relación comercial con Brasil. "Todo sería más fácil si el país ganase en previsibilidad", alertó.  22 de Mayo 2014

Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Argentina, analizó el presente del sector automotor y aseguró que "todo sería más fácil si la Argentina ganase en previsibilidad".

En el marco del lanzamiento de la Colección 2014 de la marca, a la que asistió Apertura.com, el número uno local de la automotriz afirmó: "Somos conscientes de la preocupación del Gobierno por el déficit que genera el mercado automotor".

Rattazzi_crop_1354213280405.jpg

Problemas en la industria. El número uno de Fiat Argentina habló de la crisis del sector. Foto: Archivo Apertura.

"Todo sería más fácil si la Argentina ganase en previsibilidad, permitiendo proyecciones de mediano y largo plazo, más alineadas con industrias en que las inversiones tardan en madurar", dijo el presidente de la automotriz, quien en el pasado se supo mostrar preocupado por el andar de la industria. Y disparó: "Todos somos conscientes de que el récord de ventas del año pasado, en gran medida, fue la resultante de anabólicos que inflaron la demanda, como la brecha entre el dólar oficial y el paralelo y las tasas de interés negativas para los ahorristas".

El mercado, en crisis
Con las luces rojas de la industria automotriz encendidas, Rattazzi advirtió que "son conscientes de la preocupación del Gobierno por el déficit que genera el mercado automotor, especialmente cuando la disponibilidad de los dólares depende casi exclusivamente del superávit comercial". 

Sin embargo, alertó que "es difícil avanzar cuando ni siquiera se pueden proyectar los volúmenes de exportación a nuestro principal socio comercial (Brasil), dado que con un esquema de comercio administrado, rígido o acotado, es previsible que la otra parte también aplique medidas restrictivas".

Al continuar con el análisis, explicó que "a esto se suman los problemas de competitividad que derivan del proceso inflacionario, impuestos distorsivos, el costo del financiamiento, entre otros". 

Las consecuencias de esta situación son, según dijo Rattazzi, la "adecuación de los niveles de producción para evitar riesgos más gravosos e inciertos".

 Todos se dieron cuenta tarde de la inflación. Yo lo vengo diciendo hace 10 años. 

Las automotrices, mientras tanto, han tenido reuniones con el ministro de Economía, Axel Kicillof, y con la ministra de Desarrollo e Industria, Débora Giorgi, ante los problemas que comenzó a presentar la industria. Respecto a ello, Rattazzi resaltó que le "consta personalmente la predisposición del ministro Kicillof y la ministra Giorgi para evaluar medidas tendientes a evitar resignar volúmenes de exportación e intentar romper la tendencia a la baja del mercado doméstico". 

Y acotó: "La verdad es que, si en 2003, se hubiesen hecho políticas normales, hoy este país tendría mercado para más de un millón de autos por año, pero ha venido flagelado por la inflación. Todos se dieron cuenta tarde de la inflación. Yo lo vengo diciendo hace 10 años". 

Problemas con Brasil
En cuanto a la relación comercial con el mercado brasileño, Rattazzi dijo que "cabe consignar saber si vamos a ampliar el intercambio comercial sectorial con nuestro principal socio, Brasil, especialmente porque los polos productivos y las terminales en el país se sustentan en producciones a escalas razonables, o sea un mercado ampliado: el doméstico y al menos los demás mercados de la región".

Asimismo, Rattazzi sentenció que "todo lo que se haga para optimizar, potenciar y tender a equilibrar el intercambio con Brasil será muy positivo", sin embargo aclaró que "trabando el comercio perdemos la proyección de mercados ampliados que nos alienten a las terminales y a los autopartistas a encontrar escalas productivas adecuadas para justificar inversiones y aprovechar las capacidades instaladas". En esa misma línea se mostró a favor de "los acuerdos con México y la Unión Europea".

La verdad es que, si en 2003, se hubiesen hecho políticas normales, hoy este país tendría mercado para más de un millón de autos por año.

Las frases de Rattazzi tuvieron lugar en el encuentro realizado por Fiat en Cardales, que incluyó la presentación oficial a la prensa de un conjunto de vehículos que incluye el nuevo 500 L, un monovolumen importado de Serbia que se integra a la familia del Cinquecento, y los restylings del Línea, la Strada y la Fiorino. Además, se anticipó el nuevo Fiat Uno Cargo, que se lanzará en en julio de 2014.

Los números del sector, por Rattazzi
"Hoy estamos en el 14,9 por ciento de participación (de mercado), lo que quiere decir que Fiat es muy competitivo". 

"Obviamente nadie tiene ganas de que el mercado caiga un 35 por ciento y esperemos que vaya recuperándose hacia el final del año y que podamos cerrar con un total de 700.000 unidades vendidas".

"Es un impuesto absurdo que, en realidad es del 42,8 por ciento y del 100 por ciento. Frenó todo y creó un efecto psicológico pésimo. Para mí si pusieran un solo impuesto del 30 por ciento y variaran la base, porque en función de los precios están entrando autos que son fabricados acá o que no son del alta gama, para mí sería mucho más simple. Pero eso lo va a decidir el gobierno".

"Si nosotros pasamos del 10,5 por ciento al 14,8 por ciento de participación en cuatro meses quiere decir que nuestros precios son competitivos. No vengamos a hablar de precios. Hablemos de política".

Informe: Esteban Lafuente.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas