Supermercado_-_IMG_II_crop_1352149151179.jpg
Economía

Precios Cuidados: qué tienen que tener en cuenta las marcas para que no les juegue en contra

El plan del Gobierno buscaba controlar el alza de precios. En el medio, las empresas intentaban acomodarse a las exigencias.  Por Esteban Lafuente 10 de Octubre 2014

 

 

Lanzado a comienzos de 2014, el programa Precios Cuidados es uno de los argumentos más recurrentes del gobierno en su lucha contra la inflación. Ahora bien, una vez tomada la decisión de subirse a la campaña, que tienen que tener en cuenta las marcas para que no le juegue en contra.

Desde la teoría, Carlos Ávalos, especialista en branding y director de La Cocina, explica que las marcas líderes deben reducir en parte su margen de rentabilidad pero tienen que evitar “caer en el juego de las ofertas y la baja de precios”, porque eso podría afectar su posicionamiento en el segmento. “La regla de las promociones es entrar y salir”, completa otro especialista, Alberto Wilensky.

Supermercado_-_IMG_II_crop_1352149151179.jpg

El programa oficial, no obstante, presenta un precio fijo que se actualiza trimestralmente y, en varios segmentos, cuenta con dos o más de los competidores principales. “No creo que afecte a la marca de forma negativa. Me parece que puede usarse como herramienta para poner algunos productos más accesibles a algunos consumidores. En todo caso será neutro”, asegura Santiago Olivera, socio & gerente General en TBWA.

En tanto, según Máximo Rainuzzo, presidente de Interbrand es importante que las marcas, en momentos de dificultades económicas, busquen acercarse al consumidor y se enfoquen, principalmente, en la comunicación. “El precio es una mínima expresión dentro de esa estrategia. Precios Cuidados termina siendo una decisión política que excede al concepto de la marca”, concluye.

Para Wilensky, sin embargo, la variable precio sí tiene un impacto positivo considerable, siempre que no se vean afectadas otras características del producto: “El hecho de participar en el programa hace que el producto esté más cerca de un consumo efectivo y eso es positivo. Amplía las opciones y la posibilidad simbólica para aquellos que antes no podían acceder a esa marca y ahora pueden. Mientras el consumidor no identifique que un menor precio restintió la calidad, el atributo accesibilidad suma”.

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en la edición 2014 de la revista Target.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas