Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu attends the weekly cabinet meeting in Jerusalem
Economía

Por qué la visita de Netanyahu representa una oportunidad para impulsar la relación comercial con Israel

El premier israelí arribó este lunes a la Argentina; su llegada constituye una posibilidad para incrementar el intercambio comercial y atraer inversiones. Por Tomás Carrió 11 de Septiembre 2017

La llegada de Benjamín Netanyahu a la Argentina será recordada como la primera de un jefe de Estado de Israel al país. Pero también podría significar el impulso de una próspera relación comercial entre ambos países. Ese es, al menos, uno de los objetivos que motivó la visita del premier israelí.  

Un informe elaborado por la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales alertó que “la relación económica de la Argentina e Israel es menor que la esperable”. Sin embargo, dicho trabajo consigna que Israel representa “una economía de extraordinario potencial para el desarrollo de relaciones bilaterales más intensas”, ya que ambos países producen productos complementarios.

De acuerdo al informe, las importaciones de Israel representan el 27,5% de su PBI (en la Argentina constituyen un 13,5% sumando bienes y servicios). “Se trata de un país con propensión a adquirir bienes desde el exterior” y representa “una economía de oportunidades” para la Argentina.  

Pese a ello, el intercambio comercial entre ambos se mantiene en niveles muy bajos.

Las exportaciones argentinas a Israel en el primer semestre del año fueron por US$ 89 millones, un porcentaje ínfimo si se considera que, en dicho período, las exportaciones argentinas a todo el mundo superaron los US$ 28.000 millones. Por su parte, en los primeros seis meses del año, la Argentina importó por más de US$ 30.000 millones, de los cuales sólo US$ 57 millones corresponden a envíos desde Israel.

Durante 2016, la relación comercial entre ambas naciones también arrojó bajos niveles de intercambio. Las exportaciones argentinas a Israel totalizaron sólo US$ 196 millones, frente a importaciones que alcanzaron los US$ 117 millones. Así, la balanza comercial del último año concluyó con un superávit para la Argentina de US$ 78 millones (en el primer semestre de 2017 las mismas también favorecen al país, en US$ 32 millones).

Estos números también representan porcentajes muy bajos si se los compara con el nivel de importaciones que anualmente registra Israel. Más aún si se considera que es uno de los pocos países fuera de la región que han firmado un tratado de libre comercio con el Mercosur. Israel importa por alrededor de US$ 90.000 millones anuales en bienes y servicios, con una tasa de crecimiento promedio de 1,5% en los últimos cinco años.

La visita de Netanyahu al país también brindará la posibilidad de abordar uno de los principales objetivos planteados por el presidente Mauricio Macri: la llegada de inversiones. Es que, tras la crisis financiera internacional de 2008, Israel está incrementando nuevamente sus inversiones en el exterior, y –según consigna el Banco Mundial– en 2016 estuvo entre los 25 países que más inversiones en el exterior registraron en cuanto a montos emitidos, con un total de US$ 12.500 millones.

Pese a que la relación comercial con Israel arroja bajos niveles de intercambio, las exportaciones hacia Medio Oriente se ubican en torno a los US$ 5000 millones anuales, cifra que representa casi el 9% de las exportaciones del país.

Con un PBI en torno a los US$ 327.000 millones y una tasa de crecimiento económico en el orden del 3% para este 2017, Israel se esgrime como un potencial y significativo socio comercial para la Argentina. De acuerdo al informe de Desarrollo de Negocios Internacionales, “la complementariedad de sus economías (la Argentina exporta a Israel cereales, pescados, carnes y aceites; e importa químicos, máquinas y aparatos eléctricos y mecánicos) y las buenas relaciones bilaterales actuales permiten augurar mejores tiempos en el vínculo”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas