Por qué hay inflación
Economía

Por qué hay inflación

Las razones coyunturales del fenómeno que ahoga el bolsillo de los argentinos. Por Carla Quiroga 18 de Marzo 2016

El macrismo está en camino de completar su cuarto mes sin lograr bajar la inflación por debajo del 2 por ciento mensual. En los primeros dos meses del año, los precios se dispararon 8 por ciento –impulsado por la corrección de la tarifa eléctrica- y la expectativa es que en marzo superará el 3 por ciento, en parte por impacto estacional, por la incidencia del aumento de los combustibles- que aporta  un 0,4- y el 20 por ciento que aún no se transfirió de la suba de la luz.  

Que el incremento de los  precios es uno de los principales dolores de cabeza para el presidente Mauricio Macri no es novedad. La incertidumbre es cómo seguirá la película en la segunda parte del año, etapa en la que su mesa chica ya prometió una inflación del uno por ciento mensual. Los funcionarios creen que para entonces habrá pasado el efecto de los aumentos de las tarifas y  comenzarán a sentirse los cambios en la política monetaria. “Al final, si la política monetaria es consistente (cambiando financiamiento monetario por deuda) y no convalida la aceleración de precios, la inflación va a descender, siempre y cuando el apretón monetario dispare un proceso de ingreso de capitales que estabilice la paridad cambiaria, y empiece a atrasar el tipo de cambio real después de la fuerte devaluación inicial. Entonces, haber sido agresivo con el tipo de cambio y gradual en lo fiscal funcionará bien en el corto plazo, aunque podría no funcionar a mediano plazo, si el atraso cambiario requerido para estabilizar la inflación vuelve a empeorar las cuentas externas en un contexto donde la indexación del gasto y el intento de bajar y compartir con las provincias la presión impositiva, aleja la corrección fiscal”, analiza la economista Marina Dal Poggetto, socia de Miguel Bein.  “La nueva administración ha planteado para el período 2016 -2019 un nuevo paradigma del crecimiento basado en las inversiones privadas, las exportaciones, las inversiones en infraestructura,  en el contexto de una economía abierta. Pasamos nuevamente de un extremo del péndulo al otro. De un modelo de economía basado en el mercado interno y en el consumo a otro basado en la inserción de la economía en los flujos de capital y del comercio internacional”, detalla el economista Edgardo Figueroa.

Planteada la estrategia, uno de los interrogantes es por qué hay inflación en una economía que se enfría y que  disminuyó la emisión de pesos.

Para empezar hay que tener en cuenta que gran parte del incremento de precios parte de la inercia de una economía local que maneja desde hace diez años una inflación por encima del 20 por ciento anual, con un fuerte pico en el 2014 en el que se disparó por encima del 35 por ciento.

Macri asume y destapa la olla tras un año electoral como el 2015 en el que Cristina mantuvo contenido el aumento de los precios  con el cepo cambiario y las tarifas congeladas.

El nuevo gobierno llega y suelta la volatilidad del tipo de cambio y comienza a corregir el retraso de  las tarifas eléctricas.  El punto de partida, ya que se esperan aumentos en servicios como el agua y el gas. Mientras analizan que harán con el transporte. A lo que hay que sumarle el arrastre que generará el cierre de paritarias en la canasta básica, servicios, naftas, colegios y expensas, entre otros sectores que golpearán directamente al bolsillo de los argentinos que, de a poco, se acostumbran a vivir con menos. 

Por otra parte, cada agente económico defiende su postura, y nadie quiere resignarse a negociar en base a la inflación del futuro. Siguen mirando los números del pasado. Así los sindicatos defienden el poder adquisitivo de los trabajadores y no se bajan del 20 por ciento como parte inicial de la primera etapa de la negociación de paritarias. Los empresarios por su lado, no solo se adelantaron a remarcar en noviembre cuando comenzaron a circular las versiones de una posible devaluación. En enero y febrero siguieron ajustando per sé. Y si no logran alcanzar los volúmenes proyectados porque la demanda no convalida los aumentos lanzan promociones como el famoso dos por uno.

 

Las consultoras económicas anticipan una inflación por encima del 35 por ciento en el 2016. La buena noticia es que la casi inminente salida del país del default apaciguará las aguas. Sin embargo, el cuco heredado que representa el déficit fiscal, que superó al 6 por ciento del PBI, es otro de los talones de Aquiles del Gobierno, que aún no dio pautas de cómo lo reducirá. Y cómo si fuera poco, los embates de afuera avanzan con un Brasil, principal socio comercial que estalla.

A largo plazo, lo óptimo sería trabajar sobre expectativas y que el Central genere una reputación que atraiga inversiones genuinas más allá del valor del dólar.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

José Matarazzo Reportar Responder

Y Por qué hay inflación??

Eva Perez Reportar

hay inflación pq las empresas se niegan a producir mas entonces redistribuyen en su favor los pesos emitidos por el gobierno subiendo los precios

Videos

Notas Relacionadas