Obama vs. Romney: cómo sería la economía si gana uno u otro
Economía

Obama vs. Romney: cómo sería la economía si gana uno u otro

En vísperas de conocerse al nuevo presidente de los Estados Unidos, dos economistas analizan qué dejó el gobierno del actual presidente y qué puede llegar a venir.  

02 de Noviembre 2012




El tiempo de caminar los 50 estados se acabó y la hora de la verdad comenzó.
Barack Obama intentará retener la presidencia de los Estados Unidos en manos del partido Demócrata, mientras que Mitt Romney, el representante del partido Republicano, buscará llegar a la Casa Blanca. Todo en una contienda electoral que promete ser voto a voto.

Más allá de los dos debates, de las consideraciones de los votantes sobre cada candidato y de las campañas publicitarias en torno a las elecciones, la economía será uno de los puntos fundamentales a observarse, más si se tiene en cuenta que Obama llegó al poder en enero de 2009, en coincidencia con la tormenta financiera internacional.

Ahora, cuatro años después, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos registró un crecimiento de la actividad industrial de 4,8 en septiembre. Mientras tanto, se registraron en el sector privado 184 mil nuevos puestos de empleo durante octubre. La administración pública, por su parte, mostró un retroceso, ya que se cerraron 13 mil puestos, luego de haberse registrado tres meses seguidos de números positivos.

Consultados por Apertura.com, dos economistas analizaron lo que dejó el gobierno de Obama y qué escenario podría llegar a forjar la llegada de Romney.

“En término de política económica, si gana Obama continuará con una política fiscal con tendencia expansionista, y combinada con la actal política monetaria, corre el riesgo de generar de nuevas burbujas financieras”, explica Aldo Abram, economista y director de la Fundación Libertad y Progreso. “Si gana Romney es probable que se aboque a un ajuste fiscal serio, y en el corto plazo puede moderar el nivel de actividad, pero en el largo plazo no correrá el riesgo de una crisis. En término de política monetaria no esperaría grandes cambios”, vaticina Abram.

Por su parte, Martín Tetaz, economista e investigador del Instituto de Integración Latinoamericana (dependiente de la Universidad Nacional de La Plata), distingue: “Si bien los republicanos dicen que hay que bajar el déficit fiscal, los demócratas lo defienden argumentando que significó la salida de la crisis del 2008”. Y, en ese sentido, destaca que “la diferencia con los demócratas es que el estímulo a la economía, para Obama, viene por el lado de sostener un gasto público muy alto (el más elevado como porcentaje del PBI luego de la primera y segunda guerras mundiales), y que hoy por hoy está financiando básicamente China, que compra los bonos del tesoro americano”.

También el sistema de salud entra en juego, ya que Medicare, el programa de salud de los Estados Unidos –y modificado durante la administración de Obama- es uno de los puntos clave de la campaña. Durante un mensaje radial, el presidente aseguró: “Aquí, en Estados Unidos, creemos en mantener nuestras promesas, especialmente con nuestros adultos que tuvieron una vida de duro trabajo y merecen disfrutar de su vida de retiro. Eso es lo que representa Medicare".

Sobre ese punto se refirió Tetaz, quien considera que “la reforma de Obama implicó una mayor presión sobre las aseguradoras para que reconozcan y paguen los gastos de los pacientes norteamericanos, y Romney plantea deshacer esa reforma y reemplazar los subsidios estatales a la oferta por un sistema de vouchers para eliminar las ineficiencias en el gasto en salud”.

elecciones USA

Mientras tanto, si de desafíos se trata, Abram dispara: “El problema es que pareciera que no está la concepción que se optó por pagar en el tiempo los costos del 2008. El aspecto más urgente es resolver la parte fiscal, porque si no te lleva a otra crisis”.

Sin embargo, duda sobre el aprendizaje logrado en la sede republicana tras el estallido de la crisis financiera. “Los republicanos no sé si aprendieron de los errores de Bush, pero pareciera que están dispuestos a corregir este problema fiscal. Y Obama, lo que queda claro, es que no aprendió de Clinton, que hizo una administración muy prolija”.

Desde el otro lado, Tetaz señala al gasto público como el enemigo a vencer por quien quiera que logre llegar al despacho oval. “El nivel de gasto público es realmente muy alto y hasta que la economía no dé señales de recuperación sostenida, no podrá ser bajado sin arriesgar la recaída en un nuevo cuadro recesivo”, apunta y explica el mecanismo que hasta ahora lo mantuvo en marcha. “Por el momento viene siendo financiado externamente, con deuda que Estados Unidos coloca básicamente en Asia y emisión monetaria. Pero la deuda puede tornarse insostenible y la emisión comenzar a generar inflación si la economía no logra recuperarse por completo y el déficit fiscal (hoy claramente coyuntural) se convierte en un factor estructural”, augura.

América latina, fuera de agenda

Durante 2011, Obama realizó una gira que incluyó a Brasil, Chile y El Salvador. La Argentina no estuvo en agenda, ya que desde aseguraron desde el gobierno estadounidense que no se quería hacer coincidir la visita con el clima electoral que se vivía en el país por aquel entonces. Meses más tarde, con Cristina reelecta, se producía un encuentro en Cannes, en el marco del G-20.

De todas formas, más allá de las coincidencias diplomáticas, ninguno de los dos economistas prevé que la región reciba un trato diferencial, sea quien sea el que logre hacerse del sillón presidencial.

“No habrá mayores diferencias para la región. Estados Unidos todavía está viendo cómo salir de Irak, y la ausencia de hipótesis de conflicto, sumada al bajo peso específico de Sudamérica y Centroamérica como socios comerciales, hace que América latina no figure prácticamente en la agenda exterior”, puntualiza Tetaz.

Por su parte, Abram vaticina que “los republicanos tienen una intención de ser menos condescendientes con países que se muestran belicosos y poco amigables con los Estados Unidos”. Las urnas, mientras tanto, esperan a que los votantes decidan, electores de por medio, al próximo presidente de Estados Unidos.

¿Quiénes son Barack Obama y Mitt Romney?


 

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas