Murió Grondona: la historia del hombre que dirigió la AFA desde 1979
Economía

Murió Grondona: la historia del hombre que dirigió la AFA desde 1979

Presidía desde hace más de 30 años la entidad. Radiografía del dirigente número uno del fútbol argentino.  Por Juan Manuel Compte 30 de Julio 2014

 

 

Julio Grondona, presidente de la AFA desde 1979, murió hoy tras ser sometido a una intervención quirúrguica por una afección cardíaca que le comprometió la arteria aorta. 

Julio Humberto Grondona empezó a frecuentar la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) a fines de los ’60. Como presidente de Arsenal–club que fundó en 1943–, comparecía seguido ante el Tribunal de Disciplina, acusado de intimidar –e, incluso, agredir– árbitros. Recibió dos suspensiones; una, por dos años. En 1977, ya como titular de Independiente, retornó a “La Casa” –así la llama– para encabezar la Secretaría de Hacienda. Fue clave para que el Valencia permitiera que Mario Kempes jugara el Mundial de 1978. En abril de ese año, viajó a España y acordó con el club –que, en 1976, había comprado al “Matador” en US$ 600.000– el pago de US$ 35.000 por la cesión durante dos meses, más un seguro contra todo riesgo por US$ 1 millón, también, a cargo de la AFA. Inversión de alto retorno: Kempes, cordobés de Bell Ville, quien había brillado en Rosario Central, hizo dos tantos en la final contra Holanda (3-1), que coronó a la Argentina campeona del mundo por primera vez en su historia. Además, con seis gritos, resultó el máximo goleador del torneo.

Grondona asumió la presidencia de la AFA el 6 de abril de 1979. Tenía 47 años. Su nombre fue el tercero propuesto. El almirante Carlos Lacoste, ex titular del EAM ’78 y futuro vicepresidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), le había bajado el pulgar a Ignacio Ércoli (Estudiantes) y Rafael Aragón Cabrera (River Plate). “No sé. No lo conozco y eso es bueno: significa que no anda en algo raro. Parece alguien que vive de su trabajo”, dijo el marino –en ese entonces, hombre fuerte del fútbol argentino– cuando se le consultó por el ferretero de Sarandí. La primera misión de Grondona en la poltrona máxima de Viamonte 1366 fue retener a César Luis Menotti, quien  pretendía duplicar su sueldo, a US$ 7000 mensuales, para continuar al frente de la Selección. Astuto, le dio al César lo que era del César. Y, a la vez, empezó a recibir bendiciones de Dios. En septiembre, se produjo el primer milagro de Diego Armando Maradona con la camiseta albiceleste: el Mundial juvenil de Japón.

Era el inicio de una nueva era: la Celeste y Blanca como producto comercial. El Gobierno militar –que utilizó el triunfo para exaltar los valores de la juventud argentina– decretó que el 2 por ciento del 35 por ciento de los fondos que la AFA recaudaba por el Prode fueran “para la promoción, el mantenimiento y la representación del Seleccionado Nacional de fútbol”. El 31 de diciembre de 1979, la AFA cerró su balance con ingresos por 9588,68 millones de pesos ley y gastos por 7568,1 millones. Un superávit de unos US$ 880.000, al cambio de la época. El 44 por ciento –unos US$ 2 millones– los generó el “Equipo de Todos”. El 25 de junio, Clarín organizó un amistoso contra un combinado del Resto del Mundo, para festejar el primer aniversario del Mundial. La AFA retuvo el 100 por ciento de la recaudación: 999,12 millones de pesos ley (US$ 700.000). Más de lo que le dejaron los campeonatos locales (US$ 590.000) y, desde ya, la televisión (US$ 100.000).

Ese año, Independiente transfirió a Daniel Bertoni –autor del tercer gol contra Holanda– en poco más de US$ 1 millón, la cifra más alta que, hasta entonces, pagó el Sevilla por algún jugador. La ficha de Kempes en Valencia era de 10 millones de pesetas anuales (US$ 370.000). Daniel Passarella, capitán de la Selección, había rechazado una oferta de US$ 1,42 millón para cambiar la camiseta de River por la del Washington Diplomats, de los Estados Unidos. Y el Barcelona estaba seducido por Maradona, cuya zurda se aseguró poco más de un año después, en febrero de 1981, por más de US$ 9 millones, monto descomunal para la época.

undefined

Hombre fuerte. Presidió la AFA, ininterrumpidamente, desde 1979. Foto: Archivo Apertura.

La AFA no se quedó atrás. Para su año fiscal cerrado el 30 de junio último, presupuestó $ 432,8 millones en ingresos y gastos por $ 398,2 millones. Confiaba en recaudar $ 143,4 millones por los torneos locales, más $ 116,4 millones por su televisación. La Selección sigue siendo su producto estrella. Calculó $ 102,1 millones, entre amistosos ($ 28,7 millones), eliminatorias ($ 17,5 millones) y el Mundial: $ 56 millones, el equivalente a llegar a octavos de final (premio era de US$ 9 millones, considerando el dólar un año atrás: $ 5,39). Además, proyectó $ 94,5 millones por sponsors, la mayoría, vigentes hasta el pitazo final de Brasil 2014.

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el número de julio de la revista APERTURA.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas