Moody's cambia la calificación de Argentina de
Economía

Moody's cambia la calificación de Argentina de "estable" a "positiva"

Se da luego del triunfo de Mauricio Macri. Hablan de “oportunidades más amigables para el mercado”. 24 de Noviembre 2015

La agencia de calificaciones crediticias Moody’s cambió la perspectiva de la calificación de emisor de Caa1 de la Argenina de “estable” a “positiva”, tras el triunfo de Mauricio Macri en el balotaje.

Además, la perspectiva de la calificación (P) Caa2 de los bonos bajo legislación extranjera y de los bonos reestructurados bajo legislación local en moneda extranjera también cambió a “positiva” desde “estable”.

Las razones que esgrimió Moody’s a través de un comunicado reflejan que Macri “incrementará las probabilidades de implementación de políticas crediticias positivas, entre las cuales se incluye la resolución de la disputa con los acreedores holdout, una de las principales limitaciones crediticias de Argentina”.

Al mismo tiempo, Moody's afirmó las calificaciones de Caa1/NP y (P) Caa2 de Argentina, así como también la calificación de Ca de los bonos originales que hasta la fecha se encuentra en incumplimiento de pago (default).

La calificación de (P)Caa2 de los bonos bajo legislación extranjera y de los bonos reestructurados bajo legislación local en moneda extranjera refleja la probabilidad de mayores pérdidas para los inversores de continuar el default de los bonos involucrados en los actuales procedimientos judiciales en las cortes de los Estados Unidos, consecuentemente diferenciando esta porción de la deuda de Argentina del resto.

“El principal factor que impulsó el cambio de la perspectiva de calificación a positiva desde estable es la expectativa de Moody's de que la postura de políticas de Argentina se vuelva más positiva como consecuencia del resultado de la elección presidencial del pasado domingo en la cual Mauricio Macri fue electo presidente de Argentina para el período 2015-2019”, explicó Moody’s

En ese sentido, aseguró que “Macri ha dejado en claro de manera consistente y progresiva que sus
políticas de gobierno representarán oportunidades más amigables para el mercado que las observadas durante los últimos 12 años”.

Acuerdo con los Fondos Buitre, en la mira

Moody’s aseguró, también, que “una inmediata resolución del conflicto con los holdouts es un compromiso clave por parte de Macri, y es indispensable para que el gobierno pueda obtener préstamos en el extranjero, que probablemente necesitará para poder cumplir con el pago previsto de obligaciones de servicio de la deuda”.

Así, aseveró que “las reservas oficiales han caído a menos de US$ 22 mil millones, lo cual suscita incertidumbre sobre la capacidad del gobierno para cumplir con sus obligaciones de servicio de la deuda en 2016 y añade presión para una rápida resolución de la disputa con los acreedores holdout”.

En cuanto a las consideraciones económicas, Moody’s sostuvo: “Esperamos que el nuevo gobierno dedique esfuerzos para mejorar el entorno económico e institucional del país en los próximos meses, a través de una serie de reformas que pretendan hacer frente a niveles de inflación persistentemente altos y a la falta de confiabilidad de los datos oficiales”.

Los SÍ y los NO

La calificadora dio a conocer también cómo el país podría seguir en este camino de mejoras en las notas. Así, afirmó que “la resolución de la disputa con los acreedores holdout probablemente impulsará una acción positiva sobre la calificación de (P)Caa2 asignada a los bonos bajo legislación extranjera y de los bonos reestructurados bajo legislación local en moneda extranjera”.

Además, adelantó que “un plan claro y creíble para la implementación de las reformas económicas y fiscales también añadirá presión al alza de la calificación de emisor de Caa1”.

Pero así como dio a conocer los puntos a seguir, según su consideración, también enumeró los elementos que podrían jugarle en contra a la Argentina.

Se podría volver a una perspectiva estable, o podrían ocurrir otras acciones de calificación negativas, si se registra una resolución más lenta que la prevista de la disputa con los acreedores holdout; o un escenario de políticas sin cambios en el cual las reservas internacionales sigan cayendo y los indicadores de deuda del gobierno continúen registrando aumentos”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas