CONSTRUCCION_LADRILLOS_crop_1380031931949.jpg
Economía

Más de 2 millones de personas trabajan en negro en la Argentina

Los datos, que se desprenden de la consultora Idesa, muestran que la informalidad en el ámbito privado está en torno al 30 por ciento. El sector público no pudo bajar sus niveles desde 2008.  Por Joaquín Garau 15 de Abril 2014

 

 

En época de paritarias y reuniones en el Ministerio de Trabajo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el envío de un proyecto de ley al Congreso, para que las ​empresas con menos de 15 empleados reciban un descuento del 100 por ciento en el pago de aportes patronales por cada puesto generado en el término de un año.

Sucede que si bien el trabajo en negro descendió desde los niveles alcanzados en 2003 (46,4 por ciento de trabajadores estaba sin registrar en el sector privado), hoy 1 de cada 3 empleados no está en blanco.

CONSTRUCCION_LADRILLOS_crop_1380031931949.jpg

En negro. De acuerdo con Idesa, 1 de cada 3 trabajadores está en negro. Foto: Archivo Apertura.

De acuerdo con datos del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), al tercer trimestre de 2013, un 33,8 por ciento de los empleados del sector privado estaba en negro. Dejando los porcentajes de lado, se lee que 1.925.747 trabajadores del sector privado y 136.489 en el ámbito estatal están en negro en el país. Es decir, más de dos millones de trabajadores. 

"Hoy, 1 de cada 3 empleados están en negro", explica Santiago Gastelu, economista de Idesa, al ser consultado por Apertura.com.

Sin embargo, el problema de la informalidad también está presente en el sector público pero, a diferencia de lo vivido en el ámbito privado, el Estado mantiene los mismos porcentajes de trabajadores en negro desde 2008. Solo basta mirar las estadísticas: en 2003, un 12,6 por ciento de los trabajadores del Estado estaba en negro. En 2008, el porcentaje llegó a 8,2 por ciento y, desde entonces, ha oscilado sin demasiados cambios, para ubicarse hoy en 7,9 por ciento.

"La condición de formalidad o informalidad es estructural. La informalidad se da en los dos sectores: en el privado es mayor pero es inherente al sector público también; y pese a que el mercado laboral evolucionó favorablemente, después se frenó", acota José Gasparín, coordinador de programa de gestión pública del Cippec.

Desde 2008, el empleo público en negro se mantuvo en torno al 8 por ciento.

El Estado, al tener empleados en negro, no realiza los aportes jubilatorios correspondientes, entre otras cargas sociales, obligatorias por ley. Entonces, ¿Por qué lo hace? "Tiene que ver los sindicatos, porque una vez que un empleado entra en planta permanente es muy difícil echarlo; entonces para la movilidad de empleados temporarios se categoriza a los empleados como monotributistas, pese a que se desempeñen bajo la lógica de relación de dependencia", detalla Gastelu

Los sueldos, mientras tanto, también son víctimas de la precarización laboral. Un salario público registrado, según Idesa, está en torno a los $ 5522, mientras que un asalariado en negro, realizando la misma tarea, cobra $ 3194.

Pero, ¿Por qué se detuvo la caída del empleo en negro? "En época de mucho crecimiento económico es mucho más fácil absorber las cargas sociales, y por eso hay blanqueo", detalla el economista y agrega: "Como ahora hay estancamiento, se explica la actual estadística".

El último dato lo aporta Gonzalo Diéguez, director del Programa de Gestión Pública de Cippec: “En los últimos 18 meses hay un amesetamiento en el mercado laboral; y 1 de cada 2 trabajadores los absorbe el Estado en todos sus niveles”.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas