Los negocios que promete el sector energético
Economía

Los negocios que promete el sector energético

El sector de la economía local que más subsidios recibe podría convertirse en uno de los imanes de la inversión, en dos años.  Por Flavio Cannilla 23 de Septiembre 2014


 

En medio de sus desajustes –inflación, deuda, tipo de cambio, infraestructura- la economía local guarda sectores que prometen en materia de negocios.  Entre los principales se ubica la energía. No solo por la cotización de las distribuidoras (Edenor / Edesur), cuyas acciones se convierten en objeto de deseo con cada amague de sinceramiento de tarifas o de reordenamiento del frente externo, sino, justamente, por el retraso estructural que muestra el parque energético local.

Tal visión no es una ilusión sino la proyección de Schneider Electric, compañía de capitales franceses y uno de los principales players en equipamiento y soluciones de gestión energética inteligente en el mundo, con una facturación global de US$ 29.700 millones.

undefined

Negocios. El sector energético tiene un potencial que ya está siendo explotado. Foto: Shutterstock

“En los próximos dos años, habrá inversiones muy sólidas en la Argentina. Todos están esperando el momento de hacerlo”, reconoció José Luis Valdellora, CEO local de la compañía europea, en una reunión con algunos medios locales en el centro porteño, de la cual participó Apertura.com. “Mientras, se trata de recuperar la falta de confianza que sufre el mercado local a nivel internacional. En la medida que eso se logre, no hay duda que inversión llegará”, apuntó Valdellora.

Junto a Tania Cosentino, South America Zone President y responsable regional de la empresa, el ejecutivo anticipó que uno de los segmentos que más interés genera es del Oil y Gas, con las reservas que promete el área de explotación de Vaca Muerta (Neuquén) a la cabeza.

No es casual que este también sea uno de los rubros prioritarios para la compañía presente en la Argentina hace más de 30 años. “Y gracias a la reciente compra de Invensys (N.d.R.: firma de soluciones de control y automatización de procesos) estamos muy bien posicionados para aprovechar las oportunidades que se ofrecen en toda la región en ese sentido, no solo en la Argentina”, comentó Cosentino, que lidera una operación regional que se reparte entre 15 plantas a través de toda América latina y genera ingresos de 1.000 millones de euros.

En los próximos dos años, habrá inversiones muy sólidas en la Argentina.


En cuanto a la apuesta local, Valdellora reconoció que junto a sus competidores –la alemana Siemens o la belga ABB- apuntan a aprovechar por lo menos un 10 por ciento de la inversión anual que se realice en los próximos años en Vaca Muerta. Cabe recordar que el CEO de YPF, Miguel Galuccio, acaba de anunciar un acuerdo con la petrolera malaya Petronás para invertir unos US$ 1.000 millones en el próximo lustro.

Menos optimistas se mostraron los ejecutivos de Schneider al analizar la situación energética convencional. Valdellora reconoció que la política de tarifas subsidiada distorsiona el mercado local. Si bien hay inversión en soluciones inteligentes (smart grid, por su nombre en inglés), falta la necesidad para dar un paso aún mayor.

En una charla anterior, Cosentino había reconocido que de implementarse estas soluciones, se podría generar un ahorro en el costo  de un 30 por ciento.

Un área para explotar aún más es también el de las soluciones para ciudades inteligentes en cuanto se refiere a mejorar la efectividad de los recursos comunitarios. Los ejecutivos indicaron que ejemplos como los de Córdoba y Rosario, urbes argentinas que ya implementan soluciones de la firma con sede en París, reflejan el interés local. “La mayor parte de las consultas se centran en soluciones de seguridad y surveillance”, amplió Valdellora.

El principal problema para un mayor aprovechamiento de esta tecnología radica, sin embargo, en la atomización de la sufre la administración pública, tanto a nivel comunitario como nacional, en cuanto al financiamiento de los proyectos. “Los alcaldes tienen que ir de acá para allá para poder asegurarse los fondos necesarios”, indicó Cosentino.

Más allá de los puntos débiles, los ejecutivos se mostraron optimistas incluso para el corto plazo del negocio local. La compañía produce en el país en tres plantas industriales y emplea a 7.500 personas. En 2013, generó una facturación de US$ 200 millones. Para 2014, proyecta incrementar sus ingresos en un 40 por ciento.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas