Los cinco curiosos lugares para comprar dólar blue
Economía

Los cinco curiosos lugares para comprar dólar blue

La oferta de divisa ilegal encontró alternativas a las clásicas cuevas de la city porteña. Un repaso por los puntos de venta más insólitos.  Por Joaquín Garau 21 de Enero 2015




El mercado del dólar blue no sólo opera en cuevas. Quien piense que la venta paralela de divisas se limita a oficinas en la city porteña se equivoca ya que, desde que se disparó el comercio de dólar blue, se han conocido variados -y hasta extraños- puntos de venta. Un repaso por los más exóticos.

1. Una peluquería. Créase o no, a la hora de cortarse el pelo, uno puede cambiar divisas. Una peluquería céntrica de la Ciudad de Buenos Aires, ubicada cerca de un reconocido hotel, colabora con el cambio de divisas. Los empleados del hotel -que suele hospedar a turistas extranjeros- se cruzan a la peluquería con euros -tal como comprobó Apertura.com- y el dueño del lugar les provee pesos. Para hacerse de una abultada caja, el peluquero les recomienda a sus clientas pagar en efectivo. “No podía creerlo, le estaba cambiando 250 euros al empleado del hotel”, le dijo a este medio una de las clientas, que descubrió la situación mientras se hacía la pedicura. 

Dollar Banknotes Background

2. Un puesto de flores. Las rosas son rojas y el dólar… blue. Si usted camina por calle Florida, desde Sarmiento hasta Corrientes, encontrará un sinfín de arbolitos. Sin embargo, en un puesto de flores, uno ofrece una variedad de plantas y… dólares. El “arbolito”, al consultársele el precio, le recuerda a sus clientes los tipos de cambio que maneja y, también, les acerca su horario. 

3. Una joyería. En sus intentos por combatir el dólar blue, la AFIP ha realizado allanamientos en distintos lugares pero, entre sus últimas incursiones, se encontraron dos joyerías. Ubicadas en Morón, ambas vendían hasta yuanes.

4. Delivery de dólares. ¿Alguna vez llamó al delivery para pedir una pizza? ¿Y para pedir helado? ¿Y para pedir dólares? En la Ciudad de Buenos Aires, este medio comprobó la existencia de un servicio de “delivery de divisas”. Por teléfono se arregla la operación con la cueva y, un rato después, un joven en moto le acerca los dólares a su domicilio. 

5. Tarjetas personales. Caminando por Avenida Corrientes, a la altura de Maipú, le pueden dar volantes de negocios de celulares, de pizzerías y de vendedores de dólares. Sucede que, para posicionarse en el mercado, una cueva reparte tarjetas en la vía pública. Allí informan sus números de teléfono -celular y radio de Nextel- y hasta su lema: “Seguridad y Seriedad”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas