La inversión extranjera directa cayó un 8% en la región durante 2016 y seguiría esa tendencia en 2017
Economía

La inversión extranjera directa cayó un 8% en la región durante 2016 y seguiría esa tendencia en 2017

Así lo revela un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentado hoy en Santiago, Chile.

10 de Agosto 2017

Desde su sede trasandina en Santiago, Chile, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) hizo público hoy en una conferencia de prensa su estudio anual sobre la inversión extranjera directa (IED) en la región, y sus conclusiones resultaron desalentadoras si se crecimiento se trata. Según el informe de la organización, el flujo de IEDs se redujo un 7,9 por ciento en 2016 con respecto al año anterior, alcanzando así la cifra de U$S 167.043 millones –una cifra 17 por ciento menor al máximo conseguido en 5 años atrás–.

Para la entidad vinculada a la ONU, “estos resultados se explican por los bajos precios de las materias primas y su impacto en las inversiones dirigidas al sector de recursos naturales, por el lento crecimiento de la actividad económica en varias economías y por el escenario global de sofisticación tecnológica y expansión de la economía digital que tiende hacia una concentración de las inversiones transnacionales en las economías desarrolladas”.

El informe resalta a su vez que la región que estudia la Cepal recibió en 2016 sólo el 10 por ciento de la IED global, una participación similar a la del 2015, pero inferior al 14 por ciento promedio sostenido entre 2011 y 2014. Sumado a ello, la organización puso de relieve la importancia que tiene este influjo de dinero al aclarar que pese a su tendencia a la baja, su flujo representó un 3,6 por ciento del producto bruto interno (PBI) a nivel regional, cuando el promedio global es de un 2,5 por ciento de influencia.

Mirando a futuro,  las expectativas de la Cepal tampoco son para nada consoladoras, ya que su proyección para 2017 es que se produzca una nueva caída en torno al 5 por ciento de los ingresos por IEDs.

 “La inversión extranjera directa ha sido un factor importante para el desarrollo de actividades exportadoras clave para el crecimiento de América Latina y el Caribe, así como para la creación de nuevos sectores, pero las elevadas brechas de productividad que persisten en la región y los nuevos escenarios tecnológicos que plantea la cuarta revolución industrial exigen nuevas políticas para aprovechar los beneficios de la IED en los procesos nacionales de desarrollo sostenible”, planteó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

En el análisis país por país, Brasil aumentó en un 5,7 por ciento sus entradas de IED en 2016, que en el total de la región representaron el 47 por ciento. Así, los U$S 78.929 millones recibidos lo convirtieron en el principal receptor de la región. En ese ranking, a la economía brasileña le siguió la mexicana, que recibió U$S 32.113 millones, un 19 por ciento de la suma regional –ello, a pesar de haber sufrido una caída del 7,9 por ciento a nivel influjo de IEDs en el país–.

Por su parte, el informe agregó que las entradas en Colombia crecieron un 15,9 por ciento hasta llegar a los U$S 13.593 millones, posicionando al país como la tercera economía con mayores ingresos de IED (8%) por encima de Chile, que absorbió U$S 12.225 millones (7% del total). En América Central, Panamá concentró el 44 por ciento de los ingresos y Costa Rica el 27 por ciento, mientras que dentro del Caribe República Dominicana recibió casi la mitad de las IEDs de la subregión y Jamaica el 16 por ciento.

En cuanto al destino de las inversiones, aquellas dirigidas al sector de los recursos naturales cayeron de un 18 por ciento en el periodo 2010-2015 a un 13 por ciento del total en 2016; en línea, según la Cepal, con “el fin del auge de los precios de las materias primas”. “En cambio, el peso de las manufacturas y los servicios aumentó hasta llegar del 40 al 47 por ciento, respectivamente”, mencionaron desde la entidad.

Del mismo modo, el informe comentó también que las nuevas inversiones anunciadas se concentraron en los sectores de energías renovables, telecomunicaciones y la industria automotriz. “Los proyectos en energías renovables representaron el 18 por ciento del monto anunciado en 2016 (en 2005-2010 fue de 6 por ciento), lo que posiciona a esta actividad como la más dinámica del período, especialmente en Chile y México”, especificó el informe.

Con respecto a quienes depositan sus dólares en la región, un 20 por ciento provino de los Estados Unidos y otro 53 por ciento desde la Unión Europea, según añadieron. China sería responsable de sólo el 1,1 por ciento de las IEDs recibidas por la región en 2016. Finalmente, el comunicado develó que las salidas de IED desde América latina y el Caribe disminuyeron un 50 por ciento hasta llegar a los U$S 24.609 millones.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas