La historia de Kicillof antes de ser el poderoso ministro: Redondos, fiestas y política
Economía

La historia de Kicillof antes de ser el poderoso ministro: Redondos, fiestas y política

Frases relacionadas a los dibujos animados y militancia universitaria fueron -y son- parte de la vida del funcionario, el rebelde del Gabinete.  Por Carla Quiroga 22 de Agosto 2014

 

 

El tono, sus formas, sus códigos para decodificar los temas más duros de la macro y hasta la osadez de comparar a los “buitres” con la conocida serie de dibujos animados que protagonizan el Correcaminos y el Coyote, vaticinando que van a comprar ACME, las trampas y dinamitas, en plena conferencia de prensa, lo pintan de cuerpo entero. Hoy, el ministro de Economía Axel Kicillof es el mismo de siempre. Nada es casual. El joven funcionario hace honor a la serie de dibujos animados desde sus primeros pasos en la política.

De hecho, el Coyote era parte del logo de TNT, “Tontos pero no tanto”, el partido político que lideró con apenas 22 años a principio de la década del noventa en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, y que él mismo impulsaba repartiendo volantes en plena Avenida Córdoba.  

Hacé click en los puntos rojos de la infografía para conocer el look del ministro. 

“Éramos el Coyote, el eterno perdedor, íbamos siempre al punto, no buscábamos ganar. Un partido que criticaba a las organizaciones políticas tradicionales y que tenía algo de derecha y algo de izquierda”, recuerda uno de sus compañeros en aquella locura. Pese a ese foco, TNT llegó a alcanzar 10.000 votos, y así convertirse en la principal amenaza de Franja y un dolor de cabeza para Roy Cortina, hoy diputado nacional por UNEN.

Los que mejor lo conocen aseguran que su estilo serio y prepotente es "para la tribuna". Puertas adentro, Kicillof, aún en las discusiones más acaloradas, "mantiene la coherencia, inteligencia e interés". 

De mente brillante, el economista, hoy devenido en ministro de Economía, fue un apasionado por la conversación y la discusión desde siempre. Con notas ejemplares, y sin ser “traga”, se destacaba entre sus compañeros por estar siempre alerta al tema de turno aportando su punto de vista. Esta es, tal vez, una de sus principales armas de seducción ante la platea femenina. Un don que, asegura su entorno, no aprovechó en su máxima expresión. De hecho, durante sus tiempos de TNT, siempre fue fiel a Marcela, una joven con la que novió durante años y a quien había conocido en el colectivo 60.

Según allegados, no se trataba de que “KiciLove” no tuviera “levante” sino que prefería enfocar su energía en la facultad y en el trabajo. Incluso, tal era su conducta que ni siquiera se tentaba en aquellas fiestas con las que financiaban al partido, en las que el funcionario oficiaba de barman.

Fue un raid de 15 fiestas que vendían bajo el slogan: “5 pesos cerveza libre” y a las que asistieron más de 1000 personas en cada oportunidad. Las organizaban en un segundo piso de una fábrica abandonada ubicada en Godoy Cruz y Santa Fe, en las que el ministro, fanático de la banda Los Redondos de Ricota (“ricotero”, en el mundo del rock) se encargaba de los tragos e incluso de cargar las botellas por la escalera. 

Con su estilo particular siguió adelante y, ahora, se reparte entre la pelea con los fondos buitre y sus admiradoras. Como cantaría el Indio Solari: "Un poco de amor francés, no muerde". 

Rebelde ¿con causa? Negoció con Brufau, CEO de Repsol, con Griesa y con el Club de París, pero sin corbata. Foto: Bloomberg.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas