La agenda económica que viene en el nuevo Congreso
Economía

La agenda económica que viene en el nuevo Congreso

 Llegan los nuevos y los repetidores. Los presidenciables intentarán ganar terreno y las nuevas espadas comenzarán a dar sus batallas. Quién es quién y cuáles son los temas de negocios para el primer semestre que hay que conocer.

Por Lorena Zapata 28 de Febrero 2014

 



Como todos los primeros de marzo, el Congreso Nacional recibirá mañana en asamblea legislativa a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner quien inaugurará un nuevo año de trabajo parlamentario. La expectativa por el discurso de la primera mandataria está dada no sólo por los anuncios que pueda realizar sino también porque tendrá como tribuna a muchos dirigentes políticos que aspiran ocupar su puesto en 2015.

Pese al malestar que generaron en algunos sectores sociales —incluso cercanos al gobierno— las últimas medidas económicas y al pase de algunos diputados oficiales al bloque massista, el Frente para la Victoria (FpV) llega al comienzo de las sesiones ordinarias con la tranquilidad de haber retenido en la última elección, junto a sus aliados más fieles, más de la mitad de las bancas —131 diputados y 38 senadores— en ambas cámaras, suficiente para tener quorum propio y llegar a la mayoría simple.

Congreso_IMG_crop_1374680870646.jpg

De esta manera, el oficialismo K en Diputados —comando por la bonaerense Juliana Di Tullio— tendrá, por ahora y por un margen estrecho, una posición predominante pero no podrá relajarse dado que necesitará mantener a su fuerza política cohesionada para impulsar sus proyectos de ley más controvertidos. El segundo bloque más significativo es el que conforman el tándem de la UCR, el Socialismo y sus aliados con 62 escaños. En tanto, el peronismo opositor —liderado por el Frente Renovador del ex intendente de Tigre Sergio Massa— ocupa 37 bancas y el PRO, 18. Tras una gran elección en provincia de Buenos Aires, Mendoza y Salta, el Frente de Izquierda también reunió un espacio propio de tres legisladores.

El escenario no es muy distinto en el Senado. El kirchnerismo cuenta con 29 senadores propios más nueve aliados y la segunda fuerza es la UCR con 11 votos, seguido por el interbloque de la centroizquierda —el Socialismo, UNEN y sus aliados—. El peronismo opositor tiene siete senadores — algunos de ellos, como Carlos Reutemann (Santa Fe), Juan Carlos Romero (Salta) y Carlos Verna (La Pampa) fueron tentados por Massa para conformar el Frente Renovador en la cámara alta— y la sorpresa es el crecimiento del PRO con tres escaños.

Ahora bien, en el movimiento siempre oscilante de la política nada es impertérrito y el statu quo legislativo puede modificarse en cualquier momento.

Hagan sus apuestas

La expectativa e incertidumbre que genera el 132º período legislativo que inaugurará mañana la presidenta de la Nación están dadas porque todas las fuerzas políticas pondrán algo importante en juego. El oficialismo deberá conservar su apretada mayoría para impedir que los anti-K obstaculicen su agenda Nac&Pop. En la vereda de enfrente, los opositores depositan sus esperanzas en reunir el poder necesario para imponer sus temas. Entre otras propuestas, incluiría la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, la suba al 82% del salario mínimo, vital y móvil de los haberes jubilatorios y la marcha atrás de algunas leyes sancionadas durante los últimos años.

Además, el Congreso Nacional será el laboratorio donde empezarán a forjarse las alianzas electorales rumbo a 2015. Sergio Massa, el ex gobernador santafesino Hermes Binner, el ex vicepresidente Julio Cobos, los radicales Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín, y el líder de centroizquierda “Pino” Solanas librarán desde sus bancas la batalla por el posicionamiento en la carrera presidencial. Todos ellos tendrán a partir de ahora el desafío de no perder visibilidad en el Congreso frente a contrincantes como Daniel Scioli y Mauricio Macri que tienen mayor facilidad para mostrar gestión desde sus gobernaciones. O sea, sus performances en la tarea legislativa podrían ser un filtro para sus pretensiones de acceder al sillón de Rivadavia.

Cristina___IMG_CONGRESO_crop_1362150576318.jpg

Pero en paralelo deberán construir un armado político que alcance a todo el país —no sólo las provincias que representan en el Congreso— porque una estrategia que se limite a buscar apoyos solo dentro del peronismo anti-K, o que no logre solidificarse en una alianza duradera entre distintas fuerzas políticas —como es el caso del radicalismo-socialismo— no los llevará a buen puerto. En tanto, otros tantos legisladores aspiran a suceder en dos años a los gobernadores de sus pagos.

Por su parte, el nuevo Congreso tiene en sus filas muchas figuritas repetidas que desde hace años ocupan una banca y otras que debutarán en la política parlamentaria. El kirchnerismo bonaerense sumó al ex intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, a una larga lista de repetidores encabezados por Juliana Di Tullio, Edgardo Depetri, María Teresa García, Carlos Kunkel, Héctor Recalde, Carlos “Cuto” Moreno y Diana Conti. Estos referentes conforman el núcleo duro del kirchnerismo en Diputados y son, junto a los líderes de La Cámpora, los verdaderos armadores del juego del gobierno en el recinto.

El massismo aportó los nombres de Darío Giustozzi, intendente de Almirante Brown, José Ignacio de Mendiguren, ex titular de la Unión Industrial Argentina, y Mirtha Tundis, periodista en temas previsionales, quienes comparten bloque con el ex gobernador Felipe Solá y la dirigente peronista Graciela Camaño. Mientras que en un espacio independiente quedaron los síndico-diputados Facundo Moyano y el canillita Francisco Plaini, aunque con buena llegada con el tigrense. Con su bloque continuará, por cuatro años en Diputados, Francisco De Narvaéz.

Asimismo, el conglomerado UCR–GEN de provincia de Buenos Aires mantuvo los puestos de Margarita Stolbizer y Alfonsín, y sumó a Héctor “Cachi” Gutiérrez, intendente de Pergamino desde 1999. En tanto, la creciente campaña del Frente de Izquierda tuvo su fruto en la provincia con la banca ocupada por Néstor Pitrola.

En la Ciudad de Buenos Aires, el macrismo estará representado en el Congreso por los debutantes Sergio Bergman, rabino, Federico Sturzenegger, extitular del Banco Ciudad, que se suman a Federico Pinedo y Laura Alonso y otros que continúan en sus bancas. Por su parte, “Lilita” Carrió logró reinventarse y permanecer en Diputados gracias a su alianza UNEN, junto al ex ministro de Economía K Martín Lousteau, y la socióloga de Proyecto Sur Alcira Argumedo. Los diputados porteño Juan Cabandié y Liliana Mazure —ex titular del INCAA— forman parte de la partida del FPV, mientras que el banquero Carlos Heller renovó su escaño por Nuevo Encuentro.
Esta división de fuerzas en la Capital Federal también afectó sus bancas en el Senado; los tres lugares porteños los ocupan Gabriela Michetti y Diego Santilli, por un PRO debutante en el recinto, y Solanas en nombre de UNEN.

En tanto, se estrenan con una diputación el ex árbitro cordobés Héctor “La Coneja” Baldassi para el fichaje del PRO. Y regresaron a Diputados Cobos, desde Mendoza, y el ex gobernador Hermes Binner desde Santa Fe. El cómico Miguel Del Sel también incursionará en la vida legislativa. Por último, las revelaciones en otras provincias incluyen al referente del campo Alfredo De Ángeli, senador por Entre Ríos, y al “Colorado” Carlos Javier Mac Allister, aportando ambos un mayor número al variopinto espacio del PRO en el nuevo Congreso.

Agenda parlamentaria
Cuáles son los temas legislativos que abordarán durante este año todas estas figuras es una incógnita que comenzará a revelarse mañana. Sin embargo, ya hay nutrida cantidad de temas en carpeta a la espera de abrir debate. En particular, aquellos que vienen con envión ejecutivo o del bloque oficial.

Los primeros meses del año tendrá a los legisladores abocados a la aprobación del acuerdo con la española Repsol por la expropiación del 51 por ciento de las acciones de YPF; iniciativa que estará, sin duda, en el centro del mensaje presidencial. Es que el Congreso deberá ratificar el convenio y autorizar la emisión de bonos por un valor nominal de 5.000 millones de dólares. Por otro lado, tendrá que aprobarse una posible emisión complementaria de hasta 1.000 millones de dólares en caso de que caiga la cotización de los papeles en el mercado secundario.



En tanto, los legisladores oficialistas esperan que el control de los precios, la modificación de las leyes de Lealtad Comercial, Abastecimiento y Defensa del Consumidor sean parte de la agenda legislativa de este 2014. En ese sentido, el senador K Aníbal Fernández presentó en las últimas semanas un proyecto para garantizar las multas a los supermercados que violen los acuerdos de precios. Por su parte, el diputado Héctor Recalde subió la apuesta y presentó una iniciativa que endurece las sanciones a las empresas y faculta “al Poder Ejecutivo a expropiar bienes que sean objeto de maniobras de desabastecimiento” y de “intervenir y disponer la venta de productos”.
Como parte de la gran reforma que viene impulsando el gobierno nacional del sistema judicial, la Cámara de Diputados tiene pendiente de debate la modificación y unificación del Código Civil y Comercial, que ya cuenta con media sanción del Senado. Su aprobación podría demorarse dado que el texto tiene grandes chances de sufrir cambios, en cuyo caso deberá volver al Senado. Esta cámara en tanto tiene que dar sanción definitiva al Digesto Argentino.

Además, se espera que este año ingrese al Congreso el proyecto de reforma del Código Penal cuyo borrador fue elaborado, tras casi dos años de trabajo, por una comisión redactora integrada por el juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni, los diputados Ricardo Gil Lavedra (UCR), Federico Pinedo (PRO), María Elena Barbagelata (Socialismo) y el jurista León Arslanian. Por estos días el anteproyecto está siendo analizado por el Ejecutivo y una vez que ingrese al Congreso será puesto a consideración de una comisión bicameral creada especialmente para dictaminarlo.

También se discutirá una reforma del Código Aduanero para desarrollar el uso estratégico de los puertos fluviales y marítimos, con el propósito de reducir los costos de exportación. El ministerio de Trabajo por su parte, propondrá el tratamiento de un Plan Integral contra el empleo no registrado que incluye la creación de un registro público de empleadores sancionados por maniobras de fraude laboral o empleo no registrado —una suerte de “Veraz laboral”— y la implementación de un régimen simplificado de pago único para microempresas de entre tres a cinco empleados, conocido como “monotributo laboral”.

Finalmente, el Congreso dejó también para este año el proyecto presentado hacia finales de 2013 por el senador Fernández que busca castigar a las fuerzas de seguridad que “abandonen injustificadamente” su servicio, en referencia a las huelgas de fin de año. Resta esperar cuál será el orden de prioridades que el oficialismo y, fundamentalmente, la presidenta den a estos temas.
  



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas