Kicillof, agitador con patillas estilo Elvis y negociador de acuerdos, según Bloomberg
Economía

Kicillof, agitador con patillas estilo Elvis y negociador de acuerdos, según Bloomberg

La agencia ​asegura que "las medidas de Kicillof han llevado a pensar con optimismo que se llegará a un acuerdo con los acreedores en vez de cumplir las amenazas de frenar los pagos de los bonos", si Argentina no puede derogar los fallos de la justicia estadounidense.   Por Camila Russo (Bloomberg) 03 de Junio 2014

 

Axel Kicillof, el ministro de Economía que acusó a los inversores extranjeros de hundir al país y calificó de buitres a los tenedores de deuda no honrada, se ha convertido ahora en el rostro visible de los esfuerzos conciliatorios del gobierno.   

Kicillof, de 42 años, negoció la semana pasada un pago de US$ 9700 millones para resolver una disputa con el grupo de acreedores del Club de París, que se remonta a la cesación de pagos del país en 2001, apenas dos meses después de haber orquestado un acuerdo para indemnizar a Repsol SA a raíz de la confiscación de YPF SA por parte de Argentina. Estos anuncios, los más recientes en una serie de acuerdos que ha acompañado Kicillof desde fines de 2013, hicieron bajar los rendimientos de los bonos hasta un mínimo en 18 meses y generaron el segundo aumento más grande entre los países en desarrollo. 

Patillas negociadoras. Las medidas de Kicillof alejaron la idea de no pargar los bonos. Foto: Noticias Argentinas.

Promovido a esa función en noviembre como parte de una reorganización del gabinete destinada a frenar una caída de las reservas, Kicillof, famoso por sus patillas estilo Elvis Presley, ha liderado el esfuerzo de Argentina por aplacar a los acreedores extranjeros y al Fondo Monetario Internacional. Las medidas han llevado a pensar con optimismo que Kicillof llegará a un acuerdo con los acreedores en vez de cumplir las amenazas de frenar los pagos de los bonos si Argentina no puede derogar los fallos de la justicia estadounidense.     

"Kicillof es claramente una persona con una inclinación ideológica que no es ortodoxa, pero en el entorno actual su prioridad debe ser garantizar cierto nivel de sustentabilidad y ampliar las opciones de financiamiento en efectivo de Argentina“, dijo Patrick Esteruelas, analista en Emso Partners Ltd. "Es perfectamente razonable anticipar que tratarán de negociar algún tipo de arreglo con los acreedores que no entraron en el canje".     

Muros empapelados    
Los acreedores que rechazaron las reestructuraciones de deuda de Argentina en 2005 y 2010 han obtenido fallos judiciales conforme los cuales deben cobrar en su totalidad al mismo tiempo que Argentina paga su deuda reestructurada.    

Los efectos del dictamen están pendientes de una apelación ante la Corte Suprema estadounidense. Argentina dijo en una presentación obligatoria el 27 de mayo que necesitaría US$ 15.000 millones para pagar a todos los acreedores que no ingresaron en el canje ("holdouts"), lo que deja al país con un riesgo de cesación de pagos.   
Kicillof, que tiene un doctorado en economía de la Universidad de Buenos Aires, negoció un acuerdo con el Club de París que permitirá a Argentina reembolsar la deuda en un lapso de cinco a siete años a una tasa de interés máxima de 3,8 por ciento.    

El ministro de Economía argentino que acusó a los inversores extranjeros de hundir al país y calificó de buitres a los tenedores de deuda no honrada, se ha convertido ahora en el rostro visible de los esfuerzos conciliatorios del gobierno. 

Al día siguiente del acuerdo con el Club de París, el Ministerio de Economía empapeló sus paredes con afiches de periodistas, economistas y líderes de la oposición y citas en las que ponían en duda la capacidad de Kicillof para negociar un acuerdo.   

"Nos llena de orgullo, gratitud y esperanza que Argentina tenga la capacidad de cumplir sus compromisos pero hacerlo sin comprometer su futuro y su presente", dijo en una conferencia de prensa el 30 de mayo.     

José Luis Espert, que está al frente de la firma de investigación Espert Asociados, dijo que en su intento de recuperar acceso a los mercados, Argentina logró un acuerdo demasiado apresurado con el Club de París después de enviar una propuesta oficial apenas hace cuatro meses y terminar pagando más de lo que debería.
  
"Se apuran a cerrar estos acuerdos y no siempre con las mejores condiciones, pateando los problemas para que el nuevo gobierno pague las consecuencias", dijo.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas