En qué piensa Andy Freire, el emprendedor que ahora es ministro porteño
Economía

En qué piensa Andy Freire, el emprendedor que ahora es ministro porteño

Asegura que llevará elementos de la gestión privada al Estado pero advierte que no todo se puede replicar. Su mirada acerca de Uber y de los costos que implican los Juegos Olímpicos de la Juventud para la Ciudad.

Por Joaquín Garau 26 de Enero 2016

“No porque pasé del sector privado, donde estuve toda mi vida, a esta función pública, me convierta en otra persona”, advierte Andy Freire, el flamante ministro porteño de Modernización, Innovación y Tecnología. Comparte con otros colegas de la gestión PRO el mote de provenir de la gestión privada y ser visto como un empresario. Pero Freire no reniega de eso. Fundador de Officenet, también creó, junto a Santiago Bilinkis y Pablo Simón Casarino, Quasar Ventures, una “constructora de empresas” que fogueó a otras firmas como Restorando (sitio de reservas online), Avenida.com (el “Amazon argentino”) y Axialent. 

“Estoy aprendiendo herramientas de cómo funciona el sector público y creo que lo peor que puedo hacer es creer que puedo replicar lo que sé de la función privada en la función pública. Uno acá no sólo dice ‘cómo optimizo los recursos’ sino ‘cómo repercute en el ciudadano’; esa es la pregunta que estoy aprendiendo a responderme”, destaca Freire, en su oficina en el ministerio, ubicado en el histórico edificio que perteneció al diario La Prensa.

Sin embargo, asegura que sí existen elementos provenientes de la función privada que seguirá aplicando. “Aspectos como trabajo en equipo, objetivos comunes y pensar, en vez del cliente en el ciudadano, sí pueden resultados productivos”, dice.

UBER, EasyTaxi y el fenómeno de las apps polémicas

Las apps de transporte, como Uber o EasyTaxi, despertaron la polémica en distintas ciudades del mundo, desde San Pablo hasta Londres. Los choferes denuncian competencia desleal y, la Ciudad de Buenos Aires, no estará exenta de las quejas.

 “Yo creo que UBER, AirBnB y los préstamos colaborativos son tecnologías sociales que florecen en el mundo y que negarlas es un error”, dice Freire, al tiempo que ensaya una solución: “Lo que tenemos que hacer es tratar de ver cómo integrarlas al sistema de una manera que no genere una desventaja competitiva. Son temas complejos que tendrán que involucrar a los legisladores, porque tienen un tema regulatorio-legislativo, para ver cómo se enfrentan estos desafíos”.

 

 

Juegos Olímpicos, Autódromo y Fórmula 1 

Entre las áreas que quedaron bajo la órbita de este nuevo ministerio (antes era la cartera de Desarrollo Económico) se encuentran los Juegos Olímpicos de la Juventud (se celebrarán en la Ciudad en 2018) y el autódromo Oscar y Juan Gálvez.

Ambos son temas difíciles, porque los Juegos Olímpicos –así como los mundiales de fútbol- suelen ser dolores de billetera para los países –o ciudades- que los organizan. Para Freire, “el principal negocio de los juegos olímpicos  es el impacto social que van a tener, desde la creación de la villa olímpica, en la zona del Parque de la Ciudad, hasta la infraestructura deportiva que va a generar un lugar que hoy no existe en la Ciudad”. De acuerdo con el ministro, tendrá un “impacto económico muy positivo”.

 

 

Mientras tanto, otro dolor de cabeza asoma, porque el autódromo ya no vive sus épocas de oro y lejos está de aquella última carrera de la Fórmula 1, en 1998. “El nivel de inversión que hace falta para tener el autódromo para la Fórmula 1 es totalmente distinto de la inversión necesaria para tener un autódromo operativo que permitan todas las carrearas menos esa”, advierte el ministro cuando es consultado sobre la posibilidad de que el Gálvez vuelva a ver a la máxima competencia a nivel internacional.

El objetivo del ministerio, según el ministro, va paso a paso. “Estamos evaluando los costos y beneficios de distintos proyectos para poder hacer que ese autódromo esté vivo y vuelva a ser parte del ecosistema de la ciudad y no un lugar que uno sienta que está desaprovechado”, cuenta.

Programación, una materia a sumar

“Las dos principales herramientas que le podes dar a un chico en una escuela es, primero, el emprendedorismo, para que no tenga que depender de que le den un trabajo para ser libre y generar su fuente de ingreso; y en segundo lugar la programación, que me hace ser el alfabeto del siglo 21”, cuenta Freire, un convencido de que esa actividad debe enseñarse en las escuelas, al igual que Matemáticas o Literatura. “Sé que es un plan de la ministra de Educación (Soledad Acuña) incorporar ambas, y es nuestro rol ver cómo es la mejor manera de hacerlo”, agregó.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas