En España, el auto corporativo se volvió una rareza

Se redujo la cantidad de vehículos utilizado como retribución a los trabajadores. También disminuyó el personal dedicado a la gestoría.

23 de Julio 2012

La crisis española llegó a niveles insospechados de recorte para las empresas, que decidieron acotar sus gastos hasta los niveles jerárquicos. La prueba más fehaciente se ve en los automóviles de las compañías usados por los directivos, quienes a raíz de la situación económica debieron ceder ese privilegio y empezar a utilizar sus propios medios.

Este año, sólo el 2 por ciento de los empleadores usa el vehículo de empresa como parte de la retribución a sus trabajadores. Este porcentaje tan bajo ha caído a la mitad con el agravamiento de la crisis, ya que hace un año eran apenas un 4 por ciento quienes usaban esta fórmula retributiva.

El dato proviene de un trabajo realizado por el Barómetro del vehículo de empresa elaborado por Arval (compañía de renting de BNP Paribas) entre 5000 gestores de flotas, según el cual a lo largo de 2012 se ha producido otro cambio notable en la utilización de los conocidos como coches de empresa (ya sea como incentivo al salario o para su uso comercial).

De esta forma, según informó el matutino 5 Días, lo que ha ocurrido, según explican fuentes de Arval, es que en 2011 muchas empresas tenían una persona responsable de la flota en su plantilla; en concreto, eran el 16 por ciento, y este año solo en el 1 por ciento de los casos existía un encargado específico de la compañía para gestionar los vehículos de empresa.

"Los directores generales y la dirección administrativa se han remangado y se han puesto a gestionar sus flotas porque en estos tiempos de crisis un mal uso del coche de empresa se percibe hasta como una falta de decoro", añadió el informe.

Por su parte, el director del Observador del Vehículo de Empresa (CVO), Alejandro Madrigal, consideró que "el futuro más inmediato del coche de empresa es convertirse en herramienta de apoyo a la venta; esto es muy lógico si pensamos que las compañías lo que necesitan ahora es captar negocio para reforzar su posición en el mercado". Por ello aseguró que, según sus datos, seis de cada 10 coches en flota se destinarán este año a fines comerciales, mientras que los vehículos de incentivos van a reducirse a la mínima expresión".

Desde la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), su presidente, Agustín García, atribuyó este descenso del uso del coche de empresa como parte de las remuneraciones al hecho fundamental de que "en los últimos años hay unos 300.000 directivos que han perdido su puesto de trabajo".

De acuerdo con AER, indicaron que mientras que en Europa aproximadamente el 50 por ciento de las matriculaciones tiene un uso empresarial, en España este porcentaje estaba en el entorno del 27 por ciento y este año ha superado el 30 por ciento. El argumento detrás de esto se encuentra en el aumento de los vehículos comerciales, que han compensado la caída de los que usan los directivos.

 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas