El rol de China en la guerra entre EE.UU. y Corea del Norte
Economía

El rol de China en la guerra entre EE.UU. y Corea del Norte

Mientras el presidente de los Estados Unidos amenaza con más sanciones, el líder de Corea del Norte sigue demostrando su poderío militar. En el medio, China mantiene un rol clave en el enfrentamiento.

Por @FranLlorens 19 de Septiembre 2017

El 3 de septiembre, Corea del Norte realizó un ensayo nuclear sin precedentes. Lanzó una bomba de hidrógeno que provocó un sismo de magnitud 6,3. Se calcula que fue ocho veces más potente que la bomba atómica que los Estados Unidos tiró sobre Hiroshima. Donald Trump, por su parte, amenaza con un bloqueo al régimen norcoreano para disuadirlo en su carrera armamentista. Y va más allá: en su discurso ante la Asamblea de la ONU aseguró que si el país asiático amenaza al suyo, no tendrá otra opción que “destruirlo”.

Entonces, ¿puede insistir Trump con amenazas en el terreno económico? En este sentido, el otro gran actor involucrado es China. El 83 por ciento de las exportaciones y el 85 por ciento de las importaciones de Corea del Norte tienen como destino u origen, respectivamente, ese país, según datos The Observatory of Economic Complexity.

Sin embargo, el analista internacional Jorge Castro cree que la economía norcoreana no es dependiente de su vecino: “Desde hace unos años, Kim Jong-un empezó a reformar la economía. Hay un fuerte sector privado, incentivado por el gobierno. Su economía crece”.

El bloqueo propuesto por Trump sería un paso más de las sanciones que ha impuesto la comunidad internacional. El Consejo de Seguridad de la ONU ya aplicó siete sanciones desde 2006. La última, en agosto. “Primero fueron compras militares, pero después se amplió a productos de consumo masivo”, explica Federico Merke, director de la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Andrés (UdeSA).

Corea del Norte amenazó con utilizar armas nucleares para "reducir a cenizas" a EE.UU. Fuente: Reuters

El analista explica que la economía del país se basa en actividades ilegales: “Falsifican dólares y euros, mandan trabajadores a África y hasta hacen secuestros virtuales y hackeos a empresas”. Por eso, asegura, resulta muy difícil que las sanciones surtan algún efecto, ya que es una economía cerrada. “El poder de contralor de la ONU es bajísimo”, agrega.

Fabián Calle, profesor de Teoría de las Relaciones Internacionales de la UCA, cree que las sanciones económicas que pueden aplicar los Estados Unidos son “limitadas”. Explica que no existe comercio bilateral, pero sí puede ejercer presión sobre empresas y personas con vínculos. Pone el énfasis sobre China: “Busca mostrarse como una superpotencia que puede reemplazar a los Estados Unidos, pero para eso debe demostrar que puede controlar su patio trasero”. Xi Jinping debe pivotear para que Kim Jong-un no se desbande y para que no colapse el régimen. Porque eso implicaría un arsenal militar descontrolado, inmigración masiva de norcoreanos y hasta el posible fortalecimiento de Corea del Sur, aliado de Estados Unidos.

El líder de Corea del Norte aceleró el desarrollo militar, pero ¿hasta dónde puede trepar la escalada? “En este momento es una guerra de nervios. Están jugando al juego de la gallina”, grafica Merke. La metáfora hace referencia a un enfrentamiento inminente, en el cual la gallina evita el choque. En el mismo sentido, Calle cree que ya pasó todas las líneas posibles: “Demostró los misiles y la capacidad. Está a un milímetro en el chicken game. Llegó al máximo donde puede negociar y conseguir cosas. No queda más margen antes del enfrentamiento directo”. Lo que buscaría negociar Kim, según los especialistas, son garantías de seguridad y alimentarias.

En esta situación, Castro asegura que “Corea del Norte se transformó en un país invulnerable a un ataque preventivo de Estados Unidos. Si estalla un conflicto, los casi 70.000 soldados estadounidenses en Corea del Sur y Japón serían destruidos en horas”. Por eso, afirma que hay una sola alternativa: “La negociación bilateral entre los dos países”.

Mientras se debate sobre el alcance de las armas norcoreanas –algunos creen que llegan a California, otros hasta Chicago–, surge una buena noticia: el lugar más alejado del planeta de Pionyang está en el Mar Argentino, a unos kilómetros de Mar del Plata.

La versión original de esta nota salió publicada en la edición número 285 de la Revista Apertura. Enterate cómo conseguirla.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

4 Comentarios

Humberto Fistarol Reportar Responder

y ahora que hacemos China y Rusia (BRICS) Contra EEUU

Rubén Ardosain Reportar Responder

Nunca queda una sola alternativa, ni en el ajedrez. Siempre se puede patear el tablero. Eliminar a Kim, serviría para ver quien en realidad tiene el poder ahí. Sería como reventar el hormiguero y dárselo así a los chinos. ¨rubenardosain.wordpress.com¨

Jose Menna Reportar Responder

X suerte vivo cerca de Mar del Plata

Jorge Sanz Reportar Responder

Corea del Norte simplemente no existe.....es solo un tìtere de China...y la carta màs fuerte que tiene en su lucha por el liderazgo mundial con USA.....y està cerca del jaque mate.....

Videos

Notas Relacionadas