La historia del
Economía

La historia del "lobo bueno" de Wall Street

A los 23 años se convirtió en el operador bursátil de la plaza más caliente. Hoy celebra, con 73 años, el inicio de su carrera.  30 de Diciembre 2014

Quienes hayan visto la película El Lobo de Wall Street, habrán notado un sinfín de fiestas, momentos estresantes y polémicas. Pero lejos -aunque no tanto- de aquella desenfrenada película, existe un corredor de Bolsa –también conocido como “broker”- que festeja 73 años de jornada bursátil y se corona así como uno de los “históricos de Wall Street”. 

Entre empresas que llegan y se van, el hecho de que el gurú de Wall Street, Arthur Cashin (más conocido como “Art”), cumpla hoy medio siglo en esas funciones es, cuando menos, sorprendente. 

“Ha sido el medio siglo más interesante”, afirmó Cashin, de 73 años, ahora jefe de los operadores de la firma UBS en el parqué neoyorquino y que hoy, hace 50 años, cuando tenía 23, colocó su firma en el libro de la Bolsa de Nueva York para debutar como agente. Se convertía, así, en un “lobito de Wall Street”. Un lobo bueno, en comparación con el retratado por Martin Scorsese. 

Esa frase figura en su boletín diario de este martes, “Comentarios de Cashin”, que suele adornar con pinceladas que no tienen nada que ver con la bolsa, como el recuerdo de que hoy se cumplen 111 años del incendio del teatro Iroquois de Chicago. 

De izquierda a derecha. Dan Tandy, Bob Britz, Arthur Cashin, Steve Fuller, y Bob McCooey. Foto: Bloomberg.

“Un día como hoy en 1903, ocurrió una de las mayores tragedias en la historia teatral de Estados Unidos (No, no fue el primer concierto de Madonna)”, dice, con gracia, al comenzar su boletín, como anticipo a sus comentarios de la jornada financiera. 

Hoy los hizo más cortos, porque este martes era una ocasión especial, ya que se tenía que presentar en el parqué de Nueva York con amigos y familiares para el momento más importante del día. 

Serio, con traje gris, camisa Oxford y corbata moteada, rodeado de parientes y en medio de los aplausos, Arthur Cashin se encargó de dar el campanazo de salida de la sesión, y poco después se mezcló con los compañeros para recibir las felicitaciones. 

Había llegado a la bolsa a los 18 años, pero sólo se convirtió en agente bursátil a los 23 años, uno de los más jóvenes de entonces. 

Comenzó a trabajar allí, sin pasar por la universidad, tras acabar el bachillerato en una escuela de jesuitas de Nueva York, poco después de que falleciera su padre. 

Tenía 23 años y era el broker más joven de Wall Street


Era una época en la que, según recordó hoy, sólo había uno o dos brókers menores de 45 años, y era un mercado que no vivía sus mejores momentos, al final de la guerra de Corea. 
 
Conserva varios títulos ligados al parqué neoyorquino, a sus instituciones y a sus comités reguladores, pero también otros que no tienen nada que ver, como el de Caballero de Malta. 
 
En sus comienzos estuvo a punto de desertar del parqué neoyorquino y dedicarse a la canción con un cuarteto que integraba. Fracasó porque la cadena ABC, que le iba contratar, optó por otro candidato que parecía tener mejores dotes: Ray Charles. 

Eso no le ha impedido que, de vez en cuando, y especialmente en Navidades, Art Cashin resucite su afición y se ponga a cantar en el parqué. 

En declaraciones al canal financiero CNBC, que suele entrevistarlo, Cashin recordó hoy que cuando empezó a operar se le acercó otro agente interesado en saber su fecha de cumpleaños, sin aparente explicación. 

Cuando se la dijo, le respondió: “Ajá, Yo soy todavía el bróker más joven”, y se fue por otro lado. “Ni si quiera me dijo que me invitaría a un trago”, sumó.

Antes de llegar a la firma UBS pasó por distintas compañías. Su boletín diario lo siguen cerca de 100.000 personas, con las lecciones que ha acumulado en medio siglo como agente bursátil, y con algún signo de su buen humor que suelen adonarlas. 

Hace medio siglo, cuando Art Cashin comenzó a trabajar en el parqué neoyorquino, el selectivo S&P 500, el indicador favorito de muchos operadores, cerró con 58,11 puntos. Hoy está por encima de los 2.000. 
 
Cuando hoy le preguntaron cómo hacía para mantenerse activo por tanto tiempo y sobrevivir en un mundo tan estresante, dijo que se debe contar con “ciertos fluidos que te preservan”. 

“Yo marino los míos con algunos cubos de hielo regularmente”, dijo, poco antes de que la cadena CNBC le regalara una licorera, que, prometió, la llenará “inmediatamente”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas