El lado B de Alejandro Vanoli: Sui Generis, tenis y La Cámpora
Economía

El lado B de Alejandro Vanoli: Sui Generis, tenis y La Cámpora

El flamante presidente del Banco Central es, para quienes lo conocen bien, un “hombre de perfil técnico”. Su pasado en la UBA. Por Carla Quiroga 02 de Octubre 2014

 

 

Reconocido como un “cristinista” de la primera hora, cercano a los jóvenes de La Cámpora, y peronista de toda la vida, a Alejandro Vanoli, economista recibido en la UBA, su entorno íntimo lo reconoce como un hombre con un perfil técnico y muy aplicado. “No es brillante pero sí inteligente y fundamentalmente muy persistente”, explica, a Apertura.com, una fuente cercana al funcionario, y asegura que “es un hombre derecho, no es corrupto”.

Como desventaja afirman que sabe mucho de teoría pero tiene poca experiencia en la práctica. “Su currículum vitae es de gestión interna. Nunca estuvo del otro lado del mostrador. No salió del escritorio. Es muy técnico y con perfil docente”, explica la fuente, quien en esa faceta de su descripción encuentra puntos de encuentro con el perfil del ministro de economía, Axel Kicillof.

Tenis y rock. Ahora, tendrán que pasar a segundo plano, el Banco Central le demandará tiempo. Foto: DyN.

Vanoli, egresado del colegio Nacional Buenos Aires, ocupó distintos cargos técnicos en Comisión Nacional de Valores, en el Banco Central y en el Ministerio de Economía. Tiene experiencia en temas vinculados con la negociación de la deuda pública y el desarrollo del sistema financiero y el mercado de capitales.

Persistente en sus objetivos, sus allegados afirman que para Vanoli, hasta ayer presidente de la Comisión Nacional de Valores, llegar a la presidencia del Banco Central era una cuenta pendiente en su carrera. Una pulseada que perdió en dos oportunidades: primero con Mercedes Marcó del Pont y luego con Juan Carlos Fábrega.

Como perlas, la fuente que compartió el lado B del funcionario confesó que, más allá de su dedicación e inteligencia, “en más de una oportunidad se lo vio tentarse con algún machete debajo del banco de la UBA”. Lejos de la picardía adolescente, otro dato que surge de su vida fuera del mercado de capitales lo relaciona con las canchas de tenis, otra de sus grandes pasiones.

Allá lejos, en el tiempo, Vanoli despuntaba el vicio del rock and roll. Como todo joven que sueña con llenar estadios, Vanoli supo tener una banda de rock. En su repertorio, sonaban temas de Leon Gieco y Sui Generis. 

Ahora, lejos de las canciones de Charly García, tendrá a su cargo una misión más difícil: lograr que las políticas del Banco Central suenen al ritmo de la economía. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas