El banco del Vaticano, uno de los temas a resolver por Francisco
Economía

El banco del Vaticano, uno de los temas a resolver por Francisco

El papa se encontrará con una entidad denunciada por el organismo anti lavado de Europa y con el escándalo de VatiLeaks latente.

14 de Marzo 2013

Cuando Francisco, el flamante papa, termine con las conferencias de prensa, las ceremonias religiosas pertinentes y se siente en su oficina tendrá en su escritorio un desafío llamado “Banco del Vaticano”. Es que la institución bancaria de la Santa Sede es uno de los temas más urgentes a resolver por la Iglesia Católica.

Una investigación realizada por la revista The Economist asegura que, en el portafolio de inversiones, el Instituto para las Obras de Religión o IOR (conocido popularmente como el Banco del Vaticano) tiene US$ 2600 millones. Y destaca que los puntos de inversión se diversifican en negocios tales como el sistema bancario, las aerolíneas, los inmuebles, las empresas públicas e incluso la industria cinematográfica. Por detrás asoman denuncias de organismos contra el lavado de activos y el escándalo de los documentos financieros secretos recientemente filtrados, conocido como “VatiLeaks”.

Documentos
Problemas. El mayordomo de Benedicto XVI fue juzgado y condenado por el robo de información confidencial sobre el sistema financiero del Vaticano.

"La Iglesia Católica es la organización más grande del mundo y tiene una arquitectura financiera caótica. Por un lado es muy jerárquica, centrada en la autoridad del Papa, y por el otro totalmente descentralizada, con cada obispo a cargo de una diócesis que funciona como un virtual principado”, dijo Jason Berry, autor del libro “Las finanzas secretas de la iglesia”, durante una entrevista con BBC.

Las estimaciones del autor son que, a raíz de los escándalos sexuales, las donaciones a la Iglesia han caído, mientras que los pagos de indemnizaciones a las víctimas estuvieron en torno a los US$ 2000 millones. El IOR tiene 25 mil clientes y 33 mil cuentas corrientes de personas eclesiásticas.

Mientras tanto, entre los problemas registrados más recientemente, se encontraron la confiscación de US$ 30 millones por parte del Banco Central de Italia, en 2010, sumado al inicio de una investigación de su director, Ettore Gotti Tedeschi, quien finalmente fue despedido. También el organismo sufrió el bloqueo de las tarjetas de crédito dentro del Vaticano, pedido por el Moneyval (organismo europeo que combate el lavado). El mismo organismo alertó, en un informe, que el Vaticano no cumplía con 7 de los 16 requisitos necesarios para combatir el lavado de dinero.

Bergoglio _ IMG
En agenda. Bergoglio cuenta con la ley contra el lavado que sancionó su antecesor. 

Benedicto XVI, por su parte, intentó frenar los crecientes problemas del IOR y aprobó una ley en 2010 para blanquear el dinero de las instituciones financieras del Vaticano y así poder entrar a la lista de países que cumplen con las normas de lucha con el lavado. “El decreto tiene como objetivo “prevenir y luchar contra el blanqueo de dinero proveniente de actividades criminales y para la financiación de terrorismo”, indicó el Vaticano en aquel momento.

A fines de 2012, el mayordomo del papa Benedicto XVI, Paolo Gabrieli, fue condenado a 18 meses de prisión por el robo de material con detalles financieros. Sin embargo, los problemas en el IOR no son nuevos: en 1982, el presidente del banco, Roberto Calvi, apareció colgado debajo del puente Blackfriars en Londres. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas