Dónde conseguir el dinero para hacer un posgrado
Economía

Dónde conseguir el dinero para hacer un posgrado

Cada año, los profesionales se vuelcan nuevamente a las aulas para perfeccionarse. Pero la aventura puede ser costosa. Opciones de becas y otras fuentes de financiamiento.  Por Florencia Lendoiro 29 de Enero 2015

 


Según las estadísticas de la Universidad del CEMA (Ucema), todos los años, entre un 45 y un 60 por ciento de los alumnos que realizan el MBA reciben ayuda económica de la empresa en la que trabajan. La compañía suele pagar entre un 50 y un 100 por ciento del valor total del programa elegido (lo más usual es un 70). En esa institución, el año pasado, recibió sostén corporativo el 56 por ciento de los ingresantes al MBA. Este año, lo hizo un 48. Un 10 por ciento adicional de los alumnos que comienzan la especialización recibe un préstamo de honor de la universidad y difiere entre un 30 y un 60 por ciento del costo total del MBA, para ser pagado luego de su graduación.

María Alegre, directora del MBA de Ucema, explica que los préstamos de honor se entregan de manera personalizada. “Evaluamos cada caso en particular, ya que algunos aspirantes los solicitan por necesidad mientras que, en otros casos, los entregamos por mérito. Lo que intentamos es que, con esta ayuda, el solicitante sobrepase problemas de liquidez”, dice.

En la Ucema, no existe beca completa para el MBA, ya que, según Alegre, la tasa de repago es alta. “Sabemos que, al terminar el master, hay un salto económico de los asistentes y, a la vez, debemos utilizar los recursos limitados que tenemos en la universidad, en otras áreas”.

CRISIS

En la UADE, en cambio, se entregan becas parciales para todas las especializaciones, maestrías y doctorados, con tres modalidades diferentes. La que cubre mayor porcentaje del costo (50 por ciento) es la beca al mérito académico, de las cuales, este año, se otorgaron 18. Es para graduados universitarios que tengan 8 o más puntos de promedio en su carrera de grado y que completen todo el proceso de admisión antes de la fecha límite (es decir, que realicen el test y la entrevista académica con éxito).

Existen, también, las becas de posgrado para emprendedores (que cubren el 40 por ciento) y que se otorgan a profesionales que cuenten con un desarrollo en marcha, con una antigüedad inferior a cinco años desde el momento de su constitución formal y presenten el Plan de Desarrollo de Negocio frente a consideración del comité evaluador de la UADE. También, se entregan a quienes hayan participado satisfactoriamente del Concurso Plan de Negocios UADE en alguna de sus ediciones, o bien, en un concurso o competencia de instituciones con actividad emprendedora vinculadas a esa universidad.

Por último, se ofrecen las becas RSE (del 40 por ciento) para profesionales que hayan participado en actividades de voluntariado (con antigüedad no mayor a dos años a la fecha de postulación) dentro del marco de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) de la empresa en que trabajen y quieran realizar un programa de
posgrado. En 2014, hay siete de estas becas activas. Para mantener uno de estos beneficios, aclaran desde la UADE, se deben aprobar todas las materias del plan de estudios.

En la mayoría de las universidades, hoy, no se ofrecen, en principio, becas completas, una costumbre que una década atrás se conservaba. Aun así, en las diferentes entidades educativas comentan que todos los casos se analizan individualmente y nada se descarta. Cuando hay un profesional destacado, ninguna universidad permite que las dificultades económicas constituyan una barrera.

Existen, también, las becas de posgrado para emprendedores (que cubren el 40 por ciento) y que se otorgan a profesionales que cuenten con un desarrollo en marcha.


Desde la Secretaría Académica de Posgrados de Eseade, por ejemplo, José María Gutierrez destaca que sí existe una beca del 100 por ciento. Es para miembros del Poder Judicial y se sortea. Corresponde a la maestría en Derecho Empresario. De estas ayudas, se entregan entre tres y cinco al año. En esa escuela, existen las becas Comunidad Eseade, que cubren 50 por ciento del costo del posgrado y se entregan a aspirantes que sean presentados por miembros de la entidad (profesores o ex alumnos).

En la UCA, el sistema de becas parciales está, en parte, automatizado. Según explica Silvina Miceli, coordinadora de la Escuela de Negocios de esa casa, a los graduados de la UCA (tanto de grado como de otros posgrados), se les otorga una beca del 20 por ciento del costo total. Un MBA en esta universidad cuesta, actualmente, $ 144.000.

En esta institución –como en la mayoría–, existe, también, otra modalidad de ayudas, a través de convenios con empresas. Generalmente, dentro de la propia compañía, se define un grupo de personas a las que se les costeará el cargo de un posgrado como parte de la capacitación corporativa. Dependiendo de la cantidad de personas que provengan de la misma firma, las escuelas de Negocios realizan descuentos más importantes.

Miceli comenta que se trata de acuerdos muy convenientes, tanto para las empresas como para las universidades. “Nosotros acercamos a las grandes compañías nuestra oferta académica y, también, nos nutrimos de sus mejores empleados”, dice. Por lo general, comenta, las empresas suelen enviar grupos de entre cinco y 10 personas, a las que se les hace un descuento de 20 por ciento en sus posgrados. Que el grupo de aspirantes llegue de la misma firma no significa que sea la empresa la que se haga cargo del 80 por ciento del costo restante del curso. En muchos casos, son los propios empleados quienes deciden encarar el proyecto de estudio con sus propios ingresos.

En otros casos, las empresas son las promotoras y financiadoras. Por ejemplo, de PwC, que, a través de su propia escuela de Negocios, cuenta con alianzas con universidades. Esto le permite contar con un cupo anual de becas para maestrías, especializaciones, programas de posgrado y cursos de formación ejecutiva, para potenciar los talentos de su propia firma. En alianza con la Universidad de San Andrés y la Torcuato Di Tella (UTDT), por caso, otorga becas completas en programas de Formación Ejecutiva, obtiene descuentos del 20 por ciento en UADE y del 10, en la UE Siglo 21. En algunas instituciones, como en la UCA, con alcance a familiares directos.

Los acuerdos corporativos dan descuentos de hasta 15 por ciento en la Universidad del CEMA. En Eseade, hay becas para empleados de compañías con convenios de 50 ó 25 por ciento.

También, existen otras formas de apoyo corporativo que impulsan algunas entidades educativas, como las que son capacitadoras del Programa de Crédito Fiscal de la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional. El ITBA es una de ellas. A través de este régimen, las compañías más chicas pueden capacitar a sus gerentes y obtener un reintegro de hasta 100 por ciento de lo invertido.

En la UTDT, agrupan el plan de becas y ayudas financieras en tres. La beca MBA cubre entre 10 y 23 por ciento de la matrícula o préstamos de honor. Requiere probar la necesidad económica del candidato. Y, también, obtener un puntaje superior en 10 por ciento al resto de los postulantes en el examen de admisión. “Además, se deben demostrar atributos culturales, profesionales o sociales que enriquezcan la discusión en el aula”, explica Carlos Loisi, vicedirector del MBA de la Escuela de Negocios de la entidad.

Existen, también, descuentos del 20 por ciento para graduados de la universidad y de hasta 23 por ciento para estudiantes que residen a más de 100 kilómetros de Buenos Aires. Por otro lado, están el Plan 40 y el Plan 33. En el primer caso, se otorga un crédito de honor a postulantes del MBA destacados, que permite pagar el costo del programa en 40 meses en lugar de en 21. En el segundo, el préstamos se otorga a postulantes del
Executive MBA destacados, que podrán pagar el master en 33 meses.

Para la Universidad de Belgrano, los graduados propios son prioridad y, por eso, se les otorgan becas para posgrados que cubren 40 por ciento del costo del programa. También, se colabora con un 30 por ciento de bonificación para el personal de embajadas en la Argentina y se preparó un plan especial corporativo, en el que, si una empresa decide inscribir a tres empleados para realizar maestrías, sólo pagan dos.

Los acuerdos corporativos dan descuentos de hasta 15 por ciento en la Universidad del CEMA. En Eseade, hay becas para empleados de compañías con convenios de 50 ó 25 por ciento.

La ayuda económica se basa en la idea de lograr la mayor diversidad posible en las aulas del IAE. Así lo explica Sebastián Benoit, director de Masters, EMBA y MBA de esa institución, quien detalla la lista de opciones que hay en su oferta, que concentra un 70 por ciento de alumnos extranjeros. Se puede conseguir una beca de hasta 50 por ciento del costo del programa, según el caso. Hay un convenio para apoyar al Sector Público, en el que empleados de gobernaciones, intendencias y la Nación pueden obtener un beneficio del 40 por ciento.

También, se beca el 15 por ciento del programa para los mejores promedios obtenidos en el examen de admisión y en las carreras de grado; y hasta 50 por ciento, para emprendedores que presenten resúmenes ejecutivos atractivos y para representantes del tercer sector (
ONGs o de asociaciones vinculadas a la conciencia social). Un dato destacable es la ayuda que otorga el IAE a mujeres líderes, también, de hasta 50 por ciento. “Sabemos que muchas ejecutivas dejan de continuar sus estudios por su familia porque no están convencidas de afrontar el gasto que representa un MBA. A ellas, está dirigido este plan”, explica Benoit.

En el IAE, además, se aplica un arancel preferencial (con descuento del 35 por ciento) para los asistentes a programas que vengan del extranjero. Es para compensar el gasto en los tickets aéreos necesarios para estar presentes los días de cursada. La ayuda no es menor. Un MBA de 11 meses en el IAE, bilingüe y full time, cuesta US$ 36.000.

También, existen entidades internacionales que asisten a los profesionales locales, incluso, para estudiar en el exterior. La Fundación Carolina es una de las más demandadas. La próxima inscripción es en diciembre y abarca 523 becas en numerosas áreas de estudio de posgrado, doctorado y estancias cortas posdoctorales, y emprendimiento a realizarse en España. La solicitud de estas becas es completamente online, excepto en los doctorados, ya que la universidad local propone a sus aspirantes.

Si la elección es continuar los estudios en maestrías y doctorados en los Estados Unidos, el camino a tomar puede ser la Comisión Fulbright. Más de 500 argentinos ya obtuvieron estas ayudas, que cubren pasaje de ida y vuelta, mensualidad, seguro de salud, aranceles y matrícula de la universidad (total o parcial, según la entidad). Los postulantes son evaluados por especialistas de cada área y por personal de la Comisión. Luego, a los preseleccionados los entrevista un Comité de Selección, que se reúne, por única vez, en Buenos Aires, en un encuentro en el que se prioriza el uso del idioma inglés. Por último, se debe pasar la evaluación del Directorio, cuyas decisiones son definitivas. Los requisitos son poseer título universitario, experiencia profesional y excelente dominio de inglés, oral y escrito. Las solicitudes de estas becas suelen recibirse hasta los primeros días de febrero.

Nota publicada en la edición especial de posgrados de Revista Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas