Cómo le fue al consumo argentino rubro por rubro
Economía

Cómo le fue al consumo argentino rubro por rubro

Desde la venta de electrodomésticos pasando por las escrituras, el mercado se movió condicionado por la devaluación y la venta de dólar ahorro. Los detalles.  30 de Enero 2015

Ventas minoritas, escrituras, electrodomésticos y patentamientos. ¿Qué tiene en común? Todos esos rubros forman parte de la caída al consumo que se registró en 2014. 

De acuerdo con un informe de la consultora Ecolatina, que analizó los principales rubros del consumo argentino, “la devaluación de enero (de 2013) impactó negativamente sobre el poder adquisitivo de las familias, al generar un pico de inflación que socavó el salario de los argentinos (que cayó 5 por ciento en 2014)”.

En ese sentido, la consultora reflejó que eso “redujo fuertemente el salario medido en dólares, el cual descendió un promedio de 12,6 por ciento”.

¿Qué otros factores atentaron contra el consumo? La compra de dólares, permitida por el Gobierno de acuerdo a cada contribuyente, fue crucial, según al consultora. “Si bien la cantidad de dólares que cada individuo puede adquirir representa una proporción pequeña de su salario, la posibilidad de adquirir dólares al precio oficial (más el 20 por ciento de retención impositiva) resultó tentadora”, sostuvo.

En cuanto a la disponibilidad de crédito, “los préstamos personales de 2014 se contrajeron 13,5 por ciento en términos reales. Aunque el consumo con tarjetas de crédito mostró mayor dinamismo, tampoco logró ganarle a la inflación”.

Rubro por rubro. En primer lugar, el volumen de venta de electrodomésticos se retrajo 8,4 por ciento anual, según la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

El patentamiento de automóviles 0 Km se retrajo 28,6 por ciento anual, volviendo a niveles similares a los de 2010. Incluso la venta de vehículos usados se vio perjudicada por el enfriamiento del consumo, al contraerse 11 por ciento anual.

La compraventa de inmuebles se hundió tanto en la Ciudad como en la Provincia de Buenos Aires: las escrituras se contrajeron por tercer año consecutivo (-6 y -8 por ciento anual, respectivamente).

En cuanto al comportamiento del consumo masivo, éste fue desparejo según el canal de venta. Las compras en grandes supermercados se mantuvieron estables gracias a la implementación de descuentos y promociones, y la adhesión al programa de Precios Cuidados. En cambio, se observaron fuertes caídas en las ventas del canal tradicional (almacenes, pequeños autoservicios y negocios de barrio) y de autoservicios chinos (-6,5% y -8,2% anual, respectivamente). Estos últimos exhibieron su primera baja desde 2002.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas