Oficina Facebook
Economía

Cómo impacta la tecnología en el diseño de las oficinas

Los cambios en las organizaciones obligan también a repensar el espacio laboral. Por Florencia Radici 24 de Junio 2015

 

Las personas ya estamos conectadas, pero las empresas aún están en el proceso. La irrupción de la tecnología impacta en el diseño del espacio laboral", resume los desafíos Francisco Vázquez, presidente de WorkPlace Conference, la conferencia sobre "El futuro del trabajo" organizada por Contract Workplace y 3G Office. "Hay que prepararse para el cambio en lugar de sólo reaccionar, pero sin perder de vista el eje, que es el equipo", advierte Antonio Di Paolo, director de Construcción de Contract Workplaces.

"La revolución llegó a las organizaciones. En 10 años, se va a ver la destrucción masiva de empresas que se quedaron en el siglo XX", dispara el español Sergi Corbeto, socio fundador de Cookie Box, una empresa que tiene entre sus clientes a Google, BBVA y Repsol. En su visión, la empresa debería seguir un modelo "donut", con un vacío en el medio: el cliente. "No se gestiona la fidelidad, sino la preferencia. Para eso, hay que escucharlo, tanto al interno como al externo, con empatía", asegura.

El ingreso de las nuevas generaciones cambió la manera de trabajar. El espacio debe acompañar. "Se diluyen las jerarquías. Por eso priman las oficinas con open space, saliendo de cubículos o despachos. El desafío es hacer espacios de trabajo que den respuesta a las necesidades del cambio cultural", asegura Di Paolo.

Es el caso de El Citi. "A partir de descubrir que entre el 15 y 20% de las oficinas están desocupadas diariamente, hicimos un cambio de cultura, con diferentes tipos de espacios", explica Fernando Lerici, senior VP de Diseño & Construcción para Latinoamérica. "El change manager entiende cómo está la gente el día uno y cómo tiene que estar al final del proceso. Canaliza las inquietudes y debe integrarse con las diferentes áreas", añade.

"El ambiente condiciona la respuesta del individuo. Si el lugar está cerrado y no tiene luz natural, transmite opresión y jerarquía. Por el contrario, uno con buena iluminación y abierto transmite una cultura de diálogo y apertura", ejemplifica Di Paolo. Su conclusión es que "La oficina no es solo para trabajar, sino también para compartir un momento agradable. Así se valoriza al recurso humano: resaltando las fortalezas de cada uno y trabajando sobre lo individual".

El original de esta nota fue publicado en el suplemento Management & Recursos Humanos de El Cronista Comercial.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas