Cinco claves para que ir trabajar a otro país no sea un calvario
Economía

Cinco claves para que ir trabajar a otro país no sea un calvario

Los modismos argentinos pueden no ser bien vistos en otros países. Consejos para evitar que la expatriación traiga problemas.  Por Carla Quiroga 09 de Febrero 2015



La decisión de la empresa de enviar a un ejecutivo a trabajar a otro país podría volverse un calvario para el profesional si quiere actuar de visitante de la misma manera que lo hacía de local. A continuación, consejos para no perder la cabeza. 

1. No siempre los modismos argentinos son bien vistos en el exterior. Por eso es clave tener cuidado con el idioma. Por ejemplo en México, decir al final de cada frase ¿me entendés? es interpretado como una subestimación al interlocutor.

2. Jugar al futbol es una buena iniciativa para integrarse a la red de expatriados. También suma practicar los deportes típicos del destino como por ejemplo la natación y el básquet en China o el golf en los Estados Unidos.

trabajo

3. El respeto por la agenda es determinante en algunas sociedades como la americana. Llegar a horario a las reuniones, cumplir con los pedidos y no extender reuniones o el almuerzo  más allá del tiempo pautado son algunas de las principales normas.

4. Cuidado con las costumbres. Ser muy expresivo o emocional en sociedades como la suiza puede ser interpretado como un signo de debilidad. En ese país europeo el trato suele ser frío y todo está meticulosamente ordenado. Por eso, quien decide expatriarse a ese lugar debe tener en cuenta que es un lugar sin espacio para la sorpresa. No hay motochorros pero tampoco ninguna actitud afectiva ni espontánea.

5. La vuelta  a la Argentina es otro tema. Cuando uno permanece durante años fuera del país, el regreso no es fácil. Además de encontrarse de los cambios cotidianos, hay que lidiar con la reubicación en la organización. No siempre las empresas que incentivan la expatriación, tienen un lugar para la repatriación del talento, razón por la que en numerosos casos, el ejecutivo queda rehén de una oportunidad que puede dilatarse años.  



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas