Carrera hacia el destino

Su experiencia frente al volante. Tras debutar en pista, probó en rally. Por Juan Manuel Compte 13 de Enero 2015

 


Cristiano Rattazzi y Luca di Montezemolo iban seguido a Suecia, manejando. “Considerábamos que lo hacíamos bastante bien”, cuenta Rattazzi. Ya tenían 19, edad mínima exigida para sacar licencia de piloto profesional. Tras debutar en pista, decidieron probarse en rally. Arrancaron en el de los 1000 Lagos, en Finlandia, uno de los más difíciles del mundo. Volcaron. Buscaron revancha. La tuvieron al año, en el Rally dei Fiori. Terminaron séptimos y fueron el Fiat mejor posicionado en la competencia. En 1969, compitieron en las célebres 84 horas de Nürburgring. Finalizaron novenos. Corredores vehementes, los accidentes no fueron ajenos a la dupla. Tampoco, anécdotas que los hicieron pernoctar, más de una vez, en alguna comisaría. Rattazzi también corrió en la Argentina. En 1971, sorprendió a todos los tuercas locales cuando –absoluto desconocido– ganó las primeras dos etapas de la Vuelta de la Manzana. Había vuelto al país, donde, ya recibido de Doctor en Economía en la Universidad Luigi Bocconi, de Milán, comenzó a trabajar en la filial local de Fiat. Su sueño era la Fórmula 1. Tuvo la oportunidad. En 1973, tenía una oferta para sumarse al equipo Lancia, paso previo a la prueba final. En cambio, priorizó hacer su MBA en Harvard. “Podría haber llegado a ser bastante bueno. Pero tuve que elegir”, dice hoy. Con nostalgia. Sin arrepentimiento.

...

 

Leé la nota completa en la edición de enero de 2015 de Apertura.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas