Brasil y el cambio de ley que le dejó más de US$ 8 millones con la venta de cerveza en los estadios

Buscó garantizar los derechos de los sponsors oficiales contra un desembolso de más de 1000 millones de euros para poder utilizar marcas registradas como la mascota, el trofeo y los nombres de las ciudades sede. Por Ariel Alberto Neuman 11 de Julio 2014

 

Brasil tuvo que dejar de lado una ley de 2003, que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en los estadios, para favorecer el flujo de cervezas (estimado en un piso de u$s 8 millones) del sponsor Budweiser.

En Brasil, la Ley General de la Copa lleva el número 12.663 y regula desde la protección de derechos comerciales hasta la captación de imágenes, sonidos y transmisión del evento, haciendo suyas las regulaciones que la Federación Internacional impone, con penas de prisión o multas para los infractores.

Así se busca garantizar los derechos de los sponsors oficiales en sus distintas modalidades (de la FIFA, de la Copa y del país anfitrión), contra un desembolso de más de 1.000 millones de euros para poder utilizar marcas registradas como la mascota, el trofeo, los nombres de las ciudades sede seguidas de 2014, Copa del Mundo y algunas de las cerca de 13.000 marcas registradas a nombre de la Federación en todo el planeta.

Cambios. La ley fue modificada y las ganancias cerveceras se hicieron presente. Foto: Bloomberg.

Eso, sumado a prohibiciones para los jugadores emitidas por la entidad organizadora, como el uso de auriculares que no sean de la marca Sony o la mención de marcas no patrocinantes del Mundial, a través de sus cuentas personales en redes sociales.

“Si bien Brasil cuenta con una normativa de avanzada para proteger los derechos de los patrocinadores de FIFA, el Gobierno brasileño accedió a los pedidos de la FIFA y promulgó la Ley Da Copa", señala Rafael Trevisán, socio del estudio  Clariá & Trevisán.

Incluso, antes de comenzado el torneo, desde Santa Mónica Argentina, agente comercial exclusivo de la AFA, iniciaron acciones legales contra empresas que, dicen, intentan sacar provecho del Mundial, realizando acciones publicitarias o de relaciones públicas en las cuales asocian sus marcas, bienes o servicios a la Selección, sin ser sponsor de ella. Dos días antes del puntapié inicial, la AFA -a pedido de Procter & Gamble- logró una cautelar contra Unilever para que cese en la difusión de la campaña “sponsor oficial de todo lo que aprendemos cuando estamos creciendo", del jabón ALA.

En primera instancia, el juez rechazó la solicitud porque no se infería el uso de signos marcarios registrados por la AFA; en su apelación, las peticionarias hicieron hincapié en que la campaña era engañosa al utilizar una elementos: manifestación de ser sponsor oficial asociado a los colores celeste y blanco, y la imagen del sub-capitán del seleccionado ubicado en el túnel de un estadio de fútbol, a pocos días del Campeonato Mundial de Brasil, comentaron Florencia Rosati y Rodrigo Ortega Sánchez, abogados del Estudio Beccar Varela.

“Si bien es claro que, cuando se utilizan intangibles del organizador o participante del evento sin su autorización, el ambush marketing será ilegítimo, la situación no es tan clara cuando no se utilizan tales intangibles ", razonan.

En este tipo de casos, desde el punto de vista procesal "el sponsor no tiene derecho a hacer un reclamo directo contra el presunto infractor", señala Adrián Furman (h), socio de M. & M. Bomchil. "Debe solicitar a la AFA, la FIFA, la NBA o quien organice el evento, que accione contra los que están usando su marca de manera indebida", agrega.

Para Trevisán, “la exclusión por rubros generada por las exclusividades otorgadas a los patrocinadores oficiales es la que genera, en las grandes marcas, competidoras del patrocinador, la implementación de estrategias para asociarse al evento".

La edición original de este artículo se publicó por primera vez en el suplemento Legales de El Cronista Comercial del miércoles 2 de julio.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas