Argentina
Economía

Atraso cambiario e inflación, dos temas picantes que deberá afrontar Macri

Históricamente presentes en la vida económica de la Argentina, ahora quedarán bajo las medidas del flamante presidente. Por Mariano Otálora 10 de Diciembre 2015

Conocer la Historia permite anticiparse a los cambios que vienen. Por eso, es interesante analizar cuáles fueron las medidas que se tomaron en la Argentina en el pasado, y específicamente durante procesos más o menos parecidos al actual, con atraso cambiario, alta inflación, déficit fiscal. Entender lo que hoy pasa es clave para mejorar la toma de decisiones o reducir los riesgos a la hora de las inversiones. En este escenario de transición, es momento de analizar los dilemas económicos que afrontará el nuevo Gobierno.

Inflación, el mal nacional

La Argentina tiene un historial de inflación muy marcado, a tal punto que ya forma parte del ADN nacional. Pero también es importante aclarar que nunca hubo niveles de inflación constantes, ya que siempre fueron seguidos por una baja o suba abruptas, producto de algún plan de estabilización. Entonces, es difícil suponer que bajar la inflación no implique realizar algún ajuste o políticas de shock en el corto plazo. Para dominar el alza de precios, hay que bajar el gasto público o hacerlo en base a los niveles de recaudación, dejar de emitir de forma descontrolada y moderar las subas salariales. La inflación tiene muchas causas, pero el déficit y la emisión, sin duda, son parte esencial del problema. Si se tomaran los últimos 40 años (1975-2015), en 17 de ellos se registraron niveles de inflación superiores al 40 por ciento; solo durante tres hubo deflación (1999-2001); y los picos más importantes se dieron en 1976 (444 %), 1984 (688 %), 1985 (385 %), 1989 (4.924 %) y 1990 (1.344 %).

El impacto del atraso cambiario

El dólar es otro de los problemas históricos de la economía local. Y el fantasma de la devaluación nunca desaparece. Analizando sucesos del pasado, cuesta aceptar que se puedan llevar adelante políticas graduales con el tipo de cambio. En los últimos 70 años, el país atravesó situaciones de atraso cambiario que siempre terminaron con ajustes de shock: el gradualismo nunca funcionó por estas latitudes porque no sirve hacer un ajuste a mitad del camino, ya que el mercado y las expectativas de una nueva corrección nunca desaparecen. Ejemplos de gradualismo se dieron en las décadas del ‘60 y ‘80. En 1981 se intentó salir del atraso cambiario de una forma gradual: primero se ajustó el tipo de cambio cerca del 11 % y, a los pocos meses, se derivó en un aumento del 250 %. El pasado da una lección contundente: no hay antecedentes de políticas graduales exitosas para salir de cualquier atraso cambiario. Y esto, en las expectativas, puede pesar –y mucho–, ya que lo más importante de un plan es la credibilidad de que será realmente efectivo. En este contexto, el gradualismo implicaría agravar mucho más la situación actual, profundizando la fuga y dolarización de las carteras.

Un dato no menor: siempre que hubo controles cambiarios y una cotización de la divisa marginal, el dólar se ubicó por debajo del blue. Es decir: no sería una locura esperar que la devaluación inicial pueda terminar ubicándose en valores similares a los que tendrá el dólar marginal previo a la devaluación.

Se acabó la fiesta

Hace años que los argentinos vienen anticipando los posibles cambios que se podrían aplicar en materia económica: dolarizar los ahorros o buscar inversiones que permitan protegerse ante cualquier ajuste cambiario, como futuros del dólar, bonos dollar linked, tierras, commodities, metales... Cada inversor, a su forma y a su ritmo, se acostumbró a realizar distintas lecturas y actuar en consecuencia.

Es sabido que, con un ajuste fuerte del tipo de cambio, las inversiones tradicionales en pesos pueden perder por goleada, ya que se espera que el tipo de cambio se mueva por encima de la inflación y de las tasas de interés. También se asume que todos los bienes con alto componente dolarizado aumentarán, y mucho, como los autos; y también subirá el costo en dólares de viajar al exterior.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

2 Comentarios

jose boch Reportar Responder

Lo positivo es que la argentina hoy dia tiene baja desocupacion y muy baja deuda externa , no esta igual que en el pasado . El estancamiento economico se da nivel mundial

Martin Gil Reportar Responder

Es realista... tenemos un atraso cambiario tan o peor que en la epoca del 1 a 1. Vivimos la fiesta, ahora hay q pagarla.

Videos

Notas Relacionadas