Así piensa Alejandro Vanoli, el nuevo presidente del Banco Central
Economía

Así piensa Alejandro Vanoli, el nuevo presidente del Banco Central

Es autor de frases como: “Difundir el precio del dólar blue es como decir el precio de la cocaína”. Sin muchos amigos en la city, tendrá la misión de combatir la caída de las reservas y el precio de la divisa paralela.  Por Cecilia Boufflet 02 de Octubre 2014

 

 

Alejandro Vanoli piensa que "el mercado solo no da soluciones justas" y construyó su carrera académica y en el sector público trabajando sobre esa idea que heredó de su mentor en la Universidad de Buenos Aires (UBA), el economista Benjamín Hopenhayn.

Tiene más de 20 años trabajando en el sector público. Sin embargo, su perfil más alto se perfiló con la defensa de los controles al mercado de cambios y con una frase por la que se lo recordará siempre: "Difundir el precio del dólar blue es como dar el precio de la cocaína", dijo en una entrevista.

Vanoli tuvo su primer cargo público en el Banco Central de la República Argentina (BCRA), adonde ingresó por concurso en 1988 y trabajó varios años ahí y en el Ministerio de Economía en las áreas de deuda pública. De hecho, ésta no es la primera vez que trabaja en una reforma del mercado de capitales, sino que lo hizo ya en el 2000 asesorando a Carlos Weitz, presidente de la Comisión Nacional de Valores en esa época, que propuso una nueva regulación de transparencia.

Juntos. Fábrega y Vanoli, juntos en la foto, ya no tendrán motivo para reunirse. Foto: Archivo.

Aquella reforma quedó frustrada por los acontecimientos políticos de finales de la gestión de Fernando de la Rúa. El decreto que la ponía en marcha se publicó el 19 de diciembre de 2001 y la instrumentación nunca llegó.

Pero ése no es un fantasma para Vanoli. El economista, que se define como keynesiano, trabajó en terminar con la autoregulación del mercado, la incorporación de las universidades como calificadoras de riesgo y la eliminación de las barreras que sólo permitían actuar como agentes a quienes tenían una exclusiva acción del Merval.  "Los mercados financieros deben estar bajo regulación política y lo dicen hasta funcionarios del FMI", argumentaba.

La relación que empezó con Mercedes Marcó del Pont y Aldo Ferrer en el grupo de economistas hetedoroxos llamado Plan Fenix se extendió a brazos de la mesa chica de la política kirchnerista como Carlos Zannini. Al "Chino" es a quien Vanoli le acercaba proyectos, papers e ideas que en varias ocasiones terminan llegando a la presidenta Cristina Kirchner.

Cuando un par de secretarios de Estado del Ministerio de Economía lo acompañaron a la Quinta de Olivos para presentarle a la Presidenta un informe sobre la evolución del mercado de bonos, se sorprendieron al escuchar a Cristina tutear a Vanoli.

El economista, que se define como keynesiano, trabajó en terminar con la autoregulación del mercado

Ese vínculo se estrechó en el 2010, con la salida de Martín Redrado del Banco Central. Vanoli llevó el control de la evolución de la fuga de capitales de esos días y especialmente del mecanismo que se conoce como "contado con liqui" del que reportaba directamente a la Quinta de Olivos. También fue consultado sobre el proceso de expropiación de YPF y sobre la posibilidad de intervenir Papel Prensa.

En los discursos de Cristina Fernández contra los fondos buitre y en las presentaciones que realizó la Presidenta contra los paraísos fiscales en foros como el G20 o las Naciones Unidas pueden encontrarse recomendaciones que Vanoli ha hecho llegar a Olivos.

Hombre de pocos amigos

En la City no tiene muchos amigos y su relación con el vicepresidente de la CNV, Hernán Fardi y el director Héctor Helman no es buena. "Pero el que tiene la firma final es él y se impone", cuenta un experto del mercado que le reconoce capacidad técnica y formación profesional. Cuando llegó a la presidencia de la CNV para reemplazar a Eduardo Hecker, en el mercado esperaban que la misión de Vanoli fuera intervenir Papel Prensa, algo a lo que su antecesor se había resistido pese a la presión del Gobierno. Sin embargo, mostró gestión técnica y avanzó siempre en línea con la letra de la regulación vigente.

Vanoli tiene su propia versión de cuáles son las razones de la resistencia que encuentra en la city porteña su gestión y es acorde al relato kirchnerista. "Se trata de un sector muy revulsivo y no me perdonan que haya traído a las Abuelas de Plaza de Mayo o impulsado dentro de la CNV una comisión de Derechos Humanos que revisa la actuación de los civiles en la dictadura militar", le han escuchado explicar en su equipo de trabajo. 

Alguien que conoce bien su pensamiento dice que Vanoli desaconsejaba el desdoblamiento cambiario, una medida que según él  encarecería el acceso al financiamiento para la Argentina y conspiraría contra la inversión.  "La economía puede recuperar la competitividad acelerando la devaluación del dólar oficial y reforzando el superávit externo, lo que haría bajar el valor del paralelo hasta encontrar un punto de convergencia entre los dos cambios. Desdoblar no es el camino", le escucharon argumentar por aquellos tiempos.
 

Nota publicada en el suplemento 3 D del diario El Cronista en noviembre de 2013.



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas