Juan_Josx_Aranguren_crop_1390576096819.png
Economía

Aranguren: “Se necesitan entre US$ 25.000 y 35.000 millones anuales para lograr seguridad energética”

El presidente de Shell aseguró que el precio del combustible “reflejó el crecimiento del tipo de cambio”. Su análisis sobre el contexto actual.  Por Andrés Engler 13 de Marzo 2015

 

Por segundo mes consecutivo, en marzo los surtidores de combustible vieron subir sus números. Poco duró la baja del 5 por ciento en los precios acordada por el Gobierno y los principales jugadores del mercado, tras el desplome del valor de crudo a nivel internacional: YPF anunció esta semana una suba cercana a 1 por ciento, mientras que Shell había realizado ajuste similar –de 0,95 por ciento– el lunes.

El cambio en los valores fue confirmado por Juan José Aranguren, presidente de Shell, en un encuentro con periodistas realizado ayer, en el marco de la inauguración de dos nuevas estaciones de servicio. “Conforme a lo que charlamos con el Gobierno a principios de año, teníamos necesidad de trasladar el impacto devaluatorio para no estar retrasados y perder esa pequeña rentabilidad que podemos tener”, dijo, y agregó que “el precio reflejó el crecimiento del tipo de cambio”.

Juan_Josx_Aranguren_crop_1390576096819.png

Al hablar de una posible morigeración del aumento de precios en comparación con 2014, Aranguren explicó que “en los últimos años la devaluación estuvo por encima de la inflación, cualquiera sea la tomada. Y este año el tipo de cambio estará retrasado respecto a la suba de precios”. También, planteó que “esperar cuatro meses y aumentar de golpe 4 por ciento sería contraproducente, porque nadie sabe qué puede pasar en ese lapso”, y aclaró que la política de Shell será similar a las aplicadas desde comienzos de año.

Aranguren comentó que la caída en gasoil en los primeros dos meses de 2015 rondó el 3 por ciento, aunque sostuvo que es temprano para sacar conclusiones. “Calculamos una demanda similar a la del año pasado”, dijo. Respecto a la demanda de crudo para producir en el país, el presidente de Shell auguró que bajará: “Estamos requiriendo US$ 6.500 y 7000 millones por año, y este año estaremos entre US$ 4.500 y 5.300 millones”.

Cuando analizó el frente externo actual, advirtió que “el parque refinador está trabajando al máximo de la capacidad y, de hecho, ahora tenemos que importar petróleo crudo. La realidad de este año será diferente a la del pasado, dada por la baja de precios a nivel internacional, que está ayudando a hacer menos costoso el déficit energético que tiene Argentina”. Tras informar que el 12 por ciento de la energía primaria que el país requiere es traída desde el exterior, estimó que “se necesitan entre US$ 25.000 millones y US$ 35 millones al año para lograr seguridad energética”. 

Aranguren también se refirió a su, todavía, incierto futuro dentro o fuera de Shell. “En algún momento hay que dejar paso a las nuevas generaciones”, advirtió, y finalizó: “He tratado de colaborar en el desarrollo energético de Argentina. Eso lo puedo hacer desde otro lado”. 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos

Notas Relacionadas