Cristina___IMG_CONGRESO_crop_1362150576318.jpg

Longobardi: "No creo que Cristina vaya a terminar bien su mandato”

El kirchnerismo, la economía, el 2015 y el rol de Amado Boudou, en una entrevista a fondo con el periodista número uno de la radio argentina.  Por José Del Rio 11 de Agosto 2014

 

Marcelo Longobardi llega, exactamente, a las 4 de la tarde, la hora señalada para la entrevista en la Biblioteca del Palacio Duhau. Ni un minuto más, ni uno menos. Pasaron 12 horas desde que se levantó, como todos los días, a las 4.00 AM. Sin embargo, no se lo ve cansado. El hombre que concentra en un solo programa a la mitad de oyentes de la radiofonía argentina disfruta el momento. Su carrera tiene varios hitos. En 1982, fundó la revista APERTURA, a la que dirigió hasta mayo de 1991, fecha en la que decidió dejar la dirección editorial para abocarse, de lleno, a su carrera audiovisual.

Entre 1986 y 2000, condujo programas en El Mundo, Del Plata, Libertad y América. Y, desde ese último año, arrancó en Radio 10 con “Cada mañana”, programa que lideró el prime time de la radiofonía durante 13 temporadas, hasta que la emisora fue adquirida por el empresario K Cristóbal López y, según ironizó Longobardi en ese momento, lo “echaron por teléfono para buscar una opción más competitiva”. Desde entonces, inició su carrera en Radio Mitre, en la que rompe todos los records de audiencia (promedia más de 50 por ciento del share) y por la que acaba de ser reconocido con el Martín Fierro por su labor.

undefined

Definición. De cara al 2015, Marcelo Longobardi no ve una transición sencilla del kirchnerismo. Foto: Archivo Apertura.

Él, hoy, periodista más influyente de la Argentina dice no preocuparse por el qué dirán. “Cuando uno se vuelve una persona más o menos pública, la primera vez que te critican, te da inseguridad, bronca. Pero, ahora, no suelo enojarme ni responder críticas. No tengo problema con eso”, señala. Y agrega: “No tengo problemas por la calle. Vivo como una persona normal. Voy al supermercado, a la farmacia. Nunca me pasó nada”. En su reencuentro con APERTURA, no faltaron definiciones. Atento a las preguntas pero claro y conciso en las respuestas, demuestra que, en la política argentina, todo está por verse.

Uno de los hombres más influyente de la Argentina dice no preocuparse por el qué dirán. “Cuando uno se vuelve una persona más o menos pública, la primera vez que te critican, te da inseguridad, bronca. Pero, ahora, no suelo enojarme ni responder críticas. No tengo problema con eso”, señala. Claro y conciso en las respuestas, demuestra que, en la política argentina, todo está por verse. 

¿Cómo llegará Cristina Fernández de Kirchner a 2015?
Hay una idea de que la Argentina atravesará una transición ordenada sin fundamento. Los analistas crearon un relato de la transición que todo el mundo supone que es cierto. No me parece que Scioli sea ningún candidato natural de Cristina, sino que, en rigor de verdad, es su principal rival. No me parece que la Presidente vaya a designar ningún sucesor. Primero, porque no creo que quiera. Segundo, porque no creo que pueda. No me parece que estemos en ningún proceso de ajuste. A lo sumo, ganaron algunos días subiendo las tasas de interés para planchar al dólar, asunto que la inflación terminará erosionando más temprano que tarde. No me resulta que el Papa esté ocupándose mayormente de la Argentina y, si lo está haciendo, hay bastante ruido en la relación con el Vaticano. Si no, no hubiera aparecido un documento sobre la violencia ni, tampoco, sobre el Padre Mugica. No me parece que estén lloviendo fondos  ni que vaya a ocurrir como consecuencia de que, por ejemplo, Mauricio Macri sea el próximo presidente de la Argentina. No vendrá ningún dólar de ninguna parte.

undefined

Entonces, ¿cómo se sale?
Estamos locos. Veo una transición minada, al menos, por tres elementos. El primero es la economía. Si todo lo que se le ocurrió al equipo económico nuevo es devaluar y subir la tasa, eso ya lo probó Alfonsín: durará dos o tres meses, hasta que la inflación te erosione el plan. No entiendo qué dólar vendrá con un cepo vigente.

¿Cómo ves el día después de CFK?
Personalmente, no creo que pueda seguir metida en la política. No creo que vaya a terminar su mandato bien. En sus dos gobiernos. En el primero, 2007-2011, se trabajaba sobre escenarios de crisis y recuperación. De hecho, esa tendencia se produjo cuatro veces: la crisis con el campo, la derrota electoral de 2009, la expulsión de Redrado del Central y previo a la muerte de Néstor Kirchner, con un conjunto de desatinos políticos colosales que cometieron entre los dos, como la denuncia contra Papel Prensa, la pelea pública con Scioli y la pelea con el peronismo, por citar algunos.

¿Cuánto juega la economía?
Mucho. El cepo cambiario es producto de la imbecibilidad. Ella imaginó que había un golpe económico en ciernes. No conecta causas con las consecuencias. Había un problema de fuga de capitales, consecuencia de los estropicios que había hecho Cristina. Después de la crisis con el campo, después de haber asaltado al Central, de haberse peleado con toda la economía argentina, obviamente, se fugaron los dólares. Ella supuso que había un golpe de mercado, a lo que respondió con los perros. Si sacás dos días antes 54 por ciento de votos y hay que mandar Gendarmería a la calle, no entendiste nada.

También, tuvo otras batallas...
Emprendió una batalla contra la Justicia, que fue un fracaso estrepitoso, argumentando que debía ser democratizada. Tuvo una lectura delirante del mundo, que derivó en el pacto con Irán, que, aún hoy, intentan ratificar. La Ley de Medios terminó, básicamente, en nada. Que Clarín se divide en seis. Cristina dilapidó un capital político y económico colosal. Esto me habla de una persona con un problema importante de incapacidad.

¿Cuál es la mejor definición del vicepresidente, Amado Boudou?
La mejor definición la dio Jorge Asís. Es un descuidista. Si es cierta la hipótesis de que iba a comprarse una compañía que fabrica billetes en la República Argentina, no me parece creíble que esa operación fuera a concretarse sin la anuencia del Gobierno. Es decir, es impensable que te vas a comprar la empresa que fabrica billetes en el contexto de un gobierno que hizo negocios por todos lados y al que le interesa la plata como a ningún otro, sin el OK de los Kirchner. Esta vez, están mutuamente atrapados.

El cepo cambiario es producto de la imbecibilidad


¿Cómo se revierten 10 años en los que se cimentó una cultura de no mérito?
Se necesitan liderazgos para revertir una cultura de 10 años de no mérito. No hay liderazgos, ni hay forma de que los haya. No veo los formatos en la política que produzcan liderazgos. Hay tipos fantásticos. Pero todos del 20 por ciento. Imaginate un acuerdo de largo plazo entre Massa, Macri y Scioli que, entre el mayor y el menor, tienen 14 años de diferencia. Suponete que el primero en ser presidente sea Scioli, de 2015 a 2019. En ese período, imaginate a Florencio Randazzo en la provincia de Buenos Aires; a Sergio Massa, jefe de Gabinete; a Mauricio, ministro de Infraestructura; a Roberto Lavagna, de Economía; y a Francisco de Narváez, de Acción Social. Se quedarían con el poder 25 años. Hoy, sin embargo, es utópico. Me resulta incomprensible que los tres prefieran enfrentarse.

Extracto de la nota publicada en la edición aniversario (junio) de la revista Apertura 



¿Te gustó la nota?

Comparte tus comentarios

Sé el primero en comentar

Videos